GRIEVANCE (POR) – Em Lucefécit, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Un año después de reeditar su Pilar, Pedra e Faca, del que ya hablé por aquí, que llevaba grabado desde 2016, GRIEVANCE ha pensado, con razón, que era un buen momento para continuar con su legado artístico. La «banda» portuguesa se forma por Koraxid, que aunque relacionado con varios proyectos tiene en GRIEVANCE su niño mimado, donde él asume todo: instrumentación, producción y composición. En esta ocasión el músico portugués mantiene su oscurantismo lírico y lo lleva un paso más allá, acompañado por la propia música y pasando de puntillas por el tan manido tema de la peste negra, aunque de manera anecdótica. El resultado de Em Lucefécit es un disco continuista de la cara más cruda e impía de GRIEVANCE, manteniendo su variedad rítmica y armónica pero simplificando su entorno ambiental hasta reducirlo a la mínima expresión en favor de un resultado más orgánico y cavernario.

Koraxid ha decidido en este nuevo disco obviar gran parte de su carga folk, salvo por ciertas melodías y estructuras que hacen que recuerde más que nunca a KAMPFAR. Por el contrario, la música y sobre todo el sonido se han vuelto más arquetípicos dentro del mundo del black metal. El cromatismo de las guitarras, que en el pretérito trabajo bebía tanto del black como del death, se ha redefinido hacia un sonido afilado y sangriento que es más puro y crudo, más enraizado en la tradición del black metal. Se mantienen unas estructuras que huyen del «ir a piñón fijo» y algunos riffs cuya afinación resulta envolvente y enigmática, dejando a un lado el típico sonido chicharrero de otros grupos que deciden, como GRIEVANCE, dar un paso hacia atrás en su concepción musical. Para mi gusto esta es la virtud de la línea que ha adoptado Koraxid en GRIEVANCE en este nuevo trabajo.

En escucha global y sin prestar mucha atención, estamos ante un trabajo que entra fácil si eres aficionado al black metal en un sentido cerrado. Esto, que puede considerarse una virtud, es al mismo tiempo un peligro, pues conlleva que Em Lucefécit precise de mayor purga para conseguir destacar frente a otras muchas bandas del género. Esa purga hace que cortes como «Cinzas de sabedoria«, con una tonalidad y ritmo decadente que le sirve de hilo conductor; «Deserto«, su continuación, con un tempo más acelerado que parece arrastrado por las guitarras; y «Mistérios da orden«, que me recuerda a los MARDUK de La Grande danse macabre, destaquen por ser los que más se despegan de la tradición sin dejar de ser auténticamente black metal, crudos y afilados en todos los sentidos y terminaciones.

De lo demás, sin estar ante un trabajo soberbio que destaque sobremanera, tenemos aires katatónicos en «A chegada da peste negra» o la velocidad absurda de «Terra, lua e submundo» (digo absurda porque parece que el tempo esté descompensado con la base armónica y las propias voces) y en general unas composiciones que, pese a su atavismo, no se hacen constantes ni tiran del autoplagio. Además GRIEVANCE sigue apostando por el portugués como idioma de expresión y eso en sí mismo es un punto original, porque además la voz de Koraxid, dentro de que en este trabajo es mucho más típica dentro de los patrones del black metal, es lo suficientemente clara como para apreciarse su vocalización y entenderse su expresión.

Oscuridad, agresividad y crudeza, no exenta de detalles y esfuerzos por desmarcarse de la media, son las notas definitorias de Em Lucefécit. GRIEVANCE da un paso hacia atrás sin por ello abandonar las virtudes que dije de Koraxid en su anterior trabajo. Quizás una mayor variedad instrumental y mantener el sonido pretérito habría estado mejor, pero la decisión y el camino tomados son igual de acertados.

Comparte:

COMENTARIOS