HARAKIRI FOR THE SKY (AUT) – III:Trauma, 2016

Enlaces: Facebook

harakiriforthesky01Dos años después de su aclamado segundo LP Aokigahara, los austríacos HARAKIRI FOR THE SKY vuelven, de nuevo a través de Art of Propaganda, a lanzar un nuevo trabajo titulado III:Trauma.

Poca presentación más hay que hacer sobre este talentoso dúo de músicos, que han sabido aplicar una personalidad a su música que ya quisieran algunas personas para sí. Si ya con sus anteriores trabajos lo habían demostrado, con este más todavía, ya que, para un servidor, han alcanzado la madurez suficiente como para reivindicarse dentro del género. Pero dejémonos de preámbulos y vamos a hablar sobre lo que nos interesa: la música.

¿Qué me gusta de este III:Trauma? Todo. Y es que desde el sonido (impoluto), pasando por las composiciones y la ejecución, todo se complementa de manera casi mística, como si un ente ancestral hubiera querido que fuera así. Primer punto que me gustaría resaltar: la voz. Y es que, incluso después de haber dejado un poco atrás los tonos más chillones o estridentes, J.J. ha sabido reinventarse como vocalista, empleando nuevos registros sin perder su color de voz, ya que se le sigue reconociendo a la perfección. Esto es un puntazo a favor.

Otra de las cosas que más me ha gustado es la nueva línea compositiva de la banda; se han centrado más en la melodía que nunca, creando líneas de guitarra tan bellas, tan melancólicas, tan esperanzadoramente tristes, que crean un cúmulo de sentimientos brutal, haciéndose una especie de tapón cerca del diafragma que hacen que te sientas sorprendentemente jodido. Y lo mejor de todo es que esa paradoja es constante durante todo el disco; sonríes por la belleza de las melodías y piensas en lo bonito que sería morir justo en ese instante, con esa sonrisa en la cara. Y no es que se hayan pasado al black metal melódico, a pesar de la cantidad de melodías creadas para esta obra, pero han encontrado el equilibrio perfecto entre la melodía, unas bases de cuerda funestas que contrastan de manera parecida a la que lo hacen los rayos de sol apareciendo de manera tímida entre negruzcas nubes un día de tormenta.

Mucha más caña también en este disco, más recursos utilizados en las percusiones, diferentes tipos de blast beat, ritmos más a medio tempo que te obligan a sacudir la cabeza con gesto de aprobación, casi de veneración. En muchas ocasiones piensas en el Aokigahara, ya que evidentemente, quedan muchos trazos de aquel soberbio trabajo, pero considero que lo han superado con creces, y era algo que temía. Temía una evolución demasiado atrevida de la banda, o un sonido demasiado distinto, pero la mejora ha sido mínima, con unos resultados insuperables. Me sería muy difícil quedarme con un tema de los que componen III:Trauma, pero creo que dos de mis favoritas podrían ser “Thanatos” y “The traces we leave”, aunque, como me pasa con muchos discos cuyo contenido es innegablemente de calidad, a lo largo de las veces que los voy escuchando, los cortes a los que más me engancho van cambiando.

Como broche a este análisis, aconsejaros que os dejéis de mierdas y escuchéis este disco cuando más jodidos estéis, ya que si os da por suicidaros, al menos lo haréis dejando este mundo con una amarga y plácida sonrisa en la cara.

2firmajabo

 

 

 

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS