HATE (POL) + NOCTEM + ATROXENTIS (BEL) + ALESSA’S CRY – Sevilla – 30/11/2016

Enlaces:

hate01

Un miércoles por la tarde, un día cualquiera de noviembre no invitaba demasiado a ir de concierto, pero las giras continentales tienen estos inconvenientes, y el día de la semana suele ser una lotería para este tipo de eventos. Con lo que, ver la sala con importantes «calvas» durante la actuación de HATE no fue algo sorprendente, aunque mejor de lo que pensaban algunos agoreros (tal vez unas cien personas, a ojo de buen cubero). Independientemente de la asistencia de público, la fecha y la hora. Las bandas estaban ahí para hacer su trabajo y dar el espectáculo apropiado para los espectadores que aquel día acudían a la Sala X sevillana.

alessascry03El primer grupo en horario vespertino serían los únicos locales, ALESSA’S CRY. Están en activo como banda completa (ya que realmente su líder, Miguel, comenzó a reclutar miembros allá por 2011) desde 2015, y ya cuentan en su haber con un debut, Escape to the dark. Aunque parezca precipitado, hablamos de unos músicos que llevan bastantes años de bagaje musical, y encima en un proyecto que ya llevaba unos cuantos años cociéndose a fuego lento. De ahí que sobre el escenario parezcan una banda muy madura con mucha carretera a sus espaldas. Lo que diferencia a ALESSA’S CRY de otras muchas agrupaciones de death metal melódico de corte clásico (aparte de las letras basadas en la mitología de Silent Hill), es el leve toque progresivo de sus composiciones, ese toque que hace que veamos unos riffs un tanto intrincados en unas estructuras que parecen familiares. Eso, sumado a la ya mencionada experiencia, hace que funcionen como una máquina, todo en su sitio, con las pausas estructuradas y ni una nota fuera de lugar durante el escasísimo tiempo disponible. Así que, a riesgo de usar un tópico muy manido, suenan exactamente como en su homólogo de estudio, o incluso mejor. Por ende se da el maldito efecto de escuchar «Mother love» en casa y ni remotamente se acerca al sonido en directo.

Como suele pasar, sufrieron la penitencia de cargar con un público escaso y que aún tenía que animarse mucho. Perfecto despliegue técnico en un corto lapso temporal.

SETLIST

-«White Claudia»

-«Escape to the dark»

-«The twelve hands of asphyxia»

-«Final warning»

-«5 minutes to die

-«Scars»

-«Mother love»

Suelo tener la costumbre, en muchas ocasiones, de ir a muchos conciertos «a ciegas», es decir: acudir sin saber absolutamente nada delatroxentis01 grupo en cuestión, tan sólo el nombre y una etiqueta orientativa. Los belgas ATROXENTIS eran los únicos de la noche que no conocía en absoluto. Teniendo en cuenta que eran unos perros viejos de la escena belga (aunque con tan sólo dos discos en su haber), me esperaba un estilo puramente centroeuropeo, algo como KRABHATOR o SINISTER, mucho riff y mucha base contundente. Nunca he sido gran fan de dicha «escena», pero a nadie le amarga un dulce. Cual fue mi sorpresa al encontrarme con un grupo relativamente inusual, más parecidos en potencia y aspecto vocal a MORBID ANGEL, pero con las estructuras largas y complejas de DEATH. Más tarde me enteré que tan sólo cayeron tres cortes en el concierto, todos extraídos de su última obra Verus dominus… porque cada uno duraba la friolera de diez minutos.

A ojos de un ignorante, tanto cambio de ritmo le despistó, creyendo que se trataba de cortes distintos. Si bien el inicio de «Res perit domino» fue de lo más usual, con una sección completamente orientadada a la vieja escuela, el posterior desarrollo de los cortes, con una construcción de los temas tan extraña, empezábamos a sospechar que ATROXENTIS no eran el típico grupo de death metal.

Y precisamente, volviendo a los cortes cambiantes, ese factor camaleónico de los mismos provoca que no te puedas aburrir, porque el giro de cada canción es, simplemente, inesperado. Lástima que alguna sorpresa negativa se presentase también en forma de problemas técnicos, con una de las guitarras haciendo el vacío durante una parte de una canción, por suerte sólo duró unos escasos minutos.

Hay una expresión anglosajona que es «The underdog», aquél elemento que es inferior a su rival y, sin embargo, le gana la partida. No voy a hablar de ganadores y vencidos, porque no los hay, pero sí de cómo a veces, quién menos te lo espera, da un puñetazo sobre la mesa. ¿Por qué una agrupación así pasa tan desapercibida? Los caminos del Señor son inescrutables…

SETLIST

-«Res perit domino» 

-«Initium possessionis»

-«Verus dominus»

NOCTEM fueron el concierto más cafre de la noche y el más coherente. Ya sabemos que su black/death no es limpio y técnico como las de las anteriores bandas, es directo, sucio y extremadamente violento. Para quién le extrañe la utilización del adjetivo «coherente», nos remitiremos a la conexión disco/directo en el pasado y presente. En las anteriores puestas en escena de sus directos en la ciudad hispalense (2010, 2011 y 2012, si mal no recuerdo), esta era más elegante y siniestra. Más pomposa incluso, al igual que los discos que presentaban entonces, con bastantes más arreglos y con ese aura «apocalíptica» que intentaban transmitir.

noctem75Sin embargo, si su Haeresis resultado ser un giro hacia sonoridades más directas y sucias, más de la vieja escuela, NOCTEM han hecho lo propio para presentarlo. Ya no hay armaduras ni capuchas, todo es más escueto y guarro. Su estética actual me ha recordado, precisamente, a MARDUK (probablemente una de las influencias más fuertes en su nuevo disco), con ese corpsepaint que parece sacado de la mierda y el barro.

No ha cambiado, afortunadamente, la sana costumbre de ir a cuchillo desde el minuto uno con «Pactum with the Indomitable Darkness», que irónicamente sirve de cierre en su homólogo de estudio. Posiblemente en la anterior encarnación del grupo, este tema de inspiración épica habría sido la encargada de cerrar la velada, pero dicha posición de honor la ocupó la «grindcoreta» «Divine Xibalba». El cambio de registro se nota en estos pequeños detalles, que incumben hasta a canciones más antiguas. Nada de momentos relajados, todo fue una metralleta de notas y riffs durante casi una hora.

Algo queda, lógicamente, de los NOCTEM «de siempre», como el uso comedido de interludios y samplers, que tan bien les sigue funcionado y que se vuelve imprescindible en su música, para conservar algo de oscuridad que puede perderse entre tanto mar de ira. Y para quién esté preguntándoselo mientras lee… sí, el numerito de la sangre falsa sigue.

SETLIST

-«Pactum with the Indomitable Darkness»

-«Eilodon»

-«Cycles of tyranny» 

-«Submission discipline»

-«Apsu dethroned»

-«The dark one»

-«Invictus»

«Through the black temples of disaster»

«Divine Xibalba»

HATE son, posiblemente el grupo más (injustamente) olvidado de la Polonia extrema. Fueron de los primeros en hacer death metal puro y duro en una escena bastante competida y conocida actualmente, ya que VADER siempre han tenido un pie en el thrash, y BEHEMOTH miraban más a Noruega que a su país natal. Se dice incluso el chiste de que ellos fueron BEHEMOTH antes que BEHEMOTH se convirtiesen en BEHEMOTH. 25 años de carrera y siempre en un segundo plano, luchando incluso con auténticas desgracias como la muerte de su bajista Mortifer en 2013. Pero Adam The First Sinner, el líder, y sus chicos, siempre se han caracterizado por su perseverancia, gira tras gira y disco tras disco. Aunque no sea muy fan de sus dos últimas obras (considero que tal vez se han repetido más de lo debido, mientras que otros coetáneos han sabido hacer esto mejor), se perfectamente que voy a ver un concierto de death/black atronador, técnico y muy detallista…Y así fue.

Como era de esperar, en los 50 minutos de los que dispusieron, desgranaron bastante material de su última etapa, la más enfocada al black/death hate02moderno y que les ha dado parte del reconocimiento que se merecían. «Erebos», «Omega», o «Threnody» (esta tras un jaleado bis), algún guiño al pasado con «Hex», un clásico de su disco de 2005, cuando eran ligeramente más viscerales. Si alguien esperaba ver material más antiguo, con un death más puro… mal encaminado iba. Sorprendentemente tuvimos más de un tema del próximo disco, ya que los polacos se han pegado unas vacaciones del estudio. A simple vista (o más bien oído), parece que seguirá la línea de los anteriores, porque no desentonaba con el resto del repertorio.

También era de esperar que el grupo apareciese en escena como un bloque sólido, sin fisura alguna, interpretando los temas con la mayor fidelidad posible (podemos usar la frase tópica usada con los primeros teloneros), para provocar esa satisfactoria sensación de oír tal cual en un escenario lo que tu has machacado en más de una ocasión por los altavoces de tu ordenador personal (y es que escuchar «Erebos» en tu ciudad, cuando pensabas que sólo pasaría en una remotísima probabilidad, tiene un pequeño plus de emotividad). ¿Que a lo mejor se mostraron un tanto secos y autómatas (que no desagradables, ni mucho menos) ante nosotros? Es comprensible, es el precio a pagar por la profesionalidad y con muchas giras encima. Vas, sales, tocas a la perfección y te vas. Así luego suenan tal cual… Pequeño detalle que no disminuyó la calidad de la velada.

SETLIST

-«Into burning Gehenna»

-«Erebos»

-«Hearts of steel»

-«Festival of slaves»

-«Sea of rubble»

-«Omega»

-«Valley of darkness»

-«Hex»

-«Wrists»

-«Threnody»

Es mucho rogar, y no está en nuestra mano, pero deberíamos tener más a menudo noches como esta, con tales alineaciones extremas, bien diferenciadas y con un nivel más que alto. Por pedir, que no quede.

firmabalbo

Más fotos aquí: 

 

Comparte: