FIRST BRAWL (ITA) – Turning point, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

L’Italia del mio cuore tiene una escena hardcore brutal. Y en especial el norte, en ese «triángulo de las Bermudas» que forman Venezia, Bologna y Trento. Allí donde la Venezia Hardcore Crew organiza cada año un festival que me enamoró en su momento y que admiro cada año que me encuentro con su cartel por las redes (morriña, dicen). Respecto a los grupos, no es raro oír hablar aquí de bandas de hardcore italianas como SLANDER, y es que no son pocas las agrupaciones musicales en el underground del país. Y no me extraña, cuando llevan en la sangre la reivindicación política de los años 70.

Pero en este momento me centro en la banda FIRST BRAWL, quienes el pasado año sacaron su último trabajo a través de Indelirium records: Turning point. Desde Módena (como los Ferrari) os presento a Guido (voz), Vittorio (bajo), Manfro (batería) y Adolfo (a la guitarra).

Cominciamo: Disco ágil a base de canciones cortas, como es habitual en el estilo. Un rollito callejero y chulesco que no decepciona y algunos coros con muchas voces al unísono que te hacen sentir en un videoclip de ROTNS. Destaca «Warriors«, que abre el disco a modo de declaración de intenciones con un audio en honor a la película The Warriors (Los amos de la noche para Spain).

Avanza el disco con “Disquiet distress”, que podría resumir en agresividad y velocidad en todos los instrumentos. Acompaña una voz rasgada y gutural que recuerda a Winston McCall en sus mejores tiempos y que nos da el toque de violencia y seriedad, casi al 50-50. Este tema es el que tiene videoclip en Youtube, y no me extraña; buena elección. La única pega es que no tengan la letra en ningún sitio, una lástima. A modo de curiosidad, se puede adquirir el tema «explícito» en Amazon. Ojalá entenderlo y saber a qué se refieren con explícito… ¡Nos quedamos con la duda!

El resto del disco es algo más pesado, con muchos breaks y mucho hueco para bailar un buen two step en los directos. Sí, de ese que nos «enseñaron» a bailar SICK OF IT ALL en su icónico vídeo de «Step down«.

Vuelvo al asunto, que me pierdo entre clásicos del hardcore. Su quinto tema lleva como título el por todos conocido «1312«, también entendido como «qué bonicos son todos los gaticos» (de verdad, espero que me entendáis). Empieza fuerte, lleno de rabia y potencia. Y, sinceramente, yo no me esperaba otra cosa. Batería ágil y algún que otro giro con las guitarras que consigue que sigas el ritmo agitando la cabeza y no te distraigas en todo el tema. Otra vez que siento la ausencia de letras. Bestialidad pura, señores.

En síntesis, me quedo con su cara y con su nombre por si me encuentro con ellos en algún festival. Espero no tener que volver al Venezia Hardcore Fest para verlos y que algún promotor lea esto y se tome en serio lo de llamarlos (guiño, guiño). Servidora se quita el sombrero, ¡pero espero más y mejor!

Comparte:

COMENTARIOS