Elisa C. Martin e Iván Allué presentan sus libros en Metal Academy – Barcelona – 18/05/18

Enlaces: Facebook

Tras unos meses de letargo y recogimiento, un viernes del pasado mes de mayo a la tarde decidí salir de mi cueva para dirigirme a un evento fuera de lo normal dentro del mundo del metal. Acostumbrada a escribir sobre los conciertos a los que voy o trabajos musicales, esta vez me apetecía empezar la temporada con algo diferente.

Desde Metal Academy School of Music, en Barcelona, nos había llegado la invitación para asistir a la presentación, por parte de sus autores, de dos libros con una interesante propuesta para leer qué se cuece en un mundo que me queda muy cercano.

Por cierto, habéis leído bien, la Metal Academy School of Music. Es grato escuchar y comprobar que, en la ciudad de Barcelona, el pasado verano se inauguró la primera escuela de música dedicada al metal y hard rock. Esta escuela es el proyecto creado por dos personas, María y Carlos, llenas de energía e ilusión, que iba a conocer esa misma tarde. Con ellas pude compartir su entusiasmo por hacer que las nuevas generaciones encuentren donde formarse musicalmente en el estilo que más les guste. ¡Ay, si te hubiera conocido antes!

Al llegar a la escuela me encontré con todo tipo de público, caras conocidas y otras no tanto. Los allí presentes teníamos ganas de dialogar y escuchar lo que tenían que decir sobre sus libros. Aunque tengan diferente planteamiento se articulan alrededor de un mismo tema, la parte más femenina del metal y cómo nos hemos llegado a sentir muchas en un mundo con mayoría de presencia masculina.

En la sala más grande de la escuela, y sentados a la mesa habilitada para la ocasión, estaban los protagonistas de esa tarde. Con un aire cercano y distendido pudimos ver a dos personas que viven con intensidad el “mundillo” musical y sobretodo el del metal. Por una lado estaba Elisa C. Martin, conocida por formar parte de bandas como DARK MOOR, DREAMAKER, FAIRYLAND o HAMKA e incluso, en la actualidad, también es profesora de canto en su estudio Taller de Vox.

Junto a ella se encontraba Iván Allué, periodista especializado en música metal, que tras cursar la carrera de comunicación audiovisual empezó a colaborar en webs del mundo musical como metalcry.com o themetalcircus.com. Con ganas de escribir de manera más extensa, no tardó mucho en lanzarse a la aventura de redactar libros. Publicó, en el 2013, Sangtraït: Vint anys emprenyant els veïns, con Quarentena Ediciones, y en 2016 se autoeditó a través de Amazon Rob Zombie: El renegado del diablo.

Tras la presentación por parte de María, una de las dos mentes creadoras de la Metal Academy, Iván fue el encargado de abrir la sesión y, junto a Elisa, se inició una interesante conversación. Ella venia a presentarnos su libro Mi vida. De la delicuencia al heavy metal , publicado por El Garaje Ediciones en 2018. Elisa nos explicó cómo Mariano Muniesa, quien finalmente firma el prólogo de su libro, la llamó para hacer una mesa redonda sobre la cultura y allí coincidió con un conocido político que le hizo reflexionar sobre cómo no se había planteado escribir un libro que hablara con franqueza de la homosexualidad en el mundo del metal.

Por su parte, Ivan en septiembre del año pasado publicó su tercer  libro, titulado Mujeres, rock & heavy metal… ¿Quién dijo sexo débil? , editado por Milenio. Venía con él bajo el brazo para explicarnos todas y cada una de las sensaciones que había tenido al escribirlo. Realizar más de cincuenta entrevistas a mujeres del mundo del rock y el metal le ha servido para conocer de cerca cómo es y se siente una mujer en un mundo lleno de hombres.

Iván nos habló sobre el privilegio que le supuso tener como ayuda a Silvia Martínez García, investigadora y autora del libro Enganxats al heavy: cultura, música i transgressió  (Pagès editors, 1999), basado en su tesis doctoral El heavy metal a Barcelona: aproximació a l’estudi d’una música popular (1997). Ella le guió en el proceso de creación y escribió el prólogo del mismo para darle el mejor punto de partida a su trabajo.

Por su parte, Elisa nos comentó que la idea del libro fue tomando forma en su cabeza y se decidió a ello con la intención de hablar de su experiencia vital no solo en su papel de cantante sino como persona que se ha desarrollado en una sociedad con unos comportamientos bastante anticuados y demasiado sabor a “masculinidad”.

En sus clases de canto se veía muchas veces -quién no lo ha vivido en el mundo de la docencia- explicando “batallitas” a sus alumnos, por lo que pensó que si hacía un libro con ellas así podía evitar la tortura sistemática de sus pupilos. Nos habló de lo difíciles que fueron los años 80 y los problemas para encontrar banda ya que muchas buscaban componentes masculinos. Por suerte, aunque sigan existiendo diferencias, se ha mejorado mucho en los últimos años y hay mucha más presencia femenina en el metal.

Iván llegó a comentar que, en su opinión, hombres y mujeres somos diferentes pero que esas diferencias no deben separarnos ni clasificarnos; todo lo contrario, han de servir para complementarnos. Entre los presentes algunos discreparon y añadieron que, tal vez, las diferencias de fuerza física que se aprecian no son más que fruto de haber considerado a las mujeres como el famoso “sexo débil”. Lo que sí nos quedaba claro es que Iván quiso conocer de primera mano cómo viven esas “diferencias” cincuenta mujeres que se dedican al metal. Quería investigar sobre la imagen, opinión y trato que se tiene de la mujer en el mundo del metal.

También hablamos de la necesidad de conocer el trabajo que hacen las mujeres en el metal no vinculado a ser las componentes de una banda. Hay mujeres que trabajan en este “mundillo” ejerciendo de redactoras, fotógrafas, mánagers, roadies… con un gran papel y sus propias experiencias. Nos preguntaron sobre cómo nos sentimos, las allí presentes, en el mundo del metal y algunas dimos nuestra opinión.

Dialogamos sobre las diferentes situaciones en las que nos encontramos demasiado a menudo. “Mis compañeros de banda actual no, pero algún roce sí que he tenido. Sobre todo, en mi caso, cuando digo que soy bajista me quieren enseñar a tocar. Las mujeres parece que tengan que estar constantemente demostrando lo que saben hacer. Un chico que es bajista me hizo enseñarle los dedos para ver si tenía callos”. nos dijo una de las compañeras músicas allí presentes.

Elisa se cuestionaba cuál podía ser el motivo de que haya más mujeres cantando que tocando, por ejemplo, la batería. Piensa que es una cuestión de cultura y cómo nos han hecho crecer a las mujeres en nuestra sociedad. “Parece que las niñas han de hacer canto o piano para que sean más femeninas“, nos dijo. Algunas defendimos que esta situación está cambiando, las mujeres empiezan a desempeñar otros roles en las bandas actuales. Aunque falta mucho por hacer todavía.

Hablamos sobre la utilización de las mujeres como elemento decorativo en muchas bandas y cómo algunas bandas conocidas internacionalmente se plantean escoger un componente femenino u otro según su belleza, no por su nivel, carisma y profesionalidad. Incluso nos relató la anécdota de cuando a ella misma, por teléfono, un sello discográfico les comentó que a DARK MOOR le iría mejor si no tuvieran a “esa cantante”. Las risas que se pegó cuando le dijo que estaba hablando con ” esa cantante” fueron tremendas.

Aunque parecía que la tarde podía acabar con un discurso poco positivo pudimos comprobar que hay un halo de esperanza y que se está produciendo un cambio en toda esta situación tan absurda. Fue grato compartir tiempo y reflexiones con otras personas implicadas en el mundo de la música y que están preocupadas por solucionar los problemas que producen una falta de educación en igualdad y valores desde la más tierna infancia.

La igualdad de género es una asignatura pendiente en nuestra sociedad. Podemos llegar a conseguirla si todos ponemos de nuestra parte. Ese mismo día unas cuantas personas, con las conversaciones y los libros presentados, ya pusimos nuestro pequeño grano de arena. Os recomiendo utilizar algunas horas de este verano para leer las respectivas obras de Elisa C. Martin e Ivan Allué para reflexionar sobre cómo vais a empezar a cambiar el futuro.

Comparte:

COMENTARIOS