ELDORADO – Karma generator, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube

eldorado22Si uno tuviera su primera toma de contacto con ELDORADO con la versión inglesa de Karma generator (Babylonia haze, 2015), sin duda ubicaría el disco en la primera mitad de la década de los 70. Más en concreto, apostaría por la publicación del álbum en 1971 o 1972, en los años de la eclosión del rock duro de unos DEEP PURPLE o LED ZEPPELIN (influencias obvias de los madrileños), tras la cicatrización del rock psicodélico y progresivo de finales de los 60.

Es ahí donde nace, y se mueve, musicalmente una banda que sigue apostando fuerte, en este nuevo disco, por el hard rock de raíces setenteras, de influencias ya citadas antes (a las que hay que sumar la de sus coetáneos WOLFMOTHER, entre otros), y que, tras el movido disco anterior (Paranormal radio, 2012) vuelven, en cierto modo, a los tempos más pausados de su álbum debut (Eldorado, 2009).

Tras escuchar Karma generator, he de decir que la mejor noticia no es esa (aunque yo siempre preferí el cd homónimo al Paranormal), sino que ELDORADO siguen siendo ELDORADO. En nada les ha afectado la salida de su anterior baterista y el fichaje  a finales de 2013 de Christian Giardino (sí, el hijo de Walter Giardino, guitarrista de RATA BLANCA), porque los vértices del triángulo que sostiene cada uno de sus discos es el formado por la labor vocal de Jesús Trujillo (aplastante personalidad la suya), el excelente trabajo zeppeliano de las guitarras y ese órgano Hammond siempre presente en casi todas composiciones.

Tampoco les ha afectado la incertidumbre de conseguir el dinero suficiente para sacar el disco mediante el proceso de crowdfunding. 285 fans, procedentes de 10 países diferentes, apoyaron a la banda y contribuyeron con 13500 euros, costeando la grabación y postgrabación del álbum, el cual se lanzó hace muy pocos días: el 20 de febrero.

Volviendo a Karma generator, y retomando la idea de esa mayor similitud de éste con Eldorado (2009), nos ofrece un trabajo con menos temas agresivos que Paranormal radio (2012). Aunque, contradictoriamente, uno de sus mejores temas es el inicial y movido  “Hipernova” (quizás el más radiable y comercial), por el contrario Karma generator es de más medios tiempos o canciones más pausadas. De hecho, abundan más composiciones herederas de “La casa de las 7 chimeneas”, como “Luciérnagas” (de toques instrumentales medievales) o “La flor de la envidia”, así como canciones más lentas (“Mutaciones” o “Resurrección ahora”, con la inclusión de flauta travesera).

El corte que aúna las distintas corrientes (agresividad y parsimonia) quizás sea la joya oculta del disco, una composición de más de 11 minutos llamada como el disco, “Karma generator”, que integra una primera parte pausada, psicodélica y progresiva con una segunda mitad más potente y hardrockera. Una conjunción entre el álbum homónimo y el Paranormal radio que mira hacia adelante, y que muestra la faceta más atrevida, osada y arriesgada, a la vez que virtuosa, de los madrileños. Me gustaría que en su siguiente disco profundizaran un poco más en este tipo de composiciones. Ya se verá…

Antes he hecho mención a los vértices que soportan la estructura musical de ELDORADO. En Karma generator no cambian. Por un lado, el trabajo vocal de Jesús Trujillo vuelve a ser, una vez más, fantástico. Aparte de transmitir perfectamente el mensaje de cada canción, sigue siendo uno de los sellos más perdurables e identificables de la banda. Por otro, ese milagro o manifestación constante de la figura de Jon Lord con el sonido del órgano Hammond (paradigmáticos “Gente diablo” y “No me encontrarán”). Y por último, el excelente trabajo a las guitarras, que podría ser también homenaje en cierta forma a Andrew Stockdale, pues suenan muy stoner (pienso en “Quiero verte libre” o en el muy bien estructurado “Puedes decir adiós”).

El resultado salta a la vista. ELDORADO sigue siendo ELDORADO, lo cual, insisto, es la mejor de las noticias. Más maduros, más técnicos e incluso –quizás por ello- más atrevidos. Vuelven a viajar a la década dorada de la música (’65-’75), como antes lo hicieron otras bandas españolas (pienso en HUSEIN JOHNSON o KAYSER SOZÉ) pero, una vez más, a un nivel superior. Muy buen disco, sí señor.

 

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS