FELLWARDEN (GBR) – Wreathed in Mourncloud, 2020

Enlaces:

Una de las cosas que pedí al cielo cuando se anunció un nuevo álbum de FEN fue el deseo de que incorporasen elementos nuevos en su música. Hasta entonces, la banda británica nunca se había salido de su efectiva pero anodina línea de black metal atmosférico, shoegaze y post-rock. El caso es que después de cinco discos de estudio digamos que el cuerpo me pedía frescor. Mandanga de la buena. Algo con lo que pudiese decir “vale, siguen siendo ellos, pero al menos se han atrevido a aportar algo nuevo a la mesa, y encima les ha salido bien”.

Parece que The Watcher, el líder del proyecto, estuviese haciendo honor a su pseudónimo y contemplase en la distancia mi grito de auxilio, porque justo eso es lo que hicieron en The dead light (2019), donde el uso de elementos progresivos como aliño a su ya habitual estilo les llevó, para mi gusto, a crear uno de los mejores discos de su carrera y destacar como banda de referencia en el panorama actual de black metal atmosférico.

El experimento les dio tan buen resultado que The Watcher sabía exactamente dónde mirar (valga la redundancia) cuando decidió ponerse manos a la obra con un nuevo álbum de FELLWARDEN, su proyecto paralelo. Y, como si del meme de Spiderman señalándose a sí mismo se tratase, The Watcher ha incorporado los mismos elementos de The dead light en Wreathed in Mourncloud, el nuevo álbum de FELLWARDEN. La historia se repite con otro éxito en el palmarés del londinense.

FELLWARDEN nace de la necesidad de llevar más allála faceta atmosférica de FEN, y es por eso que en Oathbearer (el álbum debut) se muestra una clara influencia de bandas como ALCEST, donde destaca sobre todo un ambiente melancólico, frío y etéreo, pero a la vez melódico y espiritual gracias al uso de teclados, instrumentación clásica y voces que van desde un registro limpio a sonidos más desgarradores. Wreathed in Mourncloud continúa el legado con el uso de esos mismos elementos, pero añadiendo punteos y sonidos un poco más progresivos, incluso recordándonos en algunos pasajes a bandas como ENSLAVED o PRIMORDIAL. Como decía, el mismo experimento que ya realizaron el año pasado con The dead light les ha vuelto a dar un buen resultado. De hecho, al igual que en estas bandas, FELLWARDEN hace especial hincapié en el folk autóctono de la zona, aportando así un contexto aún más rico.

Sin duda 2020 fue un buen año para este género gracias a los últimos lanzamientos de grupos como PAYSAGE D’HIVER, FLUISTERAARS, SADNESS, WINTERFYLLETH o AFSKY, pero FELLWARDEN tiene su puesto asegurado en el top gracias a Wreathed in Mourncloud. Un álbum completo y redondo que supone un paso adelante en el progreso de la banda y que demuestra que a este género aún le queda mucho que decir.

Comparte: