ELBERETH – Itzalitako Izarren Lurraldea, 2012

Enlaces: MySpace

Que el País Vasco acoge un manjar de bandas con una calidad envidiable es algo que ni el más despistado de nuestro género se atrevería a poner en duda. ELBERETH son un engendro metalero que ya conocemos por trabajos anteriores como Gaueko Ilargia (2007) y Arimak Pizturik Dirau (2009). Una maquinaria a punto que podría reclamar el hueco que le corresponde en la primera línea nacional sin ningún tipo de resquemor ni timidez, siendo consciente de que el nivel de su música trepa por las pendientes de cualquier otra banda de reconocido nombre.

No sé si me entiendes; hazte con este Itzalitako Izarren Lurraldea y nos vemos en la sala común de urgencias esperando nuestro collarín.

Curiosamente, este álbum reúne todas las condiciones metálicas que me vuelven absolutamente loco. El artwork impresiona, no dejando muy claro lo que vamos a encontrar en el plástico. Tardé, exactamente, un minuto y cinco segundos sumado al tiempo que tardó el lector de dc’s en leer el mismo y descubrir que estoy ante una obra de las que dejan huella… Aquellas que acumulan críticas positivas, colapsan las ondas en las radios y cuentan por miles sus visitas en Youtube. 

Pero no es así, o al menos no lo percibí. A lo que me vengo a referir es, que quizás cegado por mi ignorancia o por la fastidiosa casualidad de no toparme con el nombre de ELBERETH, no descubrí a esta banda hasta que me plantearon el proyecto y la posibilidad de someter el trabajo a crítica. Quizás también cuento esto motivado por el pensamiento irrevocable que en este instante tengo; éstos merecen jugar en primera división. Así que no me enrollo más…

Desde la acertada ”Sentimena” hasta la efímera ”Arima Askea” se suceden 10 cortes, incluídos los nombrados, de puro Heavy / Thrash Metal. Al menos así les etiqueto… De todas maneras, se puede calificar sin dar lugar a error como ”Metal de la hostia”. Eso está mejor.

Egin Bedi Nire Nahia” se presenta firmemente con unas guitarras sosteniendo un riff potente y dificultoso, que para nada se acomodan cuando Iker Manso irrumpe con una voz bruta y violenta. Después, la canción desvía sus pretensiones y te regala pasajes melódicos puramente heavy’s para volver a darte otro golpe en la cara con la contundencia mostrada anteriormente. El combo rítmico de diez. 

Los mismos argumentos acogidos por ”Desioen Kartzela” pero dotando las primeras instancias y algunos que otros momentos de la canción con aires muy Black. Guitarras contundentes y densas, enfatizadas con un bombo incesante y la voz desgañitada del frontman. ¡Quiero más!.

Heriotzaren Begirada” y  ”Ametsen Erreinua” se hacen eco de sus antecesores y vuelven a dar la estocada con otros dos cortes de vértigo en el que vuelven a batir en una misma coctelera influencias dispares entre sí, pero que te sirven un cóctel con riff’s más cercanos a los sonidos modernos que vuelven a meterse entre pieles propias del heavy metal clásico, que ofrecen patrones rítmicos lentos y pesados y que vuelven a quemar la púa en pasajes nuevamente black metaleros. 

Así se suceden también ”Aurrez Aurre”, haciendo gala de una música cuidada y de altura. ”Elbereth” se presenta más melódica siendo esta quizás  el punto más sentimental del disco… Pero es un espejismo, nuestros queridísimos vascos vuelven a distorsionar sus guitarras y darnos una lección de cómo se debe riffear. ¡Espera! En ésta no hay voz… Y tuvo que terminar el corte para darme cuenta de ello. En fin. Así se hace.

La homónima del disco arranca sin concesión dejándome K.O. en los diez primeros segundos. De ésta no diré más que lo siguiente: reúne todas las condiciones básicas y necesarias para confeccionar un tema de verdadero metal, capaz de hacer resucitar a los muertos y de crujir una a una cada vértebra del metalhead. Siguiente, por favor.

Garai Illunak” supone la última canción en sí de este magnífico Itzalitako Izarren Lurraldea. Juegan con el acústico sentimentalón en las primeras instancias del tema, como un niño inquieto e impaciente que se aburre de cualquier juguete en cuestión de segundos, y de seguida pasan a hacer lo que mejor saben hacer. Riff, doble pedal, blast beat, ritmos cabalgantes, voces acertadas… En fin, ninguna pega.

Y ”Arima Askea” nos dice adiós con un corte de cuarenta y tres segundos, siendo éste, el punto más bruto y bestia del disco. Una buena manera de despedirse… Sí señor.

Todo esto avalado por una producción correcta, que sin pecar en sobrecargas ni sobreproducción no llega a ser brillante, pero que sí denota naturalidad, empeño y profesionalidad. En alguna ocasión, eché de menos ese solo propio despachado con la velocidad de Felix Baumgartner cayendo desde las estrellas… Pero entiendo que tampoco es necesario, y lejos de excederse el grupo prefiere empastar los temas, interludios y pasajes y así ofrecer canciones perfectas en estructura, sin tonterías sobrantes.

Quizás, no os cause la misma sensación que me causó a mí (o quizás sí), pero durante esta hora de viaje con ELBERETH me he dedicado a escribir ni más ni menos que lo que sentía conforme los temas se iban sucediendo. A fin de cuentas, es una banda que se planta con un disco bajo el brazo interpretado en su lengua, con un manjar de riff’s, baterías, bajos y voces que engancharán tanto al fan de los IRON MAIDEN, pasando por MEGADETH y llegando hasta incluso a los seguidores de tendencias tan distintivas como el Black o el Death. Conforme escuchas tema a tema este Itzalitako Izarren Lurraldea, es como si te estuviesen diciendo: ”Así hacemos música, si te gusta bien y si no… Pues también”. 

Yo, sin más, les recomiendo fervientemente esta obra (y más si necesitas una masterclass sobre como crear y empastar riff’s auténticamente metaleros).

En fin… Enhorabuena a ELBERETH por su trabajo y nada… que… ¡Qué buenos son, joder!

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS