GLORYHAMMER (GBR) – Legends from beyond the Galactic Terrorvortex, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Vuelve la última gran arma secreta del power metal. GLORYHAMMER trae un nuevo episodio de su historia épica espacial superheroica que prosigue donde lo dejó Space 1992: Rise of the Chaos Wizards, que fue un punto de inflexión para el grupo escocés tanto en lo que concierne a su popularidad como a la calidad del producto en sí. En realidad, el secreto comentado a estas alturas ya no es tanto: cada paso de GLORYHAMMER es un cambio a mejor, y se están ganando a pulso su éxito.

Si la historia de Legends from beyond the Galactic Terrorvortex es una continuación del anterior trabajo de la banda, algo similar puede decirse del concepto musical, que de nuevo refleja esa particular épica galáctica envolviendo lo que en realidad es un álbum de power metal enérgico, pegadizo y desenfadado que no por surgir de una motivación cómica descuida unos fundamentos musicales sólidos. Sin llegar a los extremos de algunos de los grupos veteranos del género, el nivel técnico de GLORYHAMMER es lo suficientemente alto como para cumplir de sobra con los estándares del género, como lo es también el dominio de la banda de fórmulas y recursos clásicos. A este respecto cabe señalar que en Legends from beyond the Galactic Terrorvortex parece intuirse un alejamiento cada vez más perceptible de lo que hace Christopher Bowes en su más conocido proyecto, ALESTORM. Aún hay en GLORYHAMMER cierto gusto por los compases compuestos o por colocar riffs contundentes y tensos después de las partes más pegadizas, pero los cimientos teóricos difieren cada vez más. Si en ALESTORM la música complementa al concepto identitario con métodos más propios de músicas populares, GLORYHAMMER recurre a la armonía tonal clásica para sus arreglos y desarrollos, dando al disco un aire más cinematográfico que acentúa tanto el aspecto deliberadamente hortera de las composiciones como su enjundia artística. Esta dualidad merece una reflexión a la que invito a quien quiera que esté leyendo esto.

Los teclados de Bowes combinan los acompañamientos sinfónicos ambientales con timbres mas electrónicos y futuristas, como obviamente era de esperar, en sintonía con la historia de ciencia ficción que se nos cuenta, haciendo algunos dibujos interesantes que se convierten en lo más destacado del disco, en cuanto a interpretaciones individuales, sin contar al vocalista Thomas Winkler, para mí quizá lo mejor del grupo. Ciertamente las voces y los teclados soportan la mayor parte del peso narrativo de las composiciones, pero los riffs de guitarra y la batería (esta última tal vez un tanto mecánica pero perfectamente eficiente) son las causas principales de los cambios dinámicos del disco. Así, temas veloces y poderosos como “Power of the laser dragon fire” o “Legendary enchanted jetpack” conviven con otros que suenan bailables e incluso discotequeros, como “Masters of the galaxy” o “Hootsforce”. Casi todos los temas tienen algún detalle memorable.

Lo más curioso de Legends from beyond the Galactic Terrorvortex es que si lo escuchas sin prestar atención a las letras (y sin mirar los títulos ni las fotos) no parece un grupo cómico. Las composiciones son genuinamente potentes por sí mismas. Si nos fijamos en la historia del power metal podemos advertir que al final de su etapa de mayor popularidad surgieron grupos que llevaron todos sus tropos más obvios hasta el límite, mientras otros depuraban los aspectos estéticos más superfluos para quedarse en lo esencial. Cuando GLORYHAMMER toma todos esos topicazos y los explota hasta el paroxismo se convierte en una parodia de los mismos, pero también en una celebración.

En mi opinión, con este disco GLORYHAMMER comienza a trascender su condición de grupo de parodia para asentar una cada vez más firme identidad propia. Probablemente Legends from beyond the Galactic Terrorvortex no te cambiará la vida, pero es un disco muy divertido y seguramente muy necesario. GLORYHAMMER no son los héroes que el metal merece, pero sí los que necesita. Ah, y la portada mola un huevo.

Comparte:

COMENTARIOS