GYAKUSATSU – Maniacal Schutzstaffel Prostitute, 2012

Enlaces: MySpace Otro enlace

 «Un estruendo horrible se ciñe sobre la cabeza, a veces parece el sonido de un tren, pero ante tal abarrotamiento del mismo, es casi imposible saber que ese sonido te está volviendo loco.»

Y, esto, es lo que seguramente sentirían  muchos de los deportados por los alemanes a los campos de concentración nazis. GYAKUSATSU, con este trabajo, ha querido hacer un disco basado en la Segunda Guerra Mundial, más concretamente con los experimentos nazis que se dieron a cabo en los campos de concentración. Un trabajo que consta de cinco cortes, presentado en forma de Tape, edición limitada a cuarenta copias.  En una presentación de libreto, con fotos de campos de concentración, aunque para ser sincera, me esperaba algo  mucho más fuerte, viendo la foto de portada.

Con este nuevo trabajo, los catalanes GYAKUSATSU siguen en la línea de discos anteriores, haciendo un industrial/experimental muy particular. Acudiendo a los sonidos distorsionados y, en momentos, hasta molestos, para expresar aquello por lo que se siente en cada tema. «Maniac Schutzstaffel Prostitute» continua por ese mismo camino.

El fundador del grupo, Oscar, ha conseguido él solo, con los sampler y distorsiones, crear un ambiente totalmente cargado y angustioso.

Teniendo en cuenta la temática de este Tape, es más que fácil imaginarse que este va a ser una tras otra canción, en la que nos volverá locos, y esta será la sensación que han querido destacar, puesto que, de todos es sabido las barbaridades que allí se llegaron a consumar.

Entre una nube de ruido, podemos ir percibiendo, a lo lejos, sonidos que nos llevan de unos lugares a otros, pero con tal sutilidad, que lo que más te hacen desear, es que cese esa pesadez que tienes encima de la cabeza.

Disco recomendado para los amantes de lo extraño, de las sutilezas, de rebuscar en lo más profundo, y, por supuesto a todos esos  que nos encanta todo aquello que tiene que ver con lo que sucedió no hace demasiado tiempo y no demasiado lejos.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS