Estoy harto

Enlaces:

nevermore01

Lo recuerdo todavía muy bien, estaría a punto de cumplir veinte años, finales de 2010 o principios de 2011, y me enteré que uno de mis grupos favoritos, NEVERMORE, tocarían en España bajo la gira Power of Metal 2011 junto con SYMPHONY X, PSYCHOTIC WALTZ, MERCENARY y THAUROROD. El inconveniente principal era que dicha gira sólo pasaría por la Ciudad Condal. Una contra cuando provienes de Sevilla. Unas semanas más tarde, incapaz de encontrar compañeros de faenas, decidí no atreverme a pegarme la aventura. Fue entonces cuando dije una frase que, a la postre, resultaría funesta: «bueno, ya los veré en otra ocasión, que seguro que vienen más». En abril de 2011 se separaron.

A muy grosso modo se separaron porque la relación entre ellos era cada vez peor, no eran, ni mucho menos, una banda pequeña. Raro era el año que no giraban por América o Europa, sin un sólo bajón cualitativo de importancia en su discografía. En el fondo, por muy bien que subsistiesen (ya sabemos que en el heavy metal, salvo cuatro, con cubrir gastos ya te puedes dar con un canto en los dientes), era un grupo desgastado. A eso también influyó el gusto desmedido de ciertos miembros por las bebidas espirituosas, pero esa es otra historia.

Si una banda relativamente grande puede acabar desgastada, ¿qué no pasará en los grupos que son más underground aún? Lo que ocurre es que será más probable que sus miembros acaben por tirar la toalla por cuestiones más mundanas y aburridas que las peleas de egos, lanzamientos de botellas, puñetazos a mansalva, rayas en los baños y groupies en las camas de hotel, tal y como nos cuenta el imaginario popular sobre el rock y el estrellato.

dulcamara34Todo esto viene porque en las últimas semanas hemos encadenado las separaciones de DULCÁMARA, HORN OF THE RHINO y ATLAS LOSING GRIP. Dos de ellas nacionales, y la última procedente de Suecia, pero tenían en común su calidad, nadie la ponía en duda. Ninguno de ellos ha dicho los motivos exactos de la separación, pero a poco que uno lea entre líneas, y debido a que es una situación que probablemente ya hayas visto a pequeña (y local) escala con el grupo ese de tu colega tan cojonudo que ya no existe, la razón no es muy difícil de discernir: Están hasta la polla de todo, hablando mal y corriendo. La música, y más la underground, es una amante ingrata. Pide mucho tiempo, dinero, recursos, consume tus relaciones personales… y todo para conseguir unos resultados bastante escasos en comparación con el trabajo invertido. Algo que, como todo en esta vida, puede explicarse con Los Simpsons (y quién quiera entender la analogía, que así sea).

Más ejemplos: hace poco, CJ McMahon, vocalista de THY ART IS MURDER abandonaba el grupo, el cual no es que se esté quedando muertos de hambre en su barrio, precisamente. ¿Las razones? Quería casarse, tener una vida más tranquila y el grupo, por muy popular que sea en vuestros iPods, no da para comer. Por supuesto surgieron las voces que criticaron su decisión, diciéndole a McMahon qué debía de hacer con su vida, que ellos lo saben mejor. Pero eso ya lo dejaremos para otra ocasión.

Angela Gossow, en sus tiempos como vocalista de ARCH ENEMY, afirmó que apenas era una mileurista, a pesar de que pertenecía a una banda relativamente comercial en el mundillo. Para más inri, afirmaba que no podía coger un curro normal y corriente, porque ¿qué jefe va a contratarla con la de tiempo que debe pasar fuera entre giras y giras? Hoy día se dedica a ser únicamente la manager de la banda, al menos se ha quitado una de las dos tareas que desempeñaba en el grupo, aunque sospechamos que su situación económica no debe haber mejorado sustancialmente.

De todos estos casos se saca algo muy evidente: Las bandas se desintegran, en muchas ocasiones, aplastadas por las vicisitudes de la vida. Tal y como mencioné antes, el hacerse mayor, el aumento de las responsabilidades, la familia que crece, el trabajo, la falta de dinero, el cansancio de las giras (para quién tenga la suerte), se convierten en mercancías demasiado pesadas… Que un grupo como STAINED BLOOD, por ejemplo, esté celebrando sus diez años de existencia, o que ANGELUS APATRIDA se vayan de gira por Oceanía, son logros que hay que tener muy en cuenta.

La ya sabida sobresaturación de bandas elimina, en gran parte, que la calidad sea el filtro para pasar a la siguiente «fase». Grupos muy buenos hay de sobra, el decir que sólo las bandas buenas sobreviven y las malas se olvidan, es una gilipollez como una catedral, el juego va sobre estar en el momento y lugar adecuados. ¿Depende de suerte, tener buen ojo…? Si lo supiese no estaría aquí escribiendo. Pero es algo que ha existido siempre, sólo que Internet ha puesto la lupa sobre esta situación.

¿Cuantas bandas extintas, cuando estaban en activo, pasaban sin pena ni gloria, y sin embargo se consideran hoy de culto? Que se lo digan a más de la mitad de grupos de la escena death metalera finlandesa, que tocaban incluso en patios de colegio (tal cual). En el 92 nadie babeaba por DEMIGOD. Hoy día muchos pagaríamos (me incluyo, por supuesto) por verles tocar su Slumber of sullen eyes entero. Vete a saber si hubiesen existido hoy día, si habrían tenido la repercusión que merecían… o no. Debido a tanta competencia, puede que igualmente pasasen desapercibidos y la única diferencia es que nos enterásemos por su Facebook personal que lo dejaban.

