FIRESPAWN (SWE) – Shadow realms, 2015

Enlaces: Facebook

firespawn01Los supergrupos en música son una tarea compleja, debido a que dos más dos no siempre no son cuatro. La suma de las partes, por muy buenas que sean de por sí, no tienen por qué hacer un total soberbio. En otras palabras, una reunión de grandes músicos no te garantiza una conjunción maravillosa, si no, no hay más que ver la opinión que tienen crítica y público de VOODOOCULT, escaso proyecto de tan sólo un par de años donde militaron Chuck Schuldiner, Miles Petrozza o Dave Lombardo. Es raro oír una calificación positiva dirigida a los dos discos que dicha agrupación lanzó. Será que BLOODBATH, posiblemente el supergrupo más exitoso de los últimos años (en el mundo del heavy metal, claro) nos ha malacostumbrado. Pero es obvio que, cuanto mejores músicos tengas, mayor es el listón, y mayores los esfuerzos para conseguir un aprobado. Todo el mundo espera algo de ti.

FIRESPAWN, como es obvio tras este primer párrafo, pertenece a la categoría de los supegrupos, una conjunción de miembros de NECROPHOBIC (Alex Friberg al bajo y Fredik Folkare a la guitarra), ENTOMBED (la leyenda L.G. Petrov y Victor Brandt en la otra guitarra) y los bastante más desconocidos SKINEATER, cuya aportación es Matte Modin a las baquetas. Prácticamente todos conocidos en la exigente escena underground extrema y como antes dije, las expectativas no son pocas, a pesar de que este proyecto no ha tenido tanto bombo y platillo como cabría esperar.

Yo era de los que pocas esperanzas tenía en esta banda, con músicos suecos haciendo death metal, no podía sino esperar, el enésimo refrito del sonido Sunlight. Afortunadamente no es así, y no tenemos a estos músicos reviviendo una etapa más que pasada. Aunque, no nos engañemos, esto sigue siendo death metal puro y duro, sólo que con un sonido demasiado actual como para ser de la vieja escuela (el sonido de la batería es limpio y preciso, por poner un ejemplo), pero con unas estructuras bastante tradicionales como para considerarlo death metal moderno, realmente no sabría situarlo en ninguna corriente concreta del estilo.

Estamos ante un trabajo que se disfruta de manera sencilla, no esconde sus cartas y en pocas escuchas le habremos sacado todo el partido, lo cual no es malo si lo que buscamos es metal bruto con buen sonido y que no necesitemos comernos mucho la cabeza. Y lo más importante, no aburre, que es el principal riesgo de ir a lo seguro con tu sonido y no envalentonarse. Algo que no es sencillo para nada, el hecho de ser capaces de enganchar a una parroquia que ya está de vuelta de todo.

Sí que hay unos pocos guiños a otras corrientes del death metal, como «Imperial burning» con unos riffs que podrían colar en cualquier disco de la etapa death ‘n’ roll de ENTOMBED o  «Necromance» que homenajea a la martilleante «Spheres of madness» de DECAPITATED.

¿Que se echa de menos algo un poco más arriesgado? Tal vez, pero no es algo que nos quite el sueño, porque vamos a lo que vamos. Huelga decir que en el apartado técnico tocan como los ángeles y que si hubieran querido ponerse a imitar el sonido de la Bay Area o la NWOBHM, lo habrían realizado, pero han decidido poner su habilidad técnica al servicio de un estilo que les ha dado de comer, pero en su variante más pura, sin experimentos ni complicaciones.

Aún es pronto para pensar en el futuro, pero es un proyecto sencillo, que funciona perfectamente y por eso considero que tienen potencial para jugársela más, pero por lo pronto estamos ante un álbum, que lejos de ser una obra maestra, es muy disfrutable y accesible. Pero sobre todo es un trabajo honesto.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS