GLASSWORK – Knots, 2015

Enlaces: Facebook Youtube Twitter BandCamp

 

Glasswork-Knots

Hay momentos en la vida en los que uno se reafirma en sus aficiones musicales. Y uno de estos momentos es escuchar este impresionante disco. ¿Y por qué? Simplemente por ser un álbum de progresivo que mezcla todos los buenos elementos de este género. Creatividad, experimentación, gusto por la música y mucho saber hacer.

Desde el primer tema ya dejan muy bien sentadas las bases de lo que vamos a escuchar en la totalidad del disco. Ocho temas de progresivo puro y duro, sin concesiones, con un planteamiento muy bien definido, con una maestría impecable y las ideas muy claras. Y eso siendo su primer álbum.

Y lo que aún más sorprende, es que aparece tan sólo un año y  cuatro meses después de su creación como grupo, con un bagaje musical asombroso, donde les llevó a conseguir ser segundos del MLG Crea Rock, con menos de un año de vida.

Si miramos las influencias musicales del grupo, entenderemos el porqué. Tendremos la sensación de estar escuchando a grupos como KING CRIMSON, EMERSON LAKE & PALMER, YES, CAMEL, TRIANA o MIKE OLDFIELD en el panorama clásico, y otras tales como TOOL, ASTRA, OPETH o PORCUPINE TREE en cuanto a la escena más reciente se refiere. Pero aquí viene la grandeza de este grupo. Intuyes sus influencias pero sientan un estilo propio y único del concepto del rock progresivo.

Y eso se deja ver desde el primer tema “A single word (part.1)”, a modo de introducción, totalmente instrumental. Pero con “Hopeless”, su segundo tema, sientan las bases de su propuesta musical. Nueve minutos que hasta se hacen cortos, marcado en dos tiempos y que hacia su parte central es un verdadero placer para los oídos.

Continúa con un no menos increíble “Song for Ariadne”, donde la parte central es un desfase instrumental y que te traslada a esa época dorada del progresivo. Y sin dar tregua, pasamos a “Beside me”. Con una impecable introducción, con flauta incluida, consolida su estilo propio. Seguimos con su tema más rockero, “Being man”, pasamos por un pequeño descanso, “Nuances of being in a knot”, para continuar con uno de sus mejores temas, en donde la creatividad del grupo es ya inconmesurable, “Flip a coin”. Y para finalizar, “A single word (part.2)”, lo mejor sin duda del disco, un tema que debería ser un referente si hablamos de progresivo en España.

Podría escribir mucho más sobre el primer trabajo de GLASSWORK, pero os invito sin lugar a dudas, a que le deis una oportunidad, que no os defraudará para nada. Las guitarras de Alvaro Sabín son un verdadero puñetazo en la mesa, el trabajo en la percusión de Miguel Ángel Rey es para sentar cátedra y los teclados-flauta de César Rodríguez son tan perfectos, que te transportan a una nueva dimensión.

No quiero finalizar esta crítica sin no antes felicitar a Niko Hartmann (ETERNAL DREAM), cuya magia tras los mandos de la producción ha hecho posible ese sonido que hace justicia con el grupo.

Altamente recomendable.

firmachris

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS