FERRITERIUM (FRA) – Calvaire, 2021

Enlaces:

A la hora de valorar un álbum, me parece esencial considerar todos los factores: desde los más evidentes, como la producción y la duración, hasta los aparentemente más secundarios pero no por ello desdeñables, como la temática de las letras o el diseño de la portada. Sin embargo, a base de escuchar y escribir sobre música, me he ido dando cuenta de cuáles son los aspectos que a nivel personal me resultan más determinantes en la crítica de un disco. Hay álbumes que entran más a la primera escucha y otros que menos; pero a la larga, el punto clave que me ayuda a mantener el interés tras oírlos varias veces es la variedad y el dinamismo, que acaban resultando sinónimos. La variedad no implica diversidad estilística, ya que un álbum de black metal puede estar estrictamente encorsetado en los cánones del género y aun así sonar variado; y dinamismo no implica velocidad, pues la canción de doom metal más lenta y arrastrada del mundo puede sorprendernos constantemente con giros inesperados.

Calvaire, el último lanzamiento de la one-man band francesa FERRITERIUM, es un disco que entra fantásticamente a la primera escucha. La producción es magistral, con varias capas de distorsión que lo envuelven todo como un manto, y que recuerda a la de bandas quebequenses como FORTERESSE, CSEJTHE o SPECTRAL WOUND. La interpretación es sólida y perfectamente ejecutada, especialmente en la batería y la voz, muy cercanas ambas al estilo de los también franceses SÜHNOPFER. Por lo general, las composiciones buscan un efecto épico y heroico constante, acercándose estilísticamente a la corriente de black metal de temática y aires medievales, que tiene cierto recorrido en Francia. En ese sentido, las voces en francés contribuyen a reforzar esa sensación, si bien destacaban más por su entonación particular en el anterior álbum de la banda.

De hecho, ese no es el único aspecto que se echa de menos en comparación con Le dernier livre de 2019, ya que el anterior trabajo de FERRITERIUM era bastante más dinámico y entretenido de escuchar. Parece que la producción, más orientada hacia lo atmosférico, ha implicado también un giro a nivel compositivo en el que se incide constantemente sobre una misma idea melódica que se repite hasta la saciedad. Eso es algo, en cierto modo, propio del estilo en el que se mueve FERRITERIUM, pero se agradecería un mayor cuidado a la hora de desarrollar las canciones para evitar caer en la trampa fácil de alargarlas para llenar el disco. Si con cuatro temas no había suficiente para un LP, quizá habría sido mejor idea lanzarlos en forma de EP o esperar un tiempo más para añadirle un par de canciones extras.

Dicho esto, lo que sí salta a la vista en el lado positivo es la notable evolución que ha experimentado la banda desde sus inicios, hasta el punto en que puede afirmarse que ahora mismo se encuentra en su pico de madurez musical. Quizá el principal motivo de esta sensación es, como comentaba más arriba, la magnífica producción de este Calvaire, y también una elegancia y profesionalidad en la interpretación no del todo habituales en el panorama del black metal. El tempo es bastante estático, con un tremolo constante en las guitarras que ocasionalmente se abre a notas más largas en secciones que hacen la función de puente. En todas esas partes la pericia con la guitarra de Raido, la mente detrás de FERRITERIUM, es la principal protagonista, y da fe de la calidad que atesora este grupo. Buenos ejemplos de ello serían la segunda mitad de «L’apostasie«, tema que abre el disco, o las elaboradas melodías de «L’Opéra de Géhenne«, tercera y penúltima pista.

En definitiva, se puede afirmar que Calvaire es un muy buen trabajo que consolida a FERRITERIUM como una fuerza con voz propia en la nutrida escena del black francés pero que sufre de una cierta repetitividad que acaba lastrando la experiencia al cabo de varias escuchas. Teniendo en cuenta el bagaje de la banda y el excelente nivel técnico de Raido, es de esperar que en los próximos discos mantenga el listón igual de alto, pero sepa ofrecernos un producto más dinámico y ameno de escuchar. Como decía al principio de la crítica, vale la pena considerar todos los elementos que conforman el disco, y por ello quiero creer que, además, también sabrá ofrecernos una portada a la altura del diseño espectacular que podemos apreciar en este Calvaire.

Comparte: