ENDEMISE (CAN) – Anathema, 2016

Enlaces: Facebook Otro enlace

endemise01Agrupados en 2005, los canadienses ENDEMISE regresan a las andadas con su tercer trabajo de larga duración, además de contar con tres EP y un single perteneciente a este Anathema, sobre el que hoy comentamos.

No había oído hablar nunca de esta formación, pero con la primera escucha de este trabajo, me he terminado de convencer que 2016 ha sido un año fructífero en lo que a descubrimientos musicales se refiere. En casi cuarenta minutos (la duración idónea para un LP) nos acometen corte tras corte con un oscuro y a veces épico black/death metal de corte sinfónico. Al igual que pasara con el Absence de MIST OF MISERY, han resultado ser discos del género extremo sinfónico que, aunque no sean una reinvención del estilo, han sabido jugar bien sus cartas, aportando algo de frescura entre tantas copias de copias.

La agresividad con la que afrontan este disco es digna de mención, ya que en conjunto con la constante sinfonía resulta un contraste soberbio, muy de mi agrado. Se echan de menos bandas de este rollo que no dejen todo el peso de la melodía a los teclados o samplers, ya que en esas ocasiones casi siempre acaban por resultar demasiado lineales o sosos. ENDEMISE presta atención a las guitarras, adornando de manera recíproca a los fondos orquestales; además, muchos de los recursos de los que tiran mano en lo que al death se refiere, son modernos, lo que aporta mucha versatilidad a las composiciones.

No sé si es porque el cantante actual es el ex de KILLITOROUS, pero me ha dado la sensación de discernir algún que otro destello más ‘deathcoreta’, ya que en los puntos más altos de sus agudos, hace referencia a los típicos screaming que tanto se usan en el deathcore.

Este tipo de voces, junto con la rapidez de bombos y la casi inevitable inclusión de blast beats ayuda, cómo no, a favorecer esa sensación de agresividad que comentaba hace unos renglones. «¡Pero si el metal extremo en general es agresivo!», pensará alguno al tiempo que se fuma un Bubbaloo y se rasca las liendres de la cabeza. Pues efectivamente y no. Todos sabemos que en general sí, el metal es música agresiva comparada con el pop o el rock, pero los que escuchamos metal o metal extremo a diario, sabemos que hay bandas más blanditas que otras y que muchas, por más que se esfuerzan en transmitir, no lo consiguen. Ya sea odio, agresividad, melancolía o euforia, muchas bandas se quedan simplemente en eso: bandas que hacen música metal.

También podemos disfrutar de melodías en este trabajo, como bien demuestran las líneas de guitarra en «Blackening» o en la propia «Anathema», pero no es todo melodía, sinfonía y agresividad, ya que la batería nos propone una buena variedad de ritmos, para que nuestros oídos no se saturen. Hay tiempo para las pausas, los medios tempos y, aunque en menor medida, algún que otro tímido pasaje instrumental.

Un disco variado, con buen sonido, muy buenas ideas y que deja las expectativas bastante altas de cara a futuras obras, las cuales espero ya con inquietud.

firmajabo

Comparte:

COMENTARIOS