GOD’S FUNERAL – El Cristo de las trincheras, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Antes de empezar a hablar de esta demo con más profundidad, me gustaría destacar su presentación: tan sencilla y a la vez tan impactante. No podía ser menos de una banda que bautiza su único trabajo hasta la fecha con el potente título de El Cristo de las trincheras. La temática de las letras, que alternan entre el inglés y el castellano, gira alrededor de la injustamente olvidada Gran Guerra, a la que pocas bandas le prestan suficiente atención. Y quiero insistir en este punto: uno de los conflictos más cruentos en la historia de la humanidad, en el que la mentalidad de la guerra clásica se casó de manera brutal y grotesca con la eficiencia asesina de la tecnología moderna, debería ser una vasta fuente de inspiración para multitud de bandas de metal extremo; sin embargo, para bien o para mal, no suelen darse muchos casos. Con esta pequeña demo, de tres canciones y un outro atmosférico, los tarraconenses GOD’S FUNERAL han sabido como nadie transportar este terrible episodio a la pesadez aplastante de un doom/death de factura excelente.

Los tres temas que forman este trabajo tienen la capacidad de sumirnos en una oleada de riffs densos y monolíticos, y parte de su mérito radica en la franqueza que la banda transmite con su música. En ningún momento se pierde la lentitud ni la fuerza que destilan las canciones. Hay diversos puntos de contraste a lo largo de la demo, en algunos momentos en forma de líneas melódicas variadas que evitan que las canciones caigan en la monotonía y en otros a modo de interludios y pasajes de carácter más acústico, y todo ello suma a un conjunto capaz de aplastarnos con una fuerza demoledora.

Los instrumentos, que gozan de una producción muy notable (y más teniendo en cuenta su formato de demo), se reparten el trabajo de manera impecable, ocupando cada uno de ellos el hueco que le corresponde en los distintos temas. Ninguno está de más ni de menos: las guitarras dirigen el peso principal de las melodías y, aunque se centran básicamente en tocar acordes largos y arrastrados, aportan de manera ocasional y conveniente algún que otro punteo. Sería interesante ver, en un futuro álbum, cómo decide la banda incluir y desarrollar de manera más amplia este tipo de secciones. Por su parte, los guturales son profundos y cavernosos, como cabría esperar de una producción de este género, y sientan perfectamente al conjunto. Quizá pecan, a la larga, de ser algo monocordes, pero tampoco puede exigirse mucho más teniendo en cuenta la breve trayectoria del grupo.

El papel del bajo es muy destacable, ya que no se limita a cumplir mínimos siguiendo a las guitarras, y busca enfatizar ciertos patrones rítmicos en los momentos adecuados, algo muy necesario para aportar un extra de variedad a las composiciones. También debe apreciarse como despunta en algunas partes en las que complementa las líneas de las guitarras con variaciones muy acertadas. El mejor ejemplo de esto último puede verse en “Tierra de losas“, donde se desvía de la melodía principal hacia el final de la canción creando un efecto espectacular. También es digna de mención su gran presencia en las secciones limpias de este mismo tema; pasajes que, como ya he dicho antes, son una parte imprescindible del conjunto de la demo.

La única pega que a primera instancia podría achacarse a El Cristo de las trincheras es un cierto componente de repetitividad, presente especialmente en el primer corte, “In Flanders fields“. No obstante, este aspecto, que puede echar atrás en las primeras escuchas, se revela como un elemento indispensable que ayuda a que la canción avance, y es necesario para que el majestuoso final melódico rompa de manera espectacular la tensión acumulada durante los ocho minutos previos de canción. Incluso asumiendo el temible papel de abogado del diablo, personalmente no puedo decir nada negativo de este trabajo, excepto que se queda muy corto. Quiero un disco entero de esta banda, y también lo querréis vosotros cuando escuchéis esta demo.

 

Comparte:

COMENTARIOS