EXTREMITY (USA)- Coffin birth, 2018

Enlaces: Facebook

EXTREMITY es uno de esos grupos que la escena del death sigue buscando. Proveniente de California, la cuna del death metal, se encuentra formado por artistas de alto nivel como Aesop Dekker a la batería, Shelby Lermo a la voz y a la guitarra y Marissa Martínez-Hoadley (siendo este su primer trabajo como Marissa y no como Dan, su antiguo nombre) a la guitarra y a los coros también. Así, Marissa Martínez-Hoadley se convierte en la primera mujer transgénero de la escena del metal extremo.

La banda lanzó ya el año pasado su primer trabajo, un EP llamado Extremely fucking dead de unos cinco temas que ya nos dejó ver que esta banda prometía y que su público se merecía un álbum de larga duración. Así, este 2018 los tres californianos regresan con nada más y nada menos que ocho nuevas canciones cargadas de ese death old school tan característico que definían a bandas como los DEATH, por ejemplo.

Cofffin birth/A million witches” da inicio a Coffin birth con unos toques muy acertados de agresividad y velocidad, combinando así un death/thrash característico de los primeros años del death y consiguiendo de esta manera un excelente inicio para este nuevo trabajo. Esto se sigue viendo en los próximos temas, “Where evil dwells“, con tempos más lentos y pesados, o “Umbilibus”, contando con el estilo más thrash del disco y con una técnica vocal que abandona un poco más los guturales graves para dejar paso a una voz más old school en cuanto a death se refiere. Como hemos dicho, este trío sin duda es por el estilo que más se ha decantado para la composición de este CD, aunque podremos apreciar otro tipo de elementos como, por ejemplo, un tempo más lento en el tema “For want of a nail” y el cobro del protagonismo del thrash o los riffs y la voz con técnicas más melódicas, como se puede apreciar en “Like father like son“.

Para concluir con este nuevo CD, EXTREMITY nos presenta el tema “Misbegotten/Coffin death“, que viene unido a la primera canción, “Coffin birth/A million witches“, con un sonido acústico que va a dar paso a uno mucho más extremo, grave, distorsionado y agresivo, terminando de esta manera el nuevo trabajo de los californianos.

Coffin birth es, sin duda, uno de esos álbumes que es totalmente recomendable de escuchar, que contiene una serie de ingredientes que, uniéndolos de la manera que ellos lo han hecho, nos transportan de nuevo a las décadas de los años ochenta y noventa, junto con todos esos grupos que reventaban la escena en esa época. Ahora mismo no sabemos si el grupo pensará o se pondrá con nuevos proyectos en los próximos meses o años, pero sin duda estaremos esperando gustosos a que esto se dé. Hasta entonces, a disfrutar con Coffin birth.

Comparte:

COMENTARIOS