GOLGOTHAN REMAINS (AUS) – Perverse offerings to the void, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Algo tiene el down under para que saquen maravillas que lleguen hasta la otra parte del mundo (aunque de esto también tiene la culpa una buena conexión a Internet). Más allá de los legendarios MORTAL SIN y MORTIFICATION (pioneros en el death metal cristiano), este país ha dado una fuerte escena de black metal crudo de la que han salido DROWNING THE LIGHT, MOON, STRIBORG o ETERNUM; otra de metalcore y deathcore que lógicamente es la que más tirón comercial tiene, con THE ALMIGHTY AFFLICTION, I KILLED THE PROM QUEEN, THY ART IS MURDER, PARKWAY DRIVE; y posiblemente la escena de la que soy mayor fan, la del death metal cavernoso: PORTAL, IGNIVOMOUS, IMPETUOUS RITUAL… Y con el nombre y la portada del disco que presentamos a continuación no hace falta ser muy listo para saber en qué categoría encajan GOLGOTHAN REMAINS. Un death metal bastante oscuro, pero aun así accesible, más en la línea de FUNEBRARUM o AETERNUS.

Perverse offerings to the void no engaña, le dice al oyente lo que le espera desde el minuto uno. Casi media hora de death metal a medio camino entre la agresividad y la penumbra. Esto quiere decir que si bien usan unas estructuras más cercanas al death tradicional, el tono de las guitarras, los riffs o la producción nos alejan de esta concepción y lo acercan más a alguno de los grupos cavernosos previamente mencionados. Hacen concesiones a crear un ambiente tenebroso, como pueden ser los medios tiempos en muchos temas, véase “Vile blasphemy” o “Phantom earth“, alternados con blast beats y riffs disonantes, algo que gusta mucho a bandas como IGNIVOMOUS (aunque estos acaban cayendo en excesos en muchas ocasiones). Esto es algo que se ve mejor en el interludio instrumental “Void” o el final de “Flagellation (Torrid tongues)“. Momentos relativamente “suaves”, que buscan conducirnos a otra parte, en el caso de “Void“, o dar un cierre apocalíptico, como “Flagellation”, que precisamente es el último tema del álbum. 

Sin embargo no se entregan por completo a crear un ambiente oscuro, a crear una banda sonora del caos. Hacen tan sólo un aproximamiento, como hemos mencionado. No son unos MITOCHONDRION donde todo es una enorme canción de una hora, y en el que hay que sudar tinta para encontrar una estructura coherente (que la hay, aunque a “su” manera).

Se que la etiqueta “fácil de escuchar” espantará a cierto sector de oyentes, pero considero que es una virtud, y más en el caso de un grupo debutante, cuya ópera prima no tiene ningún punto débil. ¿Falta de originalidad? Sí, pero ¿quién es realmente original en el death metal oscuro a día de hoy? Su death metal compacto y perverso puede evolucionar de muchísimas maneras; quizás se adentren en terrenos más fangosos o hagan algo más convencional. Pero a día de hoy su propuesta es dinámica y entretenida, desde “Vehemence (Through pain divine)” hasta “Flagellation (Torrid tongues)“, todo suena bien: hay riffs geniales, una voz gutural óptima y una recreación del ambiente justa y equilibrada. No se puede pedir nada más. 

Es un disco que no revolucionará el mundo, pero muestra mucho talento y mejores ideas. 

Comparte:

COMENTARIOS