En el caso de que estas bandas lleguen a reunirse, algo nada descabellado actualmente, hay hasta cierto componente hipócrita. Los veteranos del lugar recuerdan que cuando AT THE GATES fueron a Barcelona con su gira del Slaughter of the soul en el 96, en dicha sala había cuatro gatos. CARCASS en su día fueron odiados por muchos. Hoy día encabezan giras bestiales y eso que ya en su día giraron con otros monstruos como NAPALM DEATH o ENTOMBED. ¿Pero por qué estos no siguieron en aquella época? Mil razones pudo haber.

Nadie discute la importancia de discos como The erosion of sanity de GORGUTS actualmente, cuando, por entonces, lo habéis adivinado, eran los herejes del lugar. Prueba del enorme talento de los canadienses es que Luc Lemay incluso ganó el America’s Got Talent interpretando una versión de 27 minutos del himno de Canadá en un xilófono. Sí, tan increíble y raro como suena.

Más sangrante fue que CYNIC no sólo fueran apedreados por raros, (de nuevo, valorados demasiado tarde) sino además porque sus dos miembros principales, Paul Masvidal y Sean Reinert son homosexuales. El tour con CANNIBAL CORPSE en 1993 donde el público les abucheaba y tiraba botellas por dicho motivo, acabó con los ánimos del grupo. Por suerte ellos mismos reconocen que el público ha cambiado en ese sentido mucho y para bien. Sin embargo, el grupo se ha separado por disputas internas, que nada tienen que ver con retrógrados.

Más allá de las circunstancias hipócritas de la vida, no critico dichas reuniones porque, a muchos nos han dado la oportunidad de verlos, pues para cuando dichas agrupaciones se encontraban en sus tiempos mozos, gente como la que leéis ahora mismo, suficiente tenía con ir al cole a aprender a contar. De hecho, son las nuevas generaciones las que, en muchas ocasiones aprenden a apreciar lo que otros no quisieron hacer. La popularidad de AT THE GATES comenzó gracias a la NWOAHM, que a principios de los 2000 citaban a una olvidada banda como una de sus principales influencias. Nadie sabe qué mecanismos se activan para que un grupo consiga ese estatus que le permita resucitar de entre los muertos y disfrutar de una segunda juventud un poco más holgada.

Justin Broadrick acabó hastiado y agobiado con GODFLESH. Si era difícil mantener a un grupo de culto ygodflesh01 relativamente minoritario, la salida de su colega G.C.Green fue la gota que colmó el vaso. La muerte del grupo sólo le trajo depresión y muchas deudas por haber roto todos los compromisos que tenía la banda por entonces. Aunque pueda parecer un movimiento irresponsable, hay que ponerse en su piel, para entender hasta qué punto consume este negocio para acabar el que hasta entonces había sido el proyecto de su vida. Tom G. Warrior decidió disolver CELTIC FROST en el 87 después de que la furgoneta les dejase tirados en medio de la nada, en la gira de la considerada su obra maestra, el Into the pandemonium, incomprendido y vilipendiado. El bueno de Tom decidió que tragar tanta mierda por todo el esfuerzo creativo y físico que estaban haciendo no le salía a cuenta. Poco después reculó y salió ese Cold lake que, dicen, nació así por presión de la discográfica. En el 93 volvieron a tirar la toalla, y tras una reunión de siete años, CELTIC FROST retornó a la tumba en 2008, esta vez por peleas internas. Curiosamente Tom decía por entonces que al único que le importaba la separación de la banda era a el, pues Martin Eric Ain, su veterano compañero de batallas, era dueño de un restaurante. El grupo pues, era un hobby caro para este.

Hemos hablado de muchos casos de reunión, pero los que se van espantados, cansados y machacados por este mundillo y sin atisbos de volver, son muchos más. Todos con el recuerdo bonito por lo vivido, pero con la amargo sabor de boca de haber naufragado a pesar de haber remado con todas tus fuerzas. Y no quiero ni imaginar si alguno piensa «¿por qué fracasamos, si todos nos decían que éramos buenos?».

En definitiva, por cada MORBID ANGEL que triunfa, hay cuatro DEATH ANGEL. Grupos que serán mejores o peores, pero no han tenido el don de la oportunidad perfecta, sin que esto implique un menosprecio a los que sí estuvieron en el momento preciso, mas es todo lo contrario, hay que valorar lo jodido que es mantenerse, incluso habiendo sabido coger la cresta de la ola.

¿A donde voy a parar finalmente? Aunque suene drástico, esto no es un rollo sobre «apoya a tu escena». Esto va más allá, esto va sobre ir a ver a ese grupo que quieres escuchar sobre las tablas y vencer a la pereza, antes de que te enteres de que se han separado. Algo que, teniendo en cuenta lo minoritaria que es la música que nos gusta, en muchos casos, puede suceder perfectamente. Da igual que el grupo tenga talento, ganen dinero con su música, giren de manera asidua, puede pasar todo lo que he relatado. Suena radical, pero también lo es que estés perfectamente sano y te lleve un camión por delante nada más salir de casa. La vida misma. Si aunque les hayas apoyado, comprando merch, yendo a un concierto, se han separado igualmente, supongo que puedes quedarte con la conciencia tranquila de que al menos, hiciste tu parte, lo demás queda fuera de tu jurisdicción.

Pero en cualquier caso, aprovecha, porque quizás te arrepientas de no haber ido. Yo aún sigo pensando en que debí viajar a Barcelona.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS