FOSTIONER – Chandal defenders, 2016

Enlaces: Facebook Youtube BandCamp

Hablando claro, abrir un disco con una grabación de Franco hablando inglés, y música de telediario con ese rollito retro wave/pop debería estar considerado lo más grindcore del planeta. Y sinceramente, quería hacer una crítica seria, porque ya conocía a FOSTIONER de antes, tenía el LP anterior (homónimo, 2013) y siempre me han parecido un soplo de aire fresco para el death/grind nacional. Pero si pretendes ser serio describiendo a alguien que entre sus influencias cita el “brutal-anal-wookie-dildo-ewok-empaled-metal”, es que igual eres un poco idiota. Así que vamos con la fiesta, porque escucharlos, es lo que es. Hacedlo con el libreto en mano (es inevitable cuando te encuentras con guturales y voces rotas, no siempre se pilla todo a la primera) y las risas estarán aseguradas.

Empezamos por una escandalosamente brutal “Necromancer” que hará que sacudáis la cabeza, estéis donde estéis. Doy gracias de no haber llevado puestas las gafas, o habrían acabado en Tegucigalpa por lo menos. Y así, un no parar con todas. “Margaret Thrasher” (brutal y repugnante como la señora), “Chandal Defenders” (que aunque ya tengamos una edad para seguir riéndonos de otros géneros, te terminas riendo…) en fin, podría dar una razón por cada canción que viene en este disco. Pero es que son un poco la quintaesencia de “hacer la mierda porque podemos y porque mola”.

No existe mayor acto de irreverencia que éste. Porque además tiene cierto buen gusto, a diferencia de los clónicos ejemplos de grind y derivados extremos paridos directamente por el death, que se sustentan en la escatología y nada más, con portadas que incluyen parafilias y violencia explícita contra mujeres.

No me malinterpretéis, escucho subgéneros extremísimos porque me encantan, pero me gusta ser selectivo. Cuando llegas al punto en el que no puedes diferenciar un grupo de otro por las portadas, porque la última docena eran zurullos, o incluyen una menor dibujada en estilo manga, con las piernas amputadas y otras atrocidades, pues te empiezas a plantear porqué la gente no se termina de tomar en serio el género.

Y eso es así. Por suerte hay gente que supera esa etapa de intensito de catorce años, como es el caso de FOSTIONER, y se marca la irreverencia padre, destacando, que es lo que importa, en un mercado sobresaturado de grupos extremos. Y todo esto sin renunciar a hacer temas macarras, depravados, llenos de caca, frikis devora doritos, machunos de gimnasio o Margaret Thatcher partiendo la boca a chavales en Argüelles.

¡Mierda! ¡Si eso no es brutal que venga Pupano y lo vea! Pues vino, vio y conquistó. Porque ha grabado con ellos el tema “Gangrena”. FOSTIONER lo llevan tocando mucho tiempo en directo, aprovechando el tirón que tuvo el programa de tarde en el que pudimos ver a aquél chaval maquillado y con la capa de Ramón García cantar sobre un accidente de moto. Los heavys más frikis tienen aquí un regalazo, cantada por el artífice de incontables programas de zapping. Otra razón más que demuestra que se puede hacer algo gamberro, cómico y brutal, sin recurrir a clichés cutres y obsoletos.

En cuanto al apartado técnico… Seamos sinceros, no se puede decir demasiado. Es una buena tanda de thrash, grind, death y en general estilos rápidos (brutales, nada de power) combinados para hacer una obra que musicalmente es muy agradable, y que vocalmente no es un atropello, ni un abuso de tus tímpanos. Esto último, totalmente en serio. Es algo más extremo que su predecesor, pero bien medido y para nada “bruto porque si”. Bueno, quizá en los “sample” que meten en ocasiones al acabar determinados temas, pero esos ya os los dejo para que los escuchéis, porque son graciosos, refuerzan la sensación de brutalidad, muerte y destrucción, y si os los cuento pierden toda la gracia.

Esto no quiere decir que a su anterior trabajo le faltase fuerza, ni fuese desmedido en cuanto a su capacidad para representar un sentimiento extremo… Gortrak (anterior vocalista) hizo un trabajo inmenso y hay que reconocerlo. Pero aunque ahora la bestia parece otra, sin perder un ápice de identidad, se aprecian ciertas diferencias. Más por la personalidad que aporta otro vocalista, y sin entrar en comparativas que valoren el trabajo de uno por encima de otro, que por cualquier otra razón.

Quizá el único punto débil (lo siento chicos, os amo, pero tengo que hablar de ello) es el libreto. Soy un poco obsesivo con este tema, y sé que hay muchos como yo (aunque no lo quieran reconocer), y me ha resultado algo caótico por su diseño. Una pena que las letras tapen parte de la imagen de fondo, porque tiene pinta de contener muchos elementos, y la sombra de la tipografía impide fijarnos en todo. Añadir que las pistas cuatro y cinco (la primera es la intro) vienen en orden distinto en el libreto.

Pero bueno, siempre que pasa algo así, pienso “ejemplar único con valor añadido”, porque no dudo de que esta formación, y lo que representa FOSTIONER (como ya predijera cuando los vi por primera vez) van a dar mucho de qué hablar en la escena más burra. Y yo nunca me deshago de un ejemplar que tiene este tipo de fallitos, porque el valor sentimental supera el que pueda tener para un coleccionista de rarezas. Es mío, van a seguir siendo uno de mis grupos fetiche (una cosa no quita la otra) y espero que sea el vuestro también, si como yo, sois fans de este tipo de gamberradas.

 

Comparte:

COMENTARIOS