GREYFADE (ARE) – The change, 2019

Enlaces: Facebook

Hace un par de años tuve la oportunidad de escuchar el primer trabajo que nos enviaba esta banda de un solo componente y de procedencia libanesa. GREYFADE me dejó bastante impactada y con cara de anonadada al escuchar Life. No me podía creer que alguien se atreviera a considerar que podía mover sus canciones con la poca calidad que tenía la parte vocal, y así lo manifesté en mi crítica.

Para no morir en el intento, por aquel entonces intenté encontrar alguna motivación durante la escucha de los temas que formaban Life. Algunas partes instrumentales y experimentos con mezclas de estilos que parecía haber hecho me llamaron medianamente la atención, pero no lo suficiente para volver a escucharlo en la intimidad y disfrutar de él.

Mientras escuchaba Life, su primer trabajo, pude leer en las redes de GREYFADE que ya estaba inmerso en la composición y grabación del que ahora mismo ha pasado por mis oídos. Hace un par de meses llegó a mis manos el resultado final y me dispuse a escuchar con toda la atención tal y como se merecen todos los trabajos que recibimos.

La primera impresión fue terrible, no pude acabar de escucharlo y tuve que dejarlo de lado para coger perspectiva. The change empieza con una parte instrumental agradable, atmosférica, y la voz se limita a aparecer con un mero carácter recitativo y sin intenciones melódicas. Mis expectativas iban creciendo a medida que avanzaba la introducción del primer tema. Por desgracia desaparecieron por completo cuando entró la voz y puede comprobar que no ha mejorado ni cambiado el punto más flaco que tiene GREYFADE.

Sigo sin entender cómo no desiste en cantar en limpio, ya que es incapaz de afinar o hacer una melodía en la que no rechinen mis neuronas al oírlo. Cuando hace registros menos limpios una se puede relajar y respirar, pero la paz dura poco. Todos los temas me parecieron igual de aburridos y no me atraparon ni captaron mi atención. Únicamente el quinto tema, «Until it sleeps«, consiguió que pusiera atención. Llegué a pensar que se podría dedicar a cantar más en ese estilo y se me antojaba una fotocopia de METALLICA hecha en una máquina a la que hacía falta reponer el tonner.

Más tarde me di cuenta que era una versión de un tema de los mencionados METALLICA (hago doom, tengo otra cultura musical) y cuando escuché el original decidí que ya había perdido demasiado el tiempo escuchando este trabajo. METALLICA no son un grupo de mi estilo ni mi banda fetiche, pero me pareció ya demasiado pesada la broma cuando comparaba una con otra.

Sabe mal no encontrar argumentos para defender este segundo trabajo de GREYFADE, pero no sería honesta si dijera que me ha gustado y menos siendo ya el segundo, por lo que considero que este músico debería mejorar los aspectos que muchos ya criticamos en el anterior. Podría comentar algo sobre el sonido o los arreglos de teclado pero, vuelvo a repetir, me colapso cuando escucho cómo puede llegar a desafinar este caballero y no consigo concentrarme sólo en la música.

Desconozco la escena del Líbano y supongo que, si por aquí es difícil encontrar componentes para las bandas, por esos lares puede serlo todavía más. Con todo ello no me parece suficiente motivo para no esperar y encontrar músicos que aporten más calidad a los trabajos que una banda (aunque sea de una sola persona en sus inicios) pueda hacer. ¿Habrá tercer trabajo de GREYFADE? ¿Hará caso de los consejos que le dan las personas que escuchan su música? ¡Grandes incógnitas nos depara el futuro!

Comparte:

COMENTARIOS