FLAMES AT SUNRISE – Born in embers, 2017

Enlaces:

Aquellos que hayáis seguido mis reseñas en esta web habréis leído alguna vez cómo me quejaba de la falta de originalidad de la escena española. Y razón no me falta, creo, porque por cada grupo “diferente” y original hay cien clones de TIERRA SANTA o SARATOGA.

Por suerte, esta tendencia está empezando a cambiar y surgen muchos grupos que se atreven a mirar a lo que se está haciendo en Gran Bretaña o en Estados Unidos. Un inciso: ¿Esta última frase no os recuerda a lo que decían los periodistas musicales en la España de los 60 o los 70 cuando presentaban a algún nuevo grupo de rock? A lo mejor es que estamos volviendo a los fantasmas del pasado…

A lo que iba, FLAMES AT SUNRISE son uno de los grupos que mejor ejemplifican esta nueva tendencia de grupos españoles, y en su disco debut Born in embers, partiendo del metalcore como base, incorporan influencias de otros sonidos más progresivos y melódicos -incluso algo de sinfónico- para realizar una propuesta sorprendente que no había escuchado a nadie hasta ahora. Es más, me atrevería a decir que les etiqueto como metalcore porque de alguna forma habrá que calificarlo, pero no tenemos breakdowns ni nada por el estilo.

La estructura del disco es creciente en intensidad, empezando con temas más melódicos y concluyendo con los más duros. Tras la intro orquestal “Embers“, el atronador y rítmico riff de “Dolmen” da la bienvenida al disco con un tema de influencias arabescas, mientras que “Ark flesh” continúa por esta senda, añadiendo alguna que otra reminiscencia a grupos como LACUNA COIL.

Dark ages” sigue también la estructura antes mencionada, para bajar un poco el ritmo con la emotiva balada “The myth” y el interludio “Never coming home II“, que son el ojo de la tormenta de este Born in embers. Y es que, como comentaba al principio, los temas más heavys se concentran al final. “Shades fall into oblivion” me recuerda a DISTURBED por como afronta las estrofas Eve Nezer, mientras que el single “Ill faces” es un caótico descontrol al más puro estilo IWRESTLEDABEARONCE. Cierran con “More than fear“, el tema más puramente metalcore de los siete que componen este disco, aunque en el estribillo vuelven a relucir la influencia de los ya mencionados LACUNA COIL.

Un disco realmente entretenido que sirve de carta de presentación para una banda sin complejos ni miedo y que se atreve a traer aire fresco al metal estatal. Financiado mediante crowdfunding, aquellos que han aportado algo de dinero deberían sentirse orgullosos de haber hecho posible un disco así.

COMENTARIOS