FUNERALL – MMXVI, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

Nada más ver la portada de esta segunda demo de la banda asturiana FUNERALL pensé: o estamos ante un tributo a DEATH o es una copia descarada del formato del logo de la banda de Chuck Schuldiner. Después de escuchar los cinco temas que contiene la demo se puede entender un poco este “homenaje”, aún así hubiese estado mejor buscar otro logo más personal y que no dé pie a comparaciones, en mi opinión. El caso es que dejando estos temas extramusicales y no tanto a un lado, estamos ante un grupo que hace del primitivismo su bandera. Thrash death añejo y sin florituras, con letras en castellano y mucha mala baba. Sin más pretensiones.

Me recuerdan un poco a otras bandas españolas del estilo, no hace mucho creadas, como los de Miranda de Ebro OSALEOS o los madrileños EVIL TORMENTOR. Es decir, como si nos fuéramos a finales de los ochenta y todos los grupos que partiendo del thrash empezaban a adentrarse en terrenos death (con DEATH a la cabeza) se reencarnasen en ellos, con SEPULTURA y POSSESSED al frente, y en este otro lado también con MASSACRA o MESSIAH. No hay espacio para muchas novedades ni tampoco creo que lo pretendan y en cuanto al sonido, son lo más honestos que pueden ser, aunque aquí quizás sí tenga yo un “pero”.

Ese “pero” no sé si buscado o casual es la voz de Guti, que en la mezcla está bastante sepultada respecto al resto de manera que su dicción, que no es mala aun siendo una voz medio agresiva, medio gutural, se torna casi inapreciable salvo en partes muy concretas. Esto es especialmente perjudicial en “La maldición” último corte de la demo y en donde los momentos más veloces hacen que apenas se le entienda. En el otro lado sin embargo, la parte rítmica está muy lograda, se consigue con esta producción esa suciedad que dota al sonido de FUNERALL de oscuridad. Los ritmos se quedan grabados a la primera y los riffs suenan cacofónicos y lejanos, igual que los pequeños solos minimalistas.

Además del citado tema, que para mi gusto es uno de los más completos, “El gusano de la mente”, es otro que va directo al cuello, con esa introducción groovie que parece propia de un grupo de grind antes de un ataque de blast beats. Por su parte en “Culto a la mentira” tenemos una mayor presencia de segundas voces chillonas (hasta el límite de lo humano), lo cual queda como elemento de variedad en la propuesta de la banda.

No hay mucho más que decir. FUNERALL ofrece simplemente música cavernícola de la vieja escuela. Homenaje directo a una época en donde los estilos extremos empezaban a fraguarse y donde ni siquiera tenían nombre. Todo lo demás es rizar el rizo, el objetivo original lo tienen sobradamente cumplido.

Comparte:

COMENTARIOS