ERDVE (LTU) – Savigaila, 2021

Enlaces:

– English version here –

Todo es más excesivo, violento y ruidoso. El volumen no está al 11, sino al 20. Los lituanos ERDVE sabían que la única manera de seguir presentes en el mapa y en las mentes del underground mundial, era superar la ferocidad de aquel Vaitojimas de 2018. Un ladrillazo en la cabeza que nadie esperaba. Admito cierto debate sobre si Vaitojimas era mejor o peor, pero las pruebas empíricas demuestran que Savigaila es una criatura más violenta, dejando la cuestión del gusto personal en un segundo plano. 

Ya el mezclar metalcore con sludge y black metal los ponía en una plataforma distinta a la de muchas otras bandas que toman el hardcore metalizado como punto de salida. Y con la tormenta de blast beats con la que arranca «Lavondemes» da la sensación que han querido jugar con las bandas de metalcore norteamericanas como JESUS PIECE o YEAR OF THE KNIFE en su propio terreno, por esa agresión sin paliativos que demuestran, sin demasiado espacio a otras emociones. La sentencia no podría ser más favorable: No solo podrían hacerse pasar por una banda cualquiera de Connecticut, sino que su ADN báltico sigue intacto. 

Cierto es que una producción «en-tu-cara», mucho más directa y saturada, no será de gusto de todo el mundo. Mientras que Vaitojimas incluso en los cortes más intensos dejaba cierto espacio para respirar, para apreciar detalles, aquí ante el diluvio de riffs y gritos, hay que prestar más atención a todo lo que hay por detrás, requiere más paciencia por nuestra parte. Y, aunque admito que cierta aura oscura en líneas generales se ha perdido por el camino, no menos cierto es que el enfoque sin miramientos de ERDVE, su tormento sónico, es irremediablemente atractivo. «¿Cómo de extremos podemos llegar a ser?». 

Ahí está el tracklist como prueba, de seis a once temas, todos más breves. Pero, con una gran paradoja. La que hace que ERDVE haya dado un pequeño paso adelante como grupo. Entiendo que, ante lo dicho, el mensaje que pueda quedar grabado es que los lituanos se han simplificado, y se han puesto a tocar metalcore a su manera, sin más. La contradicción está en que, a pesar de ese aparente giro, Savigaila tiene unos cuantos momentos bastante experimentales. «Votis«, el tercer corte de la obra y enteramente instrumental, parece meterse más en territorio post, noise (o como queramos llamarlo), similar a DAUGHTERS o a los reverenciados/odiados SWANS. Una ruptura muy temprana, y que supone un shock entre lo que llevamos oído hasta ahora (y lo que queda).

Una historia parecida podemos contar con «Pleura«. ¿Por qué introducir un suave interludio de dos minutos para hacer la experiencia más sencilla cuando podemos hacer algo de dark ambient y ser más hostil con todo el mundo?

Y ya para terminar de derribar expectativas, los lituanos deciden sacarse de la nada canciones mucho más amables, lejos de la saturación y suciedad que reina en el resto de Savigaila, como «Pragulos» y «Skilimas«, esta última compuesta al completo en piano. 

El exceso de ERDVE consiste en reducirlo todo a blancos y negros, en eliminar los puntos medios. O te damos una patada en la boca, o te tratamos (en muy contadas ocasiones) con amabilidad y respeto. Aunque haya una corriente dominante, los contrastes son extremos. Quizás ahí está ese ADN distintivo con respecto a otras agrupaciones similares, más allá del toque de black metal que continúa, aunque a menor escala. Una polarización del sonido, nada recomendable como actitud en el mundo real, pero que aquí resalta ambos lados. Aunque, insistimos, uno esté más representado que otro. Al final del día ERDVE no deja de ser una banda de hardcore. Pero ojalá todas las bandas supiesen avanzar así.

 

Comparte: