GYZE (JPN) – Asian Chaos, 2019

Enlaces: Facebook

Una vez mas volvemos a Japón, un país con una cultura muy diferente a la occidental y a su vez un lugar en el que se antoja difícil que un estilo de música como el heavy metal tenga su hueco o sitio. En cualquier caso eso no es impedimento para que surja alguna que otra banda genial de allí. GYZE es un estupendo ejemplo de ello. Nuestros protagonistas llevan un tiempo luchando por hacerse un hueco en la escena mundial pero parecen no tener suerte o simplemente no están en el lugar correcto en el mejor momento, porque si no no se explica cómo es posible que con semejante clase y calidad que se gastan no se hable de ellos.

No obstante parece que eso no es motivo suficiente para que se rindan y siguen luchando para hacerse un nombre deslumbrando con un death metal melódico de alta factura y de corte neoclásico que tira de espaldas. Parecen que están decididos a arrasar de buenas maneras. Para lograrlo sofistican y domestican su sonido, pero no os asustéis; esto sigue siendo un vendaval elegante que te destroza de manera brutal pero controlada.

El propio título del disco es una declaración de intenciones en todos los sentidos, ya que aprovechan para terminar de meter las influencias folclóricas japonesas que se veían de pasada en anteriores trabajos logrando el ansiado equilibrio. Todo eso sumado al espíritu de CHILDREN OF BODOM e YNGWIE MALMSTEEN dan como resultado auténticas sinfonías de destrucción como son “Carmellia” (probablemente la canción la más deudora de Yngwie) y “Easterns spirits”. Algo que me ha gustado bastante es la inclusión definitiva de las voces limpias, cosa que podíamos ver en algunas canciones en anteriores discos pero que no se atrevían a explorar del todo hasta ahora. Eso ha traído una mejora en las composiciones haciéndolas más completas y consistentes, cosa que la propia música pedía a gritos. La incursión de voces femeninas también ha estado bien atinada. Canciones  como “1945 Hiroshima” o “Asian Chaos” lo demuestran a la perfección. Recuerdan a los exagerados DRAGONFORCE, pero tranquilos, podéis respirar, porque GYZE no pecan de artificiosos. Si os he asustado lo suficiente mencionando a DRAGONFORCE puede que “Dragon  calling”, “Japanese elegy” y “The white territories” os quiten los estúpidos prejuicios que os he podido meter. Ya quisieran CHILDREN OF BODOM poder hacer temas así hoy en día.

El disco funciona, es algo innegable. Gran culpa de ello de la gran habilidad instrumental de los guitarristas Shinkai y Ryoji (este último incluso se ocupa de los hermosos teclados, que contribuyen igual de bien a la música), quienes se encargan de hacer que salten chispas que se convierten en hilos de oro que te envuelven hasta convertirse en un kimono que te hará sentirte lujoso aunque seas pobre como una rata y que harán que la escasa imaginación que puedas tener se ponga en marcha. Es fácil imaginar escenas cinematográficas de luchas de samuráis y romances con bellas geishas en uno de esos escenarios en los que el cerezo japonés es el fabuloso centro de atención.

Sinceramente, la única explicación de que GYZE no estén dando de qué hablar es su procedencia, porque si fueran suecos o finlandeses los tendríamos hasta en la sopa. No veo ningún motivo por el cual no podría encandilar a unos cuantos fans del death metal melódico, en especial si son unos enamorados de Japón y su cultura.

Comparte:

COMENTARIOS