FRAN SOLER – The Change, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

fransoler03Que FRAN SOLER sabe donde poner los dedos es algo que llevamos sabiendo desde su No eyes del 2011. Que además factura música muy a tener en cuenta es motivo de celebración para cualquier amante de la guitarra eléctrica. En estos tiempos de mediocridad en los mil y un medios que saturan la culturilla de este país los modos virtuosos del guitarrista madrileño (de residencia) son tan imprescindibles como en épocas más gloriosas para este estilo. Que se lo digan a una banda con la proyección nacional de SANTELMO. A la hora de sustituir a las seis cuerdas a una figura tan histórica como Jero Ramiro ha sido Fran Soler el convocado a filas.

Pero, introducciones para ponernos en contexto aparte, hablemos un poco sobre qué hay en este The change que no había en su anterior disco.

Estilísticamente no hay ninguna desagradable sorpresa. El disco sigue las mismas coordenadas de llevar las canciones camino de diferentes paisajes guitarreros. Los pasos comienzan con el wah-wah épico de «The change» con toda la emoción que FRAN SOLER es capaz de extraer de su pedal y sus cuerdas. Más reflexiva es la relatada «No fear«, arenga a emprender el viaje de la vida sin miedo. El vocalista Víctor Fraile estrena el primer tema cantado de The change dándole el dramatismo que requiere el heavy metal melódico de «Al otro lado«. Bluesy y breve es «Rage» como introducción a la versión del clásico de BARÓN ROJO «Hijos de Caín«. Muy bien ejecutada (y cantada, por Manuel Soler, que también se ocupa de «Sin aire«) aunque tal vez lo más prescindible del disco. De todas maneras estructura muy bien el disco y nunca está de más reverenciar por enésima vez a los más grandes.

Influencias más actualizadas dentro de todo el clasicismo que reverdece el disco es la de nuevo instrumental «Not to resign«. Más de siete minutos para dar un buen repaso a cómo se las gasta Fran Soler. «Imágenes» consigue que levantemos el puño al aire al ritmo de las estrofas que canta Tony Delgado, otro de los invitados de lujo de este disco. Que este madrileño sabe acompañarse de grandes músicos resulta más que obvio a estas alturas. La relajada «Surrender» es también uno de los ejes de inflexión de The change, y además sirve para calzar un buen solo de teclado de Lucía del Campo. La reivindicativa «Sin aire» transmite la rabia sin estridencias de la contundencia técnica de Fran Soler. Cierra el disco «Forgotten planet» cabalgando entre todo lo acontecido en el disco y dándole espacio a los demás instrumentos (especialmente el bajo de Mario García).

The change muestra a FRAN SOLER en un punto de su carrera en el que nadie puede echarle en cara el gran nivel de madurez y sensibilidad a la guitarra alcanzado. ¿Y lo mejor? Pues que todavía es lo suficiente e insultantemente joven para depararnos más sorpresas en un futuro próximo. Todos ganamos.

firmaguill

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS