EPPING FOREST (PRT) – Lebabvoid, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Estamos en una época en que la música de cierta banda polaca, mundialmente conocida gracias a un notable trabajo lanzado el 2014 que despertó los elogios de unos y el rechazo de otros, se ha convertido en la referencia absoluta con la que comparar cualquier proyecto enmarcado en los términos vagos y poco definidos de death/black metal. Partiendo de esta premisa, es digno de apreciar el esfuerzo de un grupo que trate de cultivar ese sonido sin caer en los clichés habituales de ese estilo, y si a eso le añadimos una importante dosis de originalidad e inventiva en las canciones, podemos hacernos una idea aproximada de lo que nos ofrecen EPPING FOREST en este Lebabvoid.

Esa “dosis de originalidad”, que en el contexto de otro álbum más convencional podría referirse a sutiles matices en la mezcla o en la producción, salta a la vista en la primera escucha: tema tras tema, los portugueses rechazan frontalmente el encasillamiento incluso en su propio sonido y, aun manteniendo una notable coherencia a lo largo de todo el disco, logran sorprender con una variedad abrumadora de melodías, ritmos e incluso instrumentos. Voces cantadas que se alternan con las rasgadas en canciones como “Though-O-Matic – The pyramid and the exodus” o en “Affair – The curse and the heal”, el instrumento de viento (¿una trompeta? Pido disculpas por mi ignorancia en este campo) que aparece en esta última, la especie de xilófono que se escucha en “Foretoken – A mountain-gorges lullaby” (cuya parte cantada recuerda curiosamente al clásico tema de música electrónica “Blue Monday”), los sombríos e insólitos pasajes de piano repartidos a lo largo del álbum… La lista podría seguir, y es que Lebabvoid es una caja de sorpresas cuyo contenido es rico y variado.

La combinación de momentos disonantes, en la vena más death metal y agresiva, junto con las melodías que poco a poco se abren paso y que nos revelan pasajes majestuosos más cercanos al black, se ve favorecida por una producción potente y conseguida. Esta producción, además, enfatiza la intensidad que atesoran los distintos fragmentos de cada canción y los cohesiona con mucho acierto. A pesar de ello, es inevitable la sensación de que algunos aspectos del sonido no acaban de cuajar. La mezcla parece ligeramente sobreproducida, con un doble bombo demasiado seco que llega a resultar demasiado preponderante en algunas secciones, especialmente las más rápidas. También debe mencionarse que el bajo es difícilmente perceptible, lo cual es una verdadera lástima, ya que una mayor presencia de este instrumento habría ayudado a redondear los diferentes temas.

Es innegable que las melodías que hacen acto de presencia durante el disco beben de la manida temática de Sumeria/Babilonia/antiguas civilizaciones de Oriente medio, algo bastante común dentro de este estilo. No iba a ser para menos, teniendo en cuenta los grandes referentes que se mencionan al principio de este texto. La interesante portada, además, ya nos da buenos indicios de ello. Sin embargo, en este caso parece que, a nivel de las letras, le han dado una vuelta de tuerca adicional al combinar mitologías de distintas culturas ancestrales y elaborar a partir de ellas una historia completamente nueva. Curiosamente, el vocalista Azrael comenta en una entrevista que la idea detrás de Lebabvoid surgió mientras se volvía a leer el clásico de ciencia ficción Guía del autoestopista galáctico (The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, Douglas Adams, 1979), el cual, debido a un pasaje concreto, le hizo reflexionar sobre los paralelismos entre distintas civilizaciones antiguas, lo que nos puede dar una idea aproximada sobre la variedad que, en muchos aspectos, esconde este trabajo.

Como dato curioso, vale la pena mencionar el cover de la banda italiana de rock gótico CHANTS OF MALDOROR, “Cruel with us“, con el que se cierra el disco. Innova poco respecto al tema original, pero la distorsión y las voces coreadas le confieren un aire épico, que pega más con el tono general de Lebabvoid, y pone el broche al álbum de manera brillante.

COMENTARIOS