FALLS OF RAUROS (USA) – Patterns in mythology, 2019

Enlaces:

FALLS OF RAUROS es una de esas bandas que son ejemplo perfecto del black metal estadounidense que más me gusta. Mucha gente desconoce la escena negra metalera de allí, pero sin duda sería la primera banda que recomendaría a alguien que se interese por el black yankee. Desde que los descubrí gracias a las inagotables recomendaciones de Trevor Strnad de THE BLACK DAHLIA MURDER, con aquella superlativa “Awaiting the fire or flood that awakes it”, se han ido ganando un hueco entre mis bandas favoritas de black metal con aires folclóricos. 

Desde 2005 han editado tres demos, un compilado, un split junto a PANOPTICON y cinco elepés en total, contando este nuevo editado por Gilead Media. Patterns in mythology sigue la efervescente estela que ha ido dejando FALLS OF RAUROS tras de sí, pero evocando algunos aspectos que en otras obras no estaban tan acentuados.

Por supuesto, sigue siendo ese black metal con un sonido que me recuerda a las fotos en color sepia, crudo, bello y con cierto aspecto antiguo, un sonido que bien podría ser una de las señas de identidad de los de Portland. Otra de estas señas pudiera ser la voz. Sé que hay muchas voces de black metal que se parecen bastante entre sí y que igual la que escuchamos en FALLS OF RAUROS a la mayoría puede no parecerle algo especial, pero a mí sí. Ese tono a trote entre las frecuencias medias y las agudas, medio roto, suena demoledor, angustioso y lacerante, sin la necesidad de estar constantemente profiriendo alaridos rollo depresivo. A veces se puede sonar muy depresivo sin la necesidad de lanzar ese tipo de vocales que, si bien me gustan, a veces me cansan si se abusa de ellas. Encima, en una banda de black metal como FALLS OF RAUROS, que recurren tanto a pasajes melódicos y/o acústicos de guitarra, es necesario que la voz sepa cuando parar, dejando respirar a la instrumental, cosa en la que, por suerte para nosotros, no fallan.

En cuanto a la instrumental, no falla: black metal crudo, que tira de recursos un poco más actuales para enganchar riffs, para salir de los mismos y puentear antes de un solo, pero que cuando echan mano de esas melodías tan características en la banda, se forma un contraste brutal, ya que son melodías de las que cuentan historias y dibujan paisajes en la mente. A veces incluso suenan un poquito post black metaleros cuando emergen este tipo de melodías, pero es un leve flash

Además, tienen la habilidad de sonar atmosféricos sin necesidad de abusar de fondos de teclados o elementos por el estilo demasiado ornamentales. Les basta con muy poco para crear atmósfera, sensaciones gélidas y desesperanzadoras. Muy buen trabajo también en la percusión, jugando mucho con figuras de plato no tan habituales, siendo atrevidos con ritmos puestos en lugares donde cualquier otro hubiera tirado por lo fácil.

En resumen: una nueva maravilla auditiva creada por estos maestros, quienes no deberían de tardar en terminar de consolidarse en la escena. Sin duda lo merecen.

Comparte: