Elisa C. Martin – Entrevista – 15/06/2018

Enlaces: Facebook Otro enlace

Hemos tenido el placer de acudir a la presentación en el VKaos de Madrid del libro Mi vida: de la delincuencia al heavy metal de Elisa C. Martín, actualmente vocalista de HAMKA y docente de canto en sus estudios Taller de Vox. Antes de la presentación, además de hablar con Elisa sobre sus proyectos de futuro y su visión de las nuevas generaciones en el metal, pudimos dar un repaso a temas tan importantes como la delincuencia, la homofobia o el machismo en el mundo de la música, que ya en su libro ponía sobre la palestra.

Subterráneo Webzine: Has venido a Madrid a presentar tu libro Mi vida: de la delincuencia al heavy metal. Ya pasaste por la Metal Academy, en Barcelona. ¿Vas a presentarlo en algún sitio más?

Elisa C. Martín: Lo que es la presentación oficial ha sido en la Metal Academy y aquí, en VKaos. Lo demás ha sido presentarlo en stands en ferias o cosas así, pero presentación como tal solo esas.

Subterráneo Webzine: Además del libro también estás promocionando el último disco de HAMKA, que salió el año pasado.

Elisa C. Martín: Sí, a finales. Está reciente. Seis meses lleva el disco en la calle.

Subterráneo Webzine: También he leído que estás planificando tu carrera en solitario.

Elisa C. Martín: Eso es de lo que más ganas tengo, ¿sabes? Todavía me faltaría por decirte que este verano voy a estar tres meses sin alumnos y sin hacer nada, centrada en escribir un método de canto que he diseñado yo, después de toda mi experiencia y de cómo veo yo que tiene que ser el canto. Eso quiero plasmarlo en un libro además de en mis de proyectos de música. A tomar por culo, o lo hago todo o no lo hago (risas).

Subterráneo Webzine: Bien, ¿y la parte de tu carrera musical en solitario va a encaminarse hacia lo que llevas haciendo toda la vida? ¿Seguirás en el power o va a ser algo totalmente distinto?

Elisa C. Martín: Totalmente distinto. Es que la movida está en que cuando yo estaba en FAIRYLAND, en 2002 o así, conocí a un chico que tenía diecisiete añitos que estaba estudiando batería y es el típico que va detrás de las bandas, ¿sabes? Que siempre hay un niño ahí detrás. Era este.

Este chaval se hizo mayor, estudió ocho años la batería y dijo “yo aquí no me como nada, esto es una mierda, me voy a Los Ángeles”. Se fue a Los Ángeles, allí conoció a una chica, se casó con ella y resultó que ella conocía a gente de MACHINE HEAD, de vecino tenía al de FEAR FACTORY o al de STONE SOUR, SLIPKNOT… y claro, le presentó a un circuito de gente que te cagas, y el tío también se sacó la carrera de técnico de sonido. Es uno de mis mejores amigos.

Y le dije “tío, yo quiero hacer esto” y me dijo “tú tranquila que yo te ayudo. Tengo un amigo que te va a tocar la guitarra”. Y el amigo es… no os lo puedo decir ahora (risas). Dijo “joder el amigo. Y tengo otro vecino… hostia, y no te preocupes, tú compón los temas y nosotros le damos una vuelta y yo en el estudio te lo hago todo”.

Está todo hecho en Los Ángeles. ¿Para qué voy a hacer un grupo de power metal si ya tengo HAMKA que lo hace? Entonces lo que he hecho ha sido un rollo más groove, más STONE SOUR o FIVE FINGER DEATH PUNCH, todo lo que es afinación grave, y la base es muy groove, muy (tararea, ndr.), pero las melodías… claro, no puedo evitarlo. Me voy a los estribillos de power metal. Entonces sin querer he hecho una mezcla muy rara, que cuando salga me gustaría que lo escucharas y que fuerais vosotros, sobre todo la gente de medios, que os pasan tantos discos por las manos, que vais a conciertos y tal, que me digáis dónde encasillarme porque no lo sabría decir. Power metal no es, porque no hay dos guitarras, un bajo y no es (tararea, ndr.), es (tararea algo diferente, ndr.) y yo ahí waaaaaaaah, es que no sé cómo decirlo.

Subterráneo Webzine: Suena una herencia noventera, desde luego.

Elisa C. Martín: Sí, es como un sonido totalmente americano hecho por unos chicos americanos, producido en los Ángeles, con todo ese sonido americanazo, AVENGED SEVENFOLD, pero luego con mi voz de mujer y melódica. Entonces parece que va a ser KILLSWITCH ENGAGE o SLIPKNOT pero no, ¿sabes? De repente entra una mujer pero que no es lírica.

Subterráneo Webzine: Una mezcla interesante, nueva, sin referentes porque no lo ha hecho nadie antes.

Elisa C. Martín: ¿Sabes eso que empieza un disco y lo empiezas a escuchar y dices “hostia, qué guapo“? Y luego entra el cantante y dices “vaya mierda”, o dices “¡hostia!” y es el cantante, no el cantante en sí, la melodía de esa canción, la que realmente lo hace waaaah. Por ejemplo, el último de ARCH ENEMY. Si le quitas esa voz ya sería otra cosa, ¿entiendes? Ese es el toque que le va a dar de diferencia a una base muy potente con unas melodías más power.

Subterráneo Webzine: Entonces al final tu proyecto es como una aportación que haces tú a otro rollo que estaba al otro lado del charco. Como si te apropiaras de algo que hay por allí para mezclarlo con lo que ya sabes hacer, ¿no?

Elisa C. Martín: Lo has clavado. Y sin haberlo ni querido. Ni lo he pensado. Nos hemos afinado grave, en drop C, y claro, si estás en drop C ya no estás en mi, ya no suena power. No suena bonito y transparente, suena gordo y pesado. Y eso es lo que voy a hacer.

Subterráneo Webzine: ¿Para cuándo vamos a ver qué es eso?

Elisa C. Martín: Pues mira, ya he estado en Francia grabando lo que es el videolyric, ahora a finales de agosto grabo el videoclip y el disco estará terminado por septiembre o una cosa así. Y tengo que hacer un promopack y empezar alguna discográfica y tal y si nadie me quiere pues me lo autoedito, me da igual, yo voy a sacar mi disco.

Subterráneo Webzine: Y todo eso vas a hacerlo mientras creas un método de canto (risas).

Elisa C. Martín: A tomar por culo (risas).

Subterráneo Webzine: De llevar toda una carrera de cantante y de haberte animado de repente a escribir ha sido todo a tope. Te pones a escribir, a hacer tu método de canto, a componer… al final todo gira en torno a la música, pero escribiendo. 

Elisa C. Martín: Es verdad, ahora que lo dices. A lo mejor ha sido por haber escrito este primer libro, que yo ni me lo había planteado. ¿Quién soy yo para escribir mi biografía? Ni que fuera yo aquí John Lennon. Me lo propusieron y tal, “tu vida ha sido muy interesante, ¿por qué no la cuentas? Además tienes tus fans, tienes tu público”. Dije “bueno, pues vale, voy a hacerlo”. Además que es un libro muy de motivación y todo eso. Como tengo muchos alumnos que son adolescentes, que les veo yo que se les va mucho la pelota, dije “mira, voy a escribir un libro, y como me admiran tanto, a ver si cogen la esencia del libro“. Por eso me animé a escribirlo. Y al hacerlo me di cuenta de que era muy complicado. Hacer una canción es difícil, pero escribir es mucho más. Yo no tengo ni puta idea de escribir, yo he escrito como he podido. Pero me ha gustado la experiencia. Entonces claro, cuando tienes mucha experiencia dando clases y siendo cantante y tienes tantas cosas que decir… Por ejemplo yo veo un cantante y enseguida le digo “mira, no hagas esto, porque en cinco años te vas a hacer polvo, o te pasa esto”. En seguida, tengo esa capacidad ya de verlo. Por eso he ideado mi propio método de enseñanza. Cómo creo yo, cómo veo yo el canto y cómo se debería enseñar, y qué tres partes debería tener el canto, que no solo es la voz, también la mente y cuidarte el cuerpo. Entonces como lo tengo todo en mi mente es como… voy a sacarlo, ¿cómo? Coño, escribiendo. Como ya he escrito uno… (risas).

Subterráneo Webzine: O sea, que vas a hacer un nuevo rollo musical fuera de lo común y vas a hacer un método de canto fuera de lo común.

Elisa C. Martín: Sí, es verdad, pero sin darme cuenta. No es en plan “voy a hacer algo nuevo”. Pero es que veo que todo el mundo, todos los profesores de canto, hacen lo mismo y yo veo que hay cosas que faltan, aunque estén bien hechas.

La técnica vocal está muy bien, ya está, perfecto, ¿pero y los bloqueos por miedo? ¿Y el pánico escénico? ¿Y el cuidarte el cuerpo para salir al escenario y estar fuerte? ¿Y a todas esas cosas por qué no le dais la importancia que requieren? Luego esa persona se va a ir de gira y va a tener unas carencias muy grandes por mucha técnica vocal que tenga. Tiene que saber otro tipo de  cosas que son muy importantes.

Y luego ya otras cosas a nivel de músico como grabar en un estudio, tips para hacer una buena grabación, para no ponerte nervioso, la importancia de un coach vocal, que no le damos importancia en este país, un montón de cosas. Ah, y no te he dicho que voy a empezar mi canal de Youtube también. Claro, hay que estar a todas.

Subterráneo Webzine: Bien, aprovechando las veinticuatro horas del día. ¿Cómo te planteas eso del canal?

