HAMLET – La ira, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter Otro enlace

hamlet240Sentado en un sofá de la casa de mi amigo Jagoba el día 15 de febrero -en realidad ya era día 16, porque eran las 2:30 de la mañana- me vino la inspiración para hacer esta crítica. Así son las musas, amigos, que te aparecen en cualquier lugar y en el momento menos esperado. Seguramente os estáis preguntando por qué me aparecieron precisamente ese momento, pues bien, allí me encontraba, tratando de vencer al sueño, viendo el momento en el que los hermanos Gasol iban a realizar el salto inicial del All Star Game de la NBA.

Y es que en ese mismo momento me di cuenta de que la carrera de Pau Gasol tiene bastantes similitudes con las de HAMLET: ambos son estandartes de una generación -en el caso de Pau la de los mejores jugadores de baloncesto que ha dado nuestro país en su historia y en el de HAMLET la de esta camada de grandes grupos que han surgido últimamente- y principalmente que a ambos no se les puede reprochar nada en su ya lóngeva carrera: qué os voy a decir yo de Pau que no se haya dicho ya: dos veces campeón, mejor novato de la temporada 2001-2002 de la NBA, campeón del mundo y MVP -sin jugar la final, como el Cid Campeador ganando batallas después de muerto-, dos medallas de plata olímpicas frente a esos gladiadores de ébano que llevan USA en el pecho, dos veces campeón de Europa -incluido otro MVP- con nuestra selección y campeón de liga y copa ACB con el Barça -con sendos MVP- en el 2001 además de otros tantos intangibles que no aparecen en su palmarés. Comparar la carrera de un músico con la de un deportista es imposible, porque no hay ningún nexo de comparación entre ambos, pero no me negaréis que la carrera de HAMLET es tan intachable como la del ala pívot de Sant Boi: más de 20 años y 10 discos, incorporando en cada uno de ellos algo nuevo -igual que Pau en su juego- sin ningún punto flaco y discutible.

Y en estas que nos plantamos en 2015. Pau Gasol haciendo uno de sus mejores años con los Chicago Bulls y HAMLET publicando este La ira tres años y medio después de publicar Amnesia. Tres años y medio en los que no se han quedado sentados rascándose sus partes no, porque han estado presentando Amnesia hasta finales de 2012, dedicaron 2013 para celebrar los 15 años de su mítico Insomnio y 2014 para remasterizar y reeditar Sanatorio de muñecos y su segundo DVD en directo Vivo en él, ambos financiados mediante un exitoso crowdfunding. Ahora, tras esa experiencia indie de autopublicación y la marcha de su carismático guitarrista Alberto Marín -aunque ha grabado este disco- vuelven al seno de una discográfica tan importante en nuestro rock como es Maldito Records. Como os he comentado antes, HAMLET siempre incorporan en sus discos algo nuevo y si Amnesia era un disco en el que la melodía y la contundencia se daban la mano y conjugaban perfectamente, La ira es mucho más directo y el culpable, en parte, de ello son los americanos Kurt Ballou (guitarrista de CONVERGE) y Brad Boatright (OFF!, SLEEP) que le han dado un sonido crudo.

La ira podría ser un greatest hits con temas propios. Abren con “Lamento” dando cera desde el segundo cero y con un ligero recuerdo a Amnesia por los extensos momentos melódicos que incorporan en el “estribillo”, “Imperfección“, “Salvación“, “Niega” y “Miseria” son temas con las señas de identidad propias de los madrileños y  en “Mi religión” salen a relucir sus influencias hardcore, “Ser o no ser” es la segunda parte de la mítica “Tu medicina“, “Nadie más” podría haber aparecido en Revolución 12111,  “Irreductibles” y “Sin tiempo que perder” arrancan con guitarras limpias para desembocar en dos temas muy contundentes. Cierran con los bonus tracks “Testificar” y “Me olvidaste” de marcada influencia stoner.

HAMLET vuelven a demostrar que son el MVP de su propia liga. Decir que La ira es uno de sus mejores discos sería un eufemismo porque no tienen disco malo. Se encuentra dentro de lo que podemos esperar de los madrileños, y eso no es malo para nada, porque de ellos siempre esperamos lo mejor. Y que así siga siendo, por favor.

firmajosemanuel

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS