ESCLAVITUD – Return to Eden, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

Si habíais escuchado cualquier cosa que los canarios ESCLAVITUD hubiesen hecho anteriormente, olvidaos completamente de ello antes de escuchar este Return to Eden. Cinco años han pasado ya desde que publicaran su anterior referencia discográfica, el aclamado Condenados al paraíso, y para empezar nos encontramos con un cambio de formación importante, ya que Adrián Lugo ha sido sustituido por el sueco-argentino Marc Quee (que en realidad se llama Marcelo Quiroga, pero dicho así… como que suena mucho mejor).

Y este cambio de vocalista ha acarreado otros dos cambios bastante más importantes: por un lado, las letras son en inglés, y por otro, la extensión de los temas es mucho más amplia, abrazando claramente el metal progresivo. Y es que escuchándoles se nota que han mamado bastante de los últimos discos de IRON MAIDEN o de grupos como QUEENSRYCHE (escuchad el estribillo y los coros del single “How I wish” y me comentáis).

Quizás los temas más respetuosos con el legado de ESCLAVITUD hasta el momento son el ya mencionado “How I wish” y “War to end all wars“, donde encontramos influencias progresivas pero en un tempo algo más acelerado que el resto del disco, pero principalmente lo podemos encontrar en “No more lies“, una suerte de hard rock con ritmillo.

Pero, como comentaba anteriormente, el común denominador de muchos de estos temas es un metal progresivo muy elegante donde el lucimiento individual de los músicos no es lo primordial, como en tantos y tantos grupos del estilo. No obstante, y como comentaba antes, este estilo se asemejaría a lo que practican IRON MAIDEN desde la vuelta de Bruce Dickinson y Adrian Smith, básicamente por los arpegios en los que se fundamentan temas como “To say goodbye“, que por momentos me recuerda también a alguno de los temas más oscuros de ICED EARTH -véase “Damien“-, las influencias bluesísticas de “Die for me” o la inicial “This time“. Por último nos encontramos con “Yes or no“, un tema algo más rítmico que los anteriores y la homónima “Return to Eden“, una epopeya de carácter épico que para mi es el tema más redondo del disco.

Tras cinco años de silencio, este Return to Eden supone una ruptura con todo lo que los tinerfeños habían hecho anteriormente. Y el resultado es más que satisfactorio, puesto que se nota que han crecido como músicos y, pese a ser un álbum de metal progresivo, no me ha resultado nada aburrido -tampoco soy muy fan del estilo, ¿vale? Los progfans podéis venir a criticarme con vuestros polirritmos y tal, que aquí os estaré esperando-. Y es que, en este país, hay muchas bandas influenciadas por los primeros discos de IRON MAIDEN, pero no hay tantas que se fijen en sus últimos lanzamientos, y sólo por eso ya habría que darle una oportunidad a ESCLAVITUD.

COMENTARIOS