Elisa C. Martín: Con constancia y haciendo un poco cada día. Es importante que lo que haces te guste. No puedes dedicarte a algo que no te guste, porque si no esta pasión… te tiras veinticuatro horas trabajando pero es que no estás trabajando. Y luego también tengo la suerte de que mi novia económicamente y mentalmente y todo me apoya. Y “tú tranquila, ¿qué necesitas? ¿Tres meses? Pues tres meses”.

Quiero volver y volver de verdad, ¿sabes? De decir “soy Elisa, yo he sido alguien aquí, he dejado mi legado. Llevo trece discos a la espalda, llevo siete años sin cantar y quiero volver y demostrar que sí se puede“. Aunque tengas cuarenta y seis años, da igual, puedes empezar. ¿Por qué no? Esto es metal, no tenemos que tener el cuerpo ideal; si no, lo llevamos claro para ser una Britney Spears o algo de esto.

Subterráneo Webzine: Precisamente por eso que dices de tener cuarenta y seis años y un legado que aún no ha terminado, ¿por qué hacer una biografía? Aparte de porque surgiese la oportunidad, no es que tengas ochenta años, tienes cuarenta y seis años, estás en activo, ¿qué es lo que querías dar con este libro, qué querías dejar a la gente?

Elisa C. Martín: Te lo digo de verdad, en cuanto me conoces un poco sabes que soy una persona súper de corazón. Antes pasaba de todo, era muy fría. Con los años cambias, y tienes chicos a tu cargo… y miras atrás y piensas, “si volviera atrás como McFly cambiaría esto, esto lo haría de esta manera…” y entonces te entran esas ganas de ayudar. Yo quiero ayudar y, si puedo, que alguien se lea el libro y que sepa que me ha pasado esto, y que he sido lesbiana en un mundo muy complicado donde me hacían lo que ahora se conoce como bullying, que antes no sabíamos ni lo que era… Te decían bollera, marimacho… todo el tiempo.

Yo he hecho muchísimas cosas, que en el libro lo cuento, y he salido de todo eso. Lo que quiero dejar patente es que si tú realmente quieres, puedes hacerlo, y que al fin y al cabo vuelves a tu esencia. Pasas unos años malos pero si tú eres una buena persona eso te llama. No puedes estar fingiendo un papel. Yo soy una buena persona y yo no voy por la vida pegando a la gente como he hecho, robando, drogándome. ¿Quién es esa persona? No es Elisa. Entonces de repente abres los ojos y vuelves a quien eres tú. Y yo quiero decirle eso sobre todo a los adolescentes. Y algunos padres que también se lean el libro, que mucha culpa tienen. Y eso lo haré en el canal de Youtube, les diré “este es un vídeo para los padres, ponédmelos, se van a cagar”. No, en serio, tienen mucha culpa. Muchas veces no se dan cuenta de que la están cagando con los hijos. Yo tengo alumnos que vienen y me cuentan cada cosa que digo “madre mía…”.

Subterráneo Webzine: Al tenerte como una persona cercana, te cuentan cosas mucho más allá de la música; se va a lo personal, ¿no? De ahí el enfoque más íntimo del libro, de hablar de tu vida y dar una lección que al fin y al cabo le sirva a alguien para no cometer errores que hayas cometido tú.

Elisa C. Martín: Lo has explicado perfectamente. A algunos alumnos les digo “ven, siéntate ahí, anda, hoy no vamos a hacer clase”. Y se sientan ahí, lloran… como si fuera una coach o un psicólogo, igual, esa persona no avanza nunca si no le quitas esos bloqueos, si no le ayudas, si no le dices que estás con ella. Y muchas veces son los padres los que les presionan. “Esto está mal”, “vaya canción de mierda que has grabado”… Y ellos entonces están tensos diciendo “es que tengo que grabar bien porque si no a mis padres no les va a gustar y tal”. ¿Cómo vas a enseñar a una persona técnica vocal si pasa eso? Primero tienes que decirle que no está sola.

O si no la típica que es lesbiana y no sabe qué hacer y te viene a clase de canto hecha una mierda. Las clases de canto ya se convierten en un “algo más”. Por eso el libro también. Y todos mis alumnos lo tienen. Y hay algunos que me han dicho que les ha cambiado la vida, que están viendo otro rollo. Con todo lo que he pasado, si he podido salir de ahí, pues ¿por qué tú no?

Subterráneo Webzine: Lo de Youtube no lo esperaba, pero te iba a hablar de internet. En el libro comentas varias veces que en ciertas épocas no tenías internet, y veo necesaria la aclaración ahora sobre todo sabiendo que va a llegar a chavales y chavalas jóvenes para los que las cosas ni remotamente van a haber sido iguales que para ti. Ahora mismo estás grabando con gente de Francia, con gente de Estados Unidos, vas a hacer un canal de Youtube para dar difusión, estás difundiendo tu libro, tu música, todo, por internet. ¿Qué crees que ha aportado internet a la música aparte de  difusión y promoción de la música? ¿Qué ha quitado?

Elisa C. Martín: Una cosa que ha dado es sobre todo cercanía. El poder trabajar por ejemplo con gente de Siria como estoy haciendo ahora, también con alguien de Australia… Imagínate: Siria y Australia. ¿Cómo coño ibas a hacer eso sin internet? Tú ahora te pasas los archivos por ahí, haces un Skype o cualquier historia y lo tienes ahí. Para esto es muy bueno.

Algo malo que le veo es que ya no se venden discos. Intentar vender un disco es una cosa muy chunga, pero por otro lado la visibilidad tan grande, por ejemplo en Youtube. Puedes abrir tu canal, hay gente que tiene millones de suscriptores o que te han sacado de ahí, rollo Pablo Alborán, que le pillaron ahí tocando y se ha hecho su carrera. Yo no soy una persona que piensa que internet es una mierda, no, al contrario, ojalá lo hubiese tenido en su momento. Es cierto que podíamos vivir de los discos y ahora no. Pero bueno, se puede vivir de otras cosas.

Subterráneo Webzine: En cuanto a promoción es una herramienta que es una locura, pero ¿crees que es más efectiva cualquier cosa que puedas hacer por internet que el episodio que comentas en el libro con Mariano García, de ir a ver a alguien a la salida de la radio e ir a darle una y otra vez tu maqueta?

Elisa C. Martín: ¡Qué coñazo!

Subterráneo Webzine: Porque eso es algo que hoy en día no veo posible que ocurra y me parece que… coño, le tienes que dar una oportunidad a alguien que hace algo así, tienes que hacer algo con esa persona.

Elisa C. Martín: Estaba hasta los cojones ya el hombre, y diría “a ver, voy a ponerla en la radio“… Pero es que no eras nadie si no sonabas en la radio. Es como cuando le dices a tu abuela “abuela, que yo soy famosa”, y te dice “¿pero qué vas a ser famosa? Si tú no sales en la tele”. Antiguamente te tenía que poner El Pirata, el Mariano García, el Muniesa y el Mariskal, si no estabas ahí… Entonces tú pensabas y decías “¿cómo puedo hacer yo para promocionarme?” Digo… claro, como me vea una peli en la que llevan las maquetas ahí que voy. Y dije, “pues yo voy a hacer lo mismo” (risas).

Yo hoy no creo que los chavales tengan ese espíritu porque tampoco han crecido con ello. No tienen “necesidad”. Ahora, yo lo haría. Te lo juro, ¿eh? Yo me cogería ahora mismo una maqueta y me iría a Nuclear Blast y diría “Hola, soy Elisa”. (risas) ¿Y esta colgada aquí desde España? ¿Te imaginas? (risas). Pues yo lo hago, espérate tú que no lo haga. Es que los chavales, ¿cómo van a hacer eso? Yo creo que no se les pasa por la cabeza.

Subterráneo Webzine: ¿Cómo ves que lo viven ahora los chavales? Ya no el promocionarte de esa forma tan agresiva sino tener la ilusión de ahorrar para la revista del mes, de ahorrar para un disco, de toda la filia del metal hacia los discos, el coleccionismo… ¿Se sigue viviendo con la misma pasión o se ha perdido?

Elisa C. Martín: Hay un salto generacional desde los catorce a los diecinueve y luego de ahí a los que tienen treinta años, que son jóvenes. Piensan totalmente diferente. Los más pequeños piensan que como no estés en Youtube… Youtube es la nueva televisión. Como no tengas tu canal de Youtube, tengas no sé cuantísimos seguidores, no sé cuantísimos seguidores en Instagram, en Facebook…  Que digo yo, es mejor tener mil o quinientos fans verdaderos que realmente te van a comprar y te van a ir a ver que no tener ahí 125000 para que luego vayas a un concierto y haya… ¿cuarenta personas? Os estáis engañando a vosotros mismos.

Los pequeños piensan esto, han crecido con las redes sociales y piensan eso, que tienes que tener millones de seguidores y canal de Youtube. Y lo del disco físico ni lo tienen en la cabeza como ilusión.

Ahora bien, saltas de ahí a la gente de treinta años y es una ilusión que te cagas, están mirando ahí a ver si salen en vinilo incluso, estamos hablando ya de hacer tiradas en vinilo, vamos a ir a esta radio y a dejarles allí en mano… Luisma de SOLDURIOS me ha dado una bolsa y me ha dejado para que le dé CDs al chaval de VKaos, para que lo deje ahí y ponga sus cosas y tal. Es diferente totalmente. Los pequeños vienen con otra mentalidad.

Subterráneo Webzine: ¿Dirías que es una mentalidad al final para hacer música para otras personas que les sigan, que les admiren…? No para sí mismos.

Elisa C. Martín: Sí, sí, es como la meta. El fin para ellos es tener muchos seguidores, muchos fans. No piensan en el bareto, ir a tocar como antes, ir plantando semillitas… Y no tienen nada de paciencia. A lo mejor están dos años y me viene un chaval con diecinueve años diciendo que dónde va él ya. ¿Con diecinueve años? ¿Me lo estás diciendo en serio? Que yo de los doce hasta los veintisiete no grabé ningún disco. Grababa maquetas. ¿En dos años vas a tirar la toalla? “Es que Justin Bieber empezó con diez”. ¿Pero qué me estás contando? Imagínate cómo están creciendo. Es una pena, porque se pegan unas hostias… Incluso gente buena buena lo puede llegar a dejar porque si en cinco años no han hecho nada…  Son cinco años, uf, que me he matao, cinco años.

Subterráneo Webzine: ¿Entonces ya no hay niñas de doce años escapándose a cantar a la otra punta de Madrid?

Elisa C. Martín: Vestidas de portero (risas). Es que yo también… Era diferente. Eso de estar en la calle y en el parque se ha perdido.

Subterráneo Webzine: Claro, si tienes a Justin Bieber o Pablo Alborán como referentes, prisa, ganas de que la gente te siga y te diga que lo haces bien pero no tienes el tiempo de hacer algo bien, no tienes esa paciencia. ¿Qué clase de gente es la que puede hacer eso? ¿Puede hacerlo alguien humilde sin muchos medios, de barrio, de parque?

Elisa C. Martín: ¡Es que encima hacen covers! Haz tus propias canciones. Vale, le quieres dar tu toque, pero es que esa canción no es tuya. Ponte a estudiar guitarra o piano o lo que sea y compón una canción tú como hacía Pablo Alborán. Sé creativo.

Antes en una banda nos juntábamos todos y hacíamos las canciones, o venía uno de casa y traía una canción. Vale, sí, hacíamos covers, pero era lo de menos, lo que queríamos era tocar cuantas menos covers mejor, para que  escucharan nuestra música. Ahora no, ahora todo el mundo está haciendo covers. ¿El Pellek ese tan famoso? ¿Cuántos suscriptores tiene ese pavo? ¿Millones? No lo sé,  ese tío que si esponsorizando que si no sé qué, a costa de los covers de los demás. Eh, que a mí me gusta, no te voy a decir que no. Es un talento bueno, el tío rehace los temas, pero tío, haz un tema tuyo, ¿no? Creo que tocó en un grupo.

¿Tú te crees que pueden tener la mentalidad de estar cinco años haciendo un canal de Youtube para tener 100000 suscriptores o 500000? Se creen que haciendo eso ya van a ser Dulceida. Eso es lo que piensan los más pequeños. Luego los más mayores tenemos los pies en el suelo.

Subterráneo Webzine: Los más mayores, los que nos hemos juntado en el parque escuchando música, “yo llevo este disco”, “yo llevo este otro”, lo escucho, la litrona, las pipas…

Elisa C. Martín: Exactamente.

Subterráneo Webzine: Ese rollo tú lo viviste en Carabanchel.

Elisa C. Martín: Y tanto.

Subterráneo Webzine: Ahora estamos en Vallecas. 

Elisa C. Martín: Es lo mismo.

Subterráneo Webzine: Son dos sitios con una identidad de barrio muy propia. Eso es algo que con el tema de la gentrificación, expandir el centro, los pisos de turismo… lleva a que los parques como contexto de reunión, como sitio en el que descubrir o incluso crear música vayan perdiéndose. Y con lo que me cuentas de Youtube lo veo aún más condenado a perderse del todo. Si además le sumamos la admiración a gente que tiene medios como mejores cámaras, más dinero, fama… cosas que una chica de barrio no va a tener normalmente, ¿dirías que el metal se ha vuelto algo para gente rica? No para gente de barrio que se junta a escuchar música, a disfrutar la música sin más.

Elisa C. Martín: ¿Tú crees? Lo de la gente rica no lo entiendo bien. Youtube lo veo como algo para divulgar, que es lo que me gustaría a mí.

Subterráneo Webzine: Claro, pero es una divulgación monetizada cuando hay muchos seguidores. ¿Para qué irme con mis colegas, que no son nadie, al parque, cuando puedo yo  por mí mismo triunfarme la admiración de otra gente? Es apuntar en direcciones muy distintas de la música como tal. De currártelo, del esfuerzo, de buscarte tus propias ideas a buscar gustar a la gente.

Elisa C. Martín: Mira, el único novio que tenía yo era súper heavy, él traía el loro y todos llegábamos con unas bolsas llenas de cintas. Y ahí él me dijo una vez “¿quién se atreve a venir a escuchar un grupo nuevo que ha sacado canciones con más de siete minutos?”. Ese grupo nuevo era METALLICA. Y otro día otro traía otro nuevo disco, nos juntábamos los domingos e íbamos a comprar cintas. Eso ahora no lo hay.

Mis alumnos, y seguro que la tónica general en todos los lados es que se van a casa de no sé quién, que ya tiene el home studio preparado cual trapero, a grabar covers y a hacer el gilipollas para subirlo a Youtube; ya no van a parques a descubrir a grupos nuevos. Ellos cogen y dicen “hostia, la canción de Eurovisión que hace cinco segundos que ha salido, vamos a hacer el cover de eso porque así seguro que tenemos un montón de seguidores“. No piensan en hacer lo que dices tú, algo del corazón, o escuchar grupos que han salido nuevos… Estos no te escuchan un disco entero. Escuchan canciones, una de aquí, una de allá… Y dices “joder, macho, ¿qué cultura musical es esta?” Yo no sé si así van a triunfar. Sin constancia, sin humildad, sin trabajo, sin paciencia… tú no vas a conseguir nada. ¿Vas a grabar una cover y te van a llamar? Porque ya eres Dulceida, ¿no? Y luego todos intentan imitar. Si todos somos diferentes porque somos únicos, no imites para ser único. Yo hablo mogollón y de hablar tanto la cagas y dices gilipolleces. Pero yo soy así. Yo no quiero parecerme a Doro, que para mí es lo más. Quiero parecerme en cuanto a su trayectoria, que me flipa, que ha seguido año tras año y que es lo más.

Subterráneo Webzine: Admiración, no copia.

Elisa C. Martín: Exacto. Pero no quiero parecerme a ella en hacer los mismos movimientos, mirar qué hace aquí para hacerlo yo también… Es que es lo que hace la gente. Hay cuatro, los demás son imitaciones. Entonces eso se ha perdido y a mí me da mucha penilla. Eso molaba, “eh, tio, baja un poco la radio”. Uno con LOS CHICHOS, otro con los heavies… (risas). Ahora, olvídate.

Subterráneo Webzine: ¿Y dónde está el metal ahora si no está en los parques?

Elisa C. Martín: Hostia puta. ¿Dónde está el metal? Joe, lo has clavado. Ahora hay muchos niños que veo que les empieza a gustar el metal de los 80. Tengo alumnos de veinte años que están descubriendo el Kill ‘em all, los primeros de MEGADETH… y son como trve metal. Pero qué bonito, ¿dónde está el metal ahora? En la calle no.

Subterráneo Webzine: Lo que dices me hace pensar en la pérdida de la originalidad, porque no buscas lo que se te ocurra a ti desde el no saber, buscas saberlo todo, hacerlo bien y llevarlo a cabo sin un toque propio. No desde lo que comentas en el libro de ser perfeccionista, exigente, ese tipo de valores, que imagino que es algo que también intentas trasladar a tus alumnos.

Elisa C. Martín: Claro. Sobre todo que sean muy honestos con ellos, muy verdaderos. Que no intentes hacer nada de “voy a hacer el estilo tal” sino que tú toques y a ver qué te sale. Porque eso a lo mejor es innovador. Pero claro, escuchas tanto AVENGED SEVENFOLD que quieres hacer lo mismo que ellos. A lo mejor te sale otra rueda de acordes, otros tempos… y a lo mejor eso es lo que mola y lo estás capando. Deja que fluya. Es lo que pienso yo.

Yo tengo fe, yo creo que la nueva generación lo vais a hacer que te cagas, ya verás.

Subterráneo Webzine: ¡Veremos! De la nueva generación y del futuro no sé si se verá de otra forma el título de tu libro, De la delincuencia al heavy metal, porque tú hablas de una delincuencia típica, lo que se entiende normalmente: robo, violencia… Pero ahora estamos en una época de raperos con penas de cárcel, Evaristo con multas, hace unos años ya a S.A. les cancelaron en Madrid… ¿Cómo ves el tema de la aplicación de la delincuencia al mundo de la música? ¿En un futuro todas las personas que se dediquen al metal se van a poder llamar delincuentes por tocar?

Elisa C. Martín: La movida es la siguiente. Por ejemplo, cuando me han invitado a backstages de música electrónica ahí he visto mal rollo; peleas, drogas a tutiplén, peña desmayada, ambulancias… Pero he visto cosas que en mi puta vida he visto en un Donnington Park del 86. Ahora mismo tú te vas a ver a un grupo heavy y no veo nada de violencia, ni a la policía haciendo redadas. Ojo, a lo mejor tengo una visión sesgada.

No veo que el heavy sea violencia, ni creo que nos vean así, quizás a lo mejor los carcas de la hostia, pero creo que ya todo el mundo lleva tatuajes, gracias a Dios. Porque cuando yo fui a Londres ahí veías a todo el mundo lleno de tatuajes y tú cuando venías a España con un tatuaje eras poco más que una carcelera. Estábamos muy atrasados, ya no se va asociando. Yo no lo veo así.

Subterráneo Webzine: No me refiero a ese atraso de considerar el metal y lo que se asocia con él como algo normal, sino considerar como delito la música, sobre todo las letras del metal, punk, rock.

Elisa C. Martín: ¿Eso es algo político?

Subterráneo Webzine: Es político en cuanto a que se legisle para penar eso. Si se hace una ley que impone una pena de prisión por temas artísticos, o se censuran conciertos como les pasó a S.A. en Madrid.

Elisa C. Martín: ¿Pero quién? ¿Los del PP? Pero es que esos son unos carcas. Yo espero que no sea así. Espero que sean los resquicios de un franquismo dando sus últimos coletazos.

Subterráneo Webzine: Si pudieras decirle a quien haga esas leyes qué diferencia hay entre la delincuencia que viviste tú y los valores que tenías entonces y los que te dio la música y lo que has aprendido y vivido gracias a ella, ¿qué le dirías? ¿Qué diferencia hay entre música y delincuencia?

Elisa C. Martín: Pues mira, yo le diría “léete mi libro” (risas). Porque está clarísimo que fue la música la que me salvó de la delincuencia. Porque si la música fuese como la delincuencia yo ahora seguramente estaría muerta, presa o no sé. Realmente la música, sobre todo la música heavy, que nos une esa pasión de sabernos todos los grupos, los años… es algo que une. Si vas en el metro y ves a un heavy dices “eh, debuti”, no tienes miedo. Es uno de los tuyos. A lo mejor lo ve el otro y dice “hostia”, pero eso creo que se está perdiendo. Ahora mismo me da más mal rollo alguien así engominado…

Subterráneo Webzine: Con traje, ¿verdad? (risas).

Elisa C. Martín: ¡Sí!

Subterráneo Webzine: Siguiendo con la delincuencia, en el libro narras un episodio espantoso de un delito de odio cometido por un fan que te tiró tus discos al suelo y empezó a insultarte por ser lesbiana. Ahí estaríamos hablando de separar una artista que te gusta, de la que tienes sus discos… de alguien cuyo modo de vida rechazas de pleno. ¿Qué separación ves tú entre el artista y la obra? ¿Es importante diferenciar?

Elisa C. Martín: Te voy a hablar como fan de otras personas y me voy a mojar. Por ejemplo EMINEM me gustaba mucho, pero empecé a leer algunas letras y a decir “¿pero de qué vas, tío?”. Cuando lo oigo no puedo resistir el flow, pero luego… O estos que han sido acusados de violación. Cosas que tienen que ver con las mujeres o con crueldad hacia los animales, no puedo aguantarlas. Entonces, te gusta esa banda pero si hacen algo realmente espantoso a mí se me coloca una barrera, te lo digo de verdad. A lo mejor el fan este era tope de homófobo y mira, se le colocó la barrera. Pero claro, estamos poniendo el mismo baremo a alguien que daña a una chica o que es cruel con animales con una persona que ama a otra persona. No está en el mismo baremo. Pero bueno, que lo puedo llegar a entender.

Como fan, si es algo fuerte, lo miro de otra manera. ¿Debería ser así? No lo sé, quizás sería mejor que no supiésemos demasiado de la vida personal de los artistas que nos gustan. También pasa con actores que te encantan, luego sale una noticia de Bill Cosby y piensas, “¿pero y este mierdas? No voy a ver una puta película suya en su vida“. O la ves pensando “mira el mierdas este”.  O cuando ves a Tom Cruise, y piensas “este es el de la cienciología”.

¿Que tú quieres ser cienciólogo? Vale. Ahora, si has matado o has violado, matado o pegado a una mujer, como Michael Jordan. Lo ves como persona y ya no como artista. No voy a dejar de ir al cine a ver una película de Leonardo DiCaprio que es mi actor favorito porque haya violado a lo mejor a una chica. Pero ya no lo vería como lo veía antes en mi cabeza, como una persona admirable, ¿sabes?

Subterráneo Webzine: En el cine creo que no sería igual, porque por ejemplo si tú haces una letra necesariamente vas a dejar algo de ti ahí, vas a poner algo en lo que crees en la música en la que hagas. Un actor en cambio recibe un guión y lo ejecuta. No como ejecutora, sino como creadora, ahí estás dejando algo. No sé si ahí le ves más importancia, menos, o si a ti como creadora al fin y al cabo no te interesa llegar a gente homófoba y te da lo mismo.

Elisa C. Martín: Claro, en realidad canto para las personas a las que les guste. Es algo que también intento trasladar a mis alumnos y es que tú no le vas a gustar a todo el mundo. Ni Dios le gusta a todo el mundo, hay ateos, imagínate, tú no eres Dios. Entonces tú canta para las personas a las que tú les gustas. Entonces, si a esa persona a la que cantas no le gustan los homosexuales probablemente no le gustes tú. Tú ya ahí estás para mostrarte o no mostrarte. Yo he elegido mostrarme, y a quien no le guste, que no me escuche, ya está. Yo prefiero en esta época de mi vida buscar la autenticidad y la verdad. Por eso prefiero cinco personas que vengan esta tarde y que realmente quieran estar ahí que cien personas que estén ahí y que no sirva para nada.

Subterráneo Webzine: Hay una cosa que no puedes al final elegir mostrar o no y es que eres una mujer. Pero veo en el libro un machismo muy del día a día, un padre violento, un novio que no considera infidelidad que estés con una chica, y sobre todo me decepcionó que con DARK MOOR una productora no os quiso porque cantaba una chica.

Elisa C. Martín: Sí.

Subterráneo Webzine: Ahí está la incoherencia máxima de decir que un grupo te gusta tal y como es pero que pese a eso no quieres que haya una mujer al frente.

Elisa C. Martín: Cuando fichamos por Arise, sí, fue gracioso, porque me llamaron ellos y no sabían que yo era la cantante. Y me dijeron que fichaban al grupo pero tenían que echar a la chica. Les dije que la chica era yo mientras me aguantaba las lágrimas. Se disculparon, me explicaron que pensaban que yo iba a ablandar el grupo y que como era algo nuevo, power metal con una tía al frente que no cantaba lírico… HELLOWEEN, ANGRA, RHAPSODY… esto no va a cuajar. Y sí cuajó, sí. Al final luego me llamaron.

Subterráneo Webzine: Pero te llamaron porque la banda entera se plantó y dijisteis que tú no te ibas. Igual que con tu padre, te plantaste y le paraste los pies, con tu novio igual. ¿Crees que el hecho de plantarse en esas situaciones va dejando algo en el camino? ¿Ves un cambio en cuanto a ser mujer en el tema del metal?

Elisa C. Martín: Sí, lo veo, y para bien, y me alegro muchísimo. Siempre lo cuento, y hace poquito estuve en unas charlas sobre homosexualidad en el heavy metal. Se hicieron aquí en Madrid en un círculo de Podemos. La chica de MEGARA dijo que nunca había sentido que se le pusieran trabas por ser bisexual, Steffi de IN MUTE también decía que a ella la habían tratado siempre con normalidad… y pensé “joder, me alegro mucho”, porque eso significa que las cosas han cambiado, porque yo en mi época… En mi época te habrías enterado de lo que es ser mujer y lesbiana dentro del heavy metal.

Subterráneo Webzine: ¿Pero crees que no ocurre esa diferencia o que la normalizamos?

Elisa C. Martín: A mí lo que me jode es el female fronted band. ¿Y dónde está el male fronted band? Es acojonante, pero bueno, ya nos meteríamos en el feminismo. Pero yo creo que está normalizado y se está aceptando.

Subterráneo Webzine: Me refiero a que está normalizado el sentido de que te digan que una chica no pueda estar en el power y tú pienses en todos los grupos con chicos y creas que claro, que no, chicas ahí no, lo normal es que haya chicos. Normalizas estar fuera. Normalizas estar en un concierto y que te baboseen, que vayas a dar un concierto y te pregunten si eres la del merchan… ese tipo de cosas que normalizamos las chicas. ¿Crees que esas situaciones son del pasado?

Elisa C. Martín: Creo que ocurre, pero en menor medida, por eso esas chicas no lo notan. No cogen, entran en el grupo y dicen, ¿eres la del merchan? No, entras, dices que eres la cantante y ya está. Antes era un poco raro, te miraban así… no era normal. Eras la novia del músico, la del merchan, la de las entradas… como muchísimo una teclista.

Subterráneo Webzine: Para terminar, antes mencionabas a Doro. Ahora mismo te van a tomar en serio por la edad, porque ya te pasaste por el forro la barrera de tener doce años, pero hay otra por encima. Alrededor de los cincuenta las mujeres desaparecemos ya no de la música sino, como tónica general, del mundo de las artes…

Elisa C. Martín: Ni que con cincuenta años tuviésemos un pie en la muerte, no me jodas.

Subterráneo Webzine: ¿Ves alguna barrera ahí que vayas a superar también?

Elisa C. Martín: Sinceramente, cuando estás con los alumnos y tienen catorce o quince y te dicen que eres vieja, se burlan de que vayas a sacar un disco… “¿a dónde va esta a sacar un disco?”. O si no, me tienen como si fuese su amiga, me preguntan la edad y cuando les digo que tengo cuarenta y seis me dicen ”venga, pero si mi madre tiene treinta y ocho, ¿cómo vas a tener cuarenta y seis?”. No lo asocian. Entonces espero que no tenga que superar nada. Pero yo voy a tope. Yo lo hago, me dicen Elisa la guerrera, será por algo.

Subterráneo Webzine: ¿Te queda algo por añadir?

Elisa C. Martín: Me enrollo mucho, perdonadme. Veo un micro y no paro.

Comparte:

COMENTARIOS