FATES WARNING (USA) – Theories of flight, 2016

Enlaces: Facebook Otro enlace

fateswarning01Ser el centro de atención está muy bien, todo el mundo está pendiente de ti y te alabará más que a nadie. Todo precioso, hasta que las cosas se tuercen y entonces tendrás todos los ojos escrutando cada paso, cada movimiento tuyo, pendientes de tu caída y analizando compulsivamente sus razones. La presión, por tanto, es máxima. Por eso, a veces, lo mejor es estar en un reservado segundo plano, haciendo tus cosas sin tanta presión, sin mil voces detrás tuya. Así hasta las cosas salen mejor. FATES WARNING siempre ha sido un grupo que ha permanecido durante sus treinta años de carrera bajo la sombra de otros. Ya estuvieron en su etapa con John Arch, eclipsados por el glam y el thrash de su país. Al igual que la mayoría de grupos de la escena power/speed americana, como METAL CHURCH, SANCTUARY o VICIOUS RUMOURS, que sacaban excelentes obras, pero no recibieron tanto foco mediático, y además en Europa fueron marginados por la propia escuela europea de power, mucho más popular, incluso a día de hoy.

Cuando explotaron su vena progresiva y sacaron su obra maestra, Parallels, en 1991, el metal progresivo tampoco era demasiado popular en Estados Unidos, el grunge se lo comía todo. Nunca tuvieron el tirón de unos DREAM THEATER, que pegarían el pelotazo al año siguiente con Images and words y siempre estuvieron bastante callados. A diferencia de QUEENSRYCHE, que también parieron óperas magnas en su día, no se metieron en peleas por nombres y riñas varias. Pero lo bueno, es que el grupo siempre se ha visto sin esa enorme presión para componer. Incluso cuando tuvieron casi un lustro de parón entre 2005 y 2010, no se le dio demasiado bombo. Lo positivo es que la banda de Jim Matheos, a día de hoy, no tiene un sólo borrón en su discografía. Si bien algunos discos son mejores que otros, no tienen un sólo álbum que baje del notable.

Sería muy pretencioso decir que es una de las mejores obras de su carrera, primero por lo establecido justo antes, que no hay un sólo disco que podamos considerar mediocre. Sí puedo decir que es uno de los más accesibles y pegadizos que han parido. De estos que incluso recomiendas a quién quiera meterse en el mundo de los de Hartford. Con respecto a Darkness in a different light, han cogido un enfoque ligeramente más suave. Su obra del 2013 tocaba el thrash y el groove en ocasiones, lo que nos recordaba a los tristemente desvanecidos NEVERMORE.

Siguen siendo progresivos, claro está, y siguen siendo duros, pero quizás no tanto. Y no es algo que vea negativo, de hecho es una obra bastante ligera y que entra a la primera, y más con cortes como «From the rooftops», que parece otra cosa con su inicio tranquilo, y que cuando vamos a dar el primer bostezo, a los dos minutos rompen el tema por completo y lo convierten en un trallazo con el que es imposible no alterarse, y por si fuera poco, cuenta con uno de los mejores estribillos que se han sacado jamás de la manga.

Como siempre, el trabajo instrumental es impecable, ninguno se luce más de lo necesario, y cuando lo hacen, tiemblan los cimientos de todo. Los norteamericanos son un grupo 100% funcional y en estado de gracia. Ray Alder, por ejemplo, siempre se mantiene en tonos cómodos, donde mejor se desenvuelve y más domina. No hace florituras que luego no puede trasladar al directo.

Si bien el tema mencionado antes, o el primer single, «Seven stars», sirven como auténticos pelotazos que te enganchan, no es lo único que esconde este Theories of flight. Caben también los cortes más puramente progresivos, véase «The light and the shade», muy marca de la casa, con esa intensidad que va acumulándose hasta estallar, para después volver a una calma posterior y finalizar la canción de manera amable. O «The ghosts of home», que casi ejerce como cierre de obra, dejando la intensidad en lo alto. Y digo casi porque el cierre le corresponde al tema homónimo, que supone el único punto negativo de la obra, y no por su calidad (aunque resulta ser una instrumental un tanto extraña) sino por su posición. Da la sensación de que es una transición a algo, y cuando acaba nos quedamos con cara de incredulidad. Yo habría intercambiado las dos últimas de posición para dejarnos con un mejor sabor de boca.

Pero por lo general, es un disco dinámico, algo menos agresivo que su predecesor, e incluso más digerible. Esta encarnación moderna de FATES WARNING puede que no nos esté ofreciendo ninguna obra maestra, pero me jugaría un brazo a que muchísimos grupos firmarían obras de este nivel y que encima entran a la primera.

firmabalbo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS