FIELDS OF ELYSIUM (USA) – In ancient contemplation, 2019

Enlaces: Facebook

Si ha habido un año del death técnico moderno, sin duda alguna ese fue el 2018. La cantidad y calidad de discos del género que fueron editados el pasado ejercicio fue tal que va a ser muy complicado superar el nivel. INFERI, OBSCURA, IRREVERSIBLE MECHANISM, ARSIS, GOROD, BEYOND CREATION, REVOCATION o ÆPOCH, por nombrar unos cuantos, marcaron un año para el recuerdo, haciendo que tanto las mismas bandas como otras que comparten estilo con ellas se vean obligadas a subir cada vez más el listón.

Pero todavía estamos de suerte quienes seguimos esta vertiente de metal extremo, pues en este 2019 también están apareciendo en escena algunas ediciones de calidad e interesantes. ORIGIN, CAECUS, DE LIRIUM’S ORDER, FLUB, INANIMATE EXISTENCE, GOMORRAH, ALLEGAEON, FALLUJAH, EQUIPOISE… Como veis, este año también está siendo ajetreado en las oficinas del death metal de corte técnico y/o progresivo, ya que seguramente me esté dejando unos cuantos discos.

En este caso son los (cómo no) estadounidenses FIELDS OF ELYSIUM los encargados de esta nueva entrega de metal de muerte progresiva. Activos desde 2003 y formados en Santa Fe, Nuevo México, este cuarteto cuenta con otro LP y un EP además de este nuevo larga duración sobre el que hoy hablamos, titulado In ancient contemplation y lanzado al underground de manera independiente.

Tras la desconcertante (por título, no por maneras) “Papas perfectas”, ya dejan claras sus intenciones: death metal técnico con aires progresivos y con algunos otros matices que no hacen otra cosa que enriquecer el redondo. Hay cosas que mejorar, pero en general tienen las ideas muy claras. Una de esas cosas que deberían vigilar de cara a próximos trabajos es sin duda la producción. No es que sea mala, pero en estilos en los que hay tanto matiz y tanta rapidez a veces se agradece que los instrumentos estén bien definidos e incluso un poquito sobreprocesados. Está bien que en In ancient contemplation se intente dar cabida a un sonido orgánico, más natural, que pocos combos dentro del género suelen emplear, porque le da más sensación de humanidad a lo que se está escuchando. Tampoco hablo de que parezca que esté tocando un robot, como a veces pasa escuchando bandas del palo RINGS OF SATURN o INFANT ANNIHILATOR (que, por otra parte, son bandas que me gustan) pero sí puede haber un término medio.

Dicho esto, nos centramos en la música. Es inevitable pensar que esta gente ha mamado de grandes del género, desde bandas pioneras como DEATH, CYNIC o GORGUTS hasta otras más modernas como THE FACELESS, OBSCURA o BENEATH THE MASSACRE. Se emplean con asiduidad vertiginosas guitarras que aportan virtuosismo, pero también caos y una sensación de locura brutales. Como cuando entran dos pumas a pelearse a una pajarería.

Esto tiene partes buenas y otras no tanto, en las que ese caos se descontrola un poco y llega a desconcertar, sobre todo cuando intentan enlazar algunas progresiones con esos arrebatos de violencia muy cercanos al grindcore que escucharemos a lo largo del disco. Aunque los momentos en los que consiguen incorporar esos arrebatos con éxito suenan aplastantes, llegando a recordar a los canadienses KILLITOROUS; cosa fina.

Buenas maneras las de Michael Petry tras los platos, aunque en ocasiones puede dar la sensación de que podría sacarse mucho más partido a sí mismo y a sus habilidades. Y como suelo hacer cuando como algún plato con guarnición de patatas, dejo lo mejor para el final: las líneas de voz. Tanto Andre Lamoreux como Quanah Lee y Dan Murphy se atreven con las voces, creando una buena simbiosis de voces guturales, limpias y coros de todo tipo, bien entrelazados y aplicados con bastante buen criterio y técnica.

Como puntualización final, también me ha gustado mucho la inclusión de pasajes acústicos de guitarra y de melodías sin tanta distorsión, ya que le dan un aire de gloria, como si la deidad de una antigua civilización estuviese descendiendo de los cielos para destruir una esplendorosa y ancestral ciudad.

Un buen disco, pero que por desgracia dudo que les haga destacar por nada en concreto por encima del resto que nos ofrece el género este año. 

Comparte:

COMENTARIOS