FERVENT HATE (PER) – Tales of hate, lust and chaos, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Desde que empecé a escribir sobre música para saciar mis deseos frustrados de ser parte activa de la historia, una cosa siempre me ha gustado: descubrir bandas que en primera escucha te dejan en el sitio. No pasa a menudo. De hecho puedo contar con los dedos de la mano las veces que me ha pasado en quince años escribiendo. Pero cuando eso pasa, la reseña sale sola, no hace falta reescuchar el disco en diferentes situaciones y momentos y dejarlo madurar. El trabajo consigue tal grado de comunión contigo que te pide que escribas ya todo lo que te sale de las teclas. Porque si pudiera escribir todo lo que me sale de la cabeza según escucho no sería ni legible. Pues bien, otro dedo se ha añadido a esa lista de bandas y son FERVENT HATE desde Perú. Segundo disco de este cuarteto en diez años de existencia y sin tener ni idea de lo que hacían antes, Tales of hate, lust and chaos me ha reventado la cabeza desde que escuché el primer tema y mi cuerpo se movía solo según avanzaban los minutos. Una auténtica pasada que está construida con unas bases sólidas, en medio de materias primas de dos mares, y cuyo resultado es una gozada.

Hecha la laudatoria introducción, vayamos por partes, que me voy por las ramas. ¿Qué ofrece FERVENT HATE? Se definen como death ‘n’ roll. Pues bien, lo son, pero no son un clon más de ENTOMBED. Las referencias a Wolverine blues son claras y directas, pero también se escucha el sentido melódico de DISMEMBER, la voz de Jan-Chris de GOREFEST o de Willets de BOLT THROWER y, lo mejor de todo, una forma de construir los temas, ejecutar los solos y aportar dinamismo que es más propia del heavy ochentero y del hard rock. De hecho me vinieron a la cabeza los dos discos “denostados” de GOREFEST, Soul survivor y Chapter 13, porque parten de premisas similares, con una diferencia: FERVENT HATE busca un sonido más sueco en sus guitarras, para que no se dejen atrás las raíces de lo que ofrecen. ¿Y cómo han conseguido eso? Muy fácil, con la masterización y mezcla del señor Dan Swanö en sus Unisound Studios.

De esta forma FERVENT HATE redondean un disco de death metal cargado de groove, melodía, mala hostia y mucho mucho ritmo adictivo. Siempre digo lo mismo, pero esa voz de camionero cabreado de Carlos “Kanu” Delgado tipo Lars Goran Petrov o el citado Jan-Chris es ideal para este estilo. Porque es el punto de conexión necesario con el death metal, pero al mismo tiempo con el heavy más clásico. Ya desde el primer tema, “Evil twins“, cuyo inicio es muy BOLT THROWER hasta que los riffs a lo ENTOMBED empiezan a sonar, sabemos que las cosas van a discurrir por estos caminos, pero lo hacen de una manera muy propia, gracias sobre todo a una labor compositiva certera y experimentada: saben muy bien qué ofrecer en cada momento para que no pierda uno el interés por su música, por muy simple que pueda parecer o poco despegada de sus influencias.

Este primer tema además tiene la capacidad de, no siendo el más volátil y directo, atraerte al resto del disco. Y lo consigue gracias a su parte final, donde el solo de guitarra deja la afinación sueca y se mete de lleno en el heavy. Es ahí donde uno dice “¡anda!“, y aún estás en esas cuando los ritmos cuasi d-beat de “Death is written by itself“, con una textura mucho más death, incluyendo blast beats y recordando a DISMEMBER en los riffs y melodías, te terminan de dejar clavado. Así tema por tema el disco va discurriendo sin que haya bajón alguno, ni agotamiento en la capacidad de sorpresa que generan, sin que para ello necesiten desviarse mucho de los elementos básicos que construyen su propuesta. El aire Gotemburgo de “Last night of pleausure“, que es muy AT THE GATES, sin olvidarse de todo lo demás del sonido de los peruanos; el rockero “Mrs. Piggy” con esa introducción sincopada de bajo y batería y unos riffs que parecen sacados de una banda de stoner o heredera de BLACK SABBATH; las buenísimas melodías y solos de “The possibility of all possibilities“, uno de los temas más completos y con mejor resultado para la voz de “Kanu”

La clave en FERVENT HATE es el dinamismo que logran en cada corte. No son originales, no inventan nada, sólo combinan todos los ingredientes de manera que el resultado es absolutamente apetecible para cualquiera que, partiendo del sonido putrefacto del death, quiera escuchar melodía y estructuras pegadizas cogidas prestadas de otros géneros. Sin duda, a la hora de componer Tales of hate, lust and chaos han estado muy inspirados y motivados y eso lo transmiten a los oyentes, además desde la primera escucha. Y estoy seguro que el disco pasará la prueba del tiempo y recurriré a él en más de una ocasión con idénticos resultados en entusiasmo por mi parte. Odio y desenfreno, melodía y groove, pesadez y dinamismo. Todo ello es FERVENT HATE y este trabajo uno de los discos del año.

Comparte:

COMENTARIOS