HAMKA (FRA) – Multiversal, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Mucho se han pensado Willdric Lievin y Elisa C. Martin el dar continuidad a HAMKA. La banda nació en 2003, cuando el músico francés y la vocalista española, después de trabajar juntos en el primer disco de FAIRYLAND (qué tiempos aquellos…) y justo después de que Elisa saliese de DARK MOOR y formara junto a Albert Maroto y Jorge Sáez DREAMAKER, se embarcaran en un proyecto que fusionaba el power metal europeo de corte sinfónico con sonidos e influencias étnicas que recordaban a Oriente. Una especie de ANGRA y ORPHANED LAND unidos en un único pack. Aquel disco debut no tuvo una gran repercusión y la colaboración de Elisa con Willdric en FAIRYLAND tampoco dio más de sí, mientras la vocalista madrileña se centraba en DREAMAKER con razón, puesto que el potencial de aquellos auguraba un buen futuro que sin embargo se truncó demasiado pronto. El caso es que Elisa no ha parado quieta desde entonces, pero no se había vuelto a centrar en ningún proyecto que la tuviese como algo más que mera colaboradora, al margen de su carrera en solitario. Por su parte Willdric fluctuó un poco aunque siguió con FAIRYLAND. De hecho alguno de los miembros que conforman esta nueva encarnación de HAMKA vienen de allí.

Fuera una necesidad compartida o unidireccional, HAMKA se volvía a rehacer con sus dos componentes principales e idénticos principios para crear Multiversal, aunque quizás un sentido sinfónico más desarrollado en detrimento del componente world music, que sigue muy presente en detalles pero no es la columna vertebral. La música también se ha vuelto más progresiva y densa en su desarrollo (como muestra «Orkanian’s land» o la propia «Multiversal universe«) y lo que sí se nota es que los medios con los que se cuenta actualmente son solventes para hacer buenas producciones con menor coste, pero no se pueden pedir peras al olmo y si hay algo de lo que puedo hablar peor en este trabajo es de los resultados conseguidos en las partes orquestales y sobre todo la batería, en ambos casos todo demasiado artificial. Lo demás sigue igual: el power metal que bebe de RHAPSODY, los propios DARK MOOR o FAIRYLAND y los ya citados ANGRA que son la banda de cabecera seguramente de Willdric, con buenas melodías y desarrollos instrumentales que, gracias a la personal y única voz de Elisa C. Martin, se convierte en propio y entretenido.

La sensación de estar asistiendo a un documental de Lonely Planet sigue presente (en algunos temas muy evidente, como «The path of pharaohs«, que, como su nombre indica, tiene un regusto totalmente oriental a lo ORPHANED LAND en versión power, al igual que en la tribalidad de «Seaquest«, con mucho aire a ANGRA en lo que a música metalera se refiere, o los sonidos asiáticos de «Earth’s call«). Es para mi gusto lo que mejor define a HAMKA, esa intención de traspasar fronteras y trufar su propia música de influencias de todas partes del mundo. Todo ello sin desaprovechar el potencial que un buen estribillo o un buen solo de guitarra pueden dar de sí en un tema, como en la ya citada «Earth’s call» donde Elisa se sale o en «World war III«, buenísimo tema para abrir boca de una forma más ortodoxa dentro de la tradición power metal, o más adelante «Modern cowboys«, también con mucho protagonismo percusivo. Esta dicotomía entre ambientaciones extra metaleras y los recursos power para construir los temas es lo que verdaderamente triunfa en HAMKA y lo que me hace preferir este grupo a FAIRYLAND.

La clave en la escucha de Multiversal está en no quedarse en la superficie. Si se escucha del tirón, y además siendo un disco largo esta sensación se multiplica, uno puede que pase a otra cosa. Si se paladea detenidamente y fijándose en los detalles, el disco gana mucho. Hay mucho matiz en los temas en particular y en el conjunto del disco también. Y eso es lo que precisamente define a HAMKA y le hace despegarse del resto, porque si no estaríamos ante otra banda power a la europea más. El esfuerzo extra tiene su recompensa en la forma notable que la banda francesa tiene de combinar la ortodoxia más heavy power, la pomposidad orquestal y las influencias de la world music. La lástima, como comentaba antes, es que la producción no es una maravilla y eso hace que debamos profundizar un poco más para quedarnos con todos esos matices.

Doce años son un mundo para una banda, pero si las bases siguen siendo la misma y los protagonistas de las mismas también, se puede tener esperanza de que lo obtenido merezca la pena. Multiversal es una versión más completa y trabajada de HAMKA más de una década después de su creación. Aunque no hayan podido tener a su alcance todo lo necesario para sacarle el lustre propio de tanto trabajo compositivo, el resultado es francamente bueno y nos permite viajar a través del tiempo y del espacio sin movernos de casa.

Comparte:

COMENTARIOS