EXHORDER (USA) – Mourn the southern skies, 2019

Enlaces: Facebook

Este año esta resultando una verdadera sorpresa en cuanto a regresos de bandas veteranas con la denominada etiqueta de culto, la cual suele significar que en su época solo consiguieron sacar dos o tres discos de muy buena calidad, que pueden o no haber abierto nuevos caminos para nuevas bandas pero que no obtuvieron el reconocimiento y éxito que se merecían realmente. Desde entonces esas bandas seguían solo activas en directo viviendo de esos discos o están regresando ahora debido a que la escena está muy viva y las reclama. Ese es el caso de nuestros protagonistas de hoy, los legendarios EXHORDER.

Las vueltas de estos grupos al estudio después de tanto tiempo (en este caso veintisiete largos años) siempre son un arma de doble filo. Por un lado te alegras pero por otro rara vez cumple con las expectativas formadas y es solo una excusa para girar. ¿Es EXHORDER uno de esos casos? Si esperas algo parecido a Slaughter in the Vatican o The law, sí, te vas a decepcionar. No nos vamos a encontrar a esos EXHORDER asesinos. Lo que sí nos vamos a encontrar es a una banda en su salsa, que se adapta a los nuevos tiempos y que se mete en nuevos terrenos con éxito, todo eso a la vez que reivindica su pasado. Es agradable ver que no se han quedado encerrados en el pasado como otras bandas, aunque si así lo hubieran decidido pocos se lo hubiéramos reprochado realmente.

La versatilidad está presente en todo el trabajo. La prueba está en los registros de voz del cantante Kyle Thomas, dando lugar a su mejor actuación vocal, cosa que en anteriores discos de EXHORDER no se notaba, aunque a quien siga su carrera en otras bandas no le pillará de sorpresa. En el apartado instrumental también se nota versatilidad y eso beneficia al disco, debido en parte a los nuevos fichajes para esta nueva aventura, ya que se nota que son veteranos y que provienen de bandas similares o incluso algo diferentes, aunque quien se lleva la palma son Vinnie LaBella, único miembro original junto al cantante, y Marzi Montazeri, miembro que a mi juicio ha revitalizado a la banda y se ha ganado el puesto de permanente con creces; por algo se autodenomina el gran sacerdote de la distorsión.

Los terrenos nuevos mencionados se pueden ver en temas pesados y algo cargantes como “The arms of man” o el tema título “Mourn the southern skies”, que increíblemente se me antoja lo mejor del álbum. Es increíble ver como se mueven por terrenos inexplorados de manera tan magistral. Bandas como TROUBLE, CROBWAR y TEXAS HIPPIE COALITION se me vienen a la mente al escucharlo. El único guiño al pasado, que agradará a los fans de toda la vida de la banda, es “Ripping flesh”, puro éxtasis rompecervicales digno de sus discos clásicos y que funcionará estupendamente en los directos. Ojala hubieran colado algún que otro tema del mismo palo en el disco. Temas como “My time”, “Beware the wolf” o “Rumination” son otro guiño al pasado del grupo, pero se las arreglan para sonar actuales y algo más melódicos. Para que os hagáis una idea, me recuerdan al sonido que adoptó TESTAMENT en The formation of damnation en adelante pero sonando a EXHORDER en todo momento. La bajada de revoluciones en general es evidente, pero se han trabajado los temas a fondo para que funcionen. Buen ejemplo de ellos son lo medio tiempos “Asunder«, “Hallowed Sound” o la consistente además de rockera “All she wrote”, en las cuales el groove metal tiene más presencia, aunque si de groove hablamos ahí tenemos “Yesterday’s bones”, en la que las eternas comparaciones con PANTERA salen a relucir ahora más que nunca.

Mourn the Southern Skies es un disco competente y notable. Se ve que no han perdido facultades. Es un regreso que se puede celebrar y disfrutar a pesar de no llegar ni a parecerse a sus discos clásicos. Si no estás de acuerdo, no pasa nada, siempre te quedaran los discos clásicos y lo podrás ver con más facilidad en tu ciudad con la excusa de presentación de este disco. Todo el mundo gana.

Comparte:

COMENTARIOS