ESSENCE OF DATUM (BLR) – Spellcrying machine, 2019

Enlaces:

Si de algo se le puede culpar a la discográfica Season of mist es de tener un ojo clínico a lo hora de escoger las bandas de su roster. La calidad está asegurada, ya sean grupos consolidados o más desconocidos. Y además de eso tiene un amplio abanico dentro del metal y podemos encontrar bandas de todo tipo dentro de la escena extrema. Bandas como CYNIC, 1349, BEYOND CREATION, FOSCOR, NE OBLIVISCARIS, ARCHSPIRE, WORMED, CANNABIS CORPSE, ESOTERIC, MISERY INDEX, SAOR, ABBATH, OBSIDIAN KINGDOM, SHAPE OF DISPAIR y un larguísimo etc forman parte del escandaloso y envidiable plantel de su equipo. Este año han fichado a los chicos de ESSENCE OF DATUM para aumentar un poquito más la ya de por sí excelente calidad de este sello discográfico.

Este trío bielorruso nos presentan su tercer LP Spellcrying machine, donde vamos a poder seguir disfrutando de su death metal técnico 100% instrumental adornado con pinceladas de otros estilos, que le dan al conjunto un matiz muy interesante y apetecible. Así pues, sobre una base de un death metal técnico que bebe mucho del último disco de DEATH y de su proyecto paralelo CONTROL DENIED, podemos ir encontrando partes más cañeras y black metaleras, como en el tema “Shikari algorithm” donde los trémolos y la velocidad se adueñan de gran parte del tema, pero siempre sin fagocitar la esencia del grupo. Más bien al contrario; se unen en perfecta armonía para crear unas canciones tremendamente interesantes y entretenidas que hacen que no eches en faltan en ningún momento de los siete temas a un cantante.

Todo esto de debe al gran hacer de los tres componentes del grupo, que demuestran un virtuosismo y control de sus respectivos instrumentos digno de mención. Y que no se me entienda mal. Cuando digo virtuosismo no me refiero a músicos pajilleros, que lo único que hacen es masturbar sus mástiles o aporrear los parches de su batería con extrema velocidad buscando únicamente su lucimiento personal y dejando en segundo plano las composiciones. Nada más lejos de la realidad. Aquí hay lucimiento, sí, pero lo que prima ante todo es crear buenos temas, que enganchen, que tengan una linea argumental y que te hagan disfrutar de las habilidades de los músicos, pero sobre todo que te hagan gozar de la canción.

Un aspecto que me ha llamado la atención es la repetición de varios riffs e ideas en varios de los temas. Pero siempre haciendo variaciones y modificaciones que hacen que según las implementen el tema adquiera un matiz muy diferente del anterior. Por ejemplo el riff central del tema “Pendulum” se repite sin pudor ni vergüenza al inicio de “Spellcryer” pero cambiando completamente la afinación y velocidad del mismo. Así pues, un riff más bien melódico y de cierto aire etéreo pasa a ser un riff black metalero y macarra que da paso a uno de los temas más cañeros del disco. De primeras podrías pensar que estos chicos manejan pocos recursos y aprovechan las buenas ideas que han tenido. Pero después de escuchar el disco entero esta idea es descartada rápidamente, ya que lo que hacen es dar una cohesión mayor al plástico y aunar unos temas con otros sin necesidad de letras.

Como ya he comentado, el trabajo instrumental por parte de los tres componentes es sobresaliente, pero me gustaría destacar un poco por encima del resto el trabajo realizado por el batería Pavlon Vilchitsky, ya que es una gozada escuchar cómo van jugando las dos guitarras haciendo trémolos y riffs y la batería de fondo marcándose un sinfín de fills, redobles de timbales, cajas y platos llenándolo todo y dando un juego espectacular. Una puta lástima que a veces en la vorágine de estos momentos el bajo quede en un segundo plano y se escuche un poco por debajo del resto de instrumentos.

Dicho esto, si sois amantes de los grupos instrumentales o del death metal técnico de altísima calidad, o amantes de la música metal en general, este disco hay que escucharlo sí o sí. Impresionante la cantidad de detallitos de otros estilos y lo bien que encajan en el conjunto para crear uno de los discos más interesantes en lo que llevamos de año.

Comparte: