GOETHIA – First Shot, 2013

Enlaces: Facebook

goethia01Curiosa es la historia del nacimiento de GOETHIA. En 2009 dos jóvenes músicos de Canet de Mar, Moy y Robert, se conocen en el aeropuerto de Londres tras ir a ver un concierto de MOTÖRHEAD. Es más tarde cuando, a bajo/voz y batería, se les une la guitarra de Adriá, formando lo que hoy conocemos como la formación actual del grupo.

No es casualidad que los inicios de la banda catalana tengan su origen en un concierto de las huestes de Lemmy. De hecho, discos como “Bomber”, “Overkill” o “Ace of Spades” influencian en gran medida el sonido del grupo, “kilmisterizado” al máximo gracias, entre otras cosas, a la suciedad de éste debido a la mugrienta producción de Sue Gere de Producciones Macarras. Todo un acierto. Como la edición física del cd, con un libreto trabajado, con las letras incluidas (obviedad que no siempre se cumple con todos los discos), aparte de un artwork que creo da en la diana para definir el interior y alma del producto.

Igualmente acierto es el empaparse de más influencias. Si solo vemos a GOETHIA como una copia de los MOTÖR (craso error) quedaríamos en el envoltorio. Es cierto que Boggieman es buen ejemplo que los de Londres son influencia básica y directa en su sonido, pero Welcome To Auswitch, Black N Roll o Alcoholize (por citar solo tres) hacen que el peso de otra banda británica (VENOM) tenga su hueco a la hora de buscar similitudes con los de Canet. Creo que el título del segundo corte y la letra de Harleys from Hell no son casualidad, sino más bien un guiño u homenaje, en cierta medida, al trío de Newcastle.

Añaden en sus redes sociales la influencia de METALLICA, y es cuando supongo se refieren a los primerísimos trabajos de los de San Francisco, y es que si VENOM, entre otros, fueron precursores del thrash, igualmente la NWOBHM influenció el género, como también lo hace con GOETHIA. Se ve en el trabajo a las guitarras, mucho más trabajadas que las de Mantas (solo hay que escuchar los riffs de Artkiller, donde luce además el bajo). O en temas como Jesus Christ (Rest in Peace), por citar otro ejemplo.

Pero “First Shot” (2013) no es un caleidoscopio de influencias o similitudes con otras bandas. El grupo las sabe agitar con acierto y, además, añade sus propios matices, quizás a desarrollar aún más en el futuro. Esas voces femeninas a modo de coros en Holocaust, o la versión totalmente acelerada y “goethiziada” del clásico de Great Balls of Fire de Jerry Lee Lewis ayudan a ello. Y creo que deberían incidir en estos aspectos “diferenciadores” para pulir un poco más su personalidad.

Que la tienen, aunque no sea evidente en una primera escucha rápida. Estos chicos parecen sacados de principios de los años 80’s, cuando no existían etiquetas para definir los géneros musicales que, dentro del metal, se forjarían años después. Y un viaje al pasado de estas características, más si es de calidad –como éste- es, en algunos casos, impagable. Actitud. Esa es la definición perfecta.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS