El mundo de las bandas (III)

Enlaces:

Hola de nuevo, ya estamos otra vez aquí dando la brasa con el tema de las bandas que circulan por ahí.

En el artículo anterior la cosa tomó un cariz ético y filosófico que el presente no abandonará.  Aunque empezaremos con un punto que es más bien mundano como es el hecho de la primera vez que llegas a un grupo que ya está formado o está formándose.

  1. Las pruebas

 A lo largo de estos años metido en bandas, he asistido a muchas pruebas para ingresar en un grupo. Las odio con todo mi corazón. En general son asquerosas por muchos motivos.

pruebas01Recuerdo una ocasión en la que un grupo de metal progresivo me pasó una maqueta para que me la preparase, también me dijeron que me mirase el tema Pull me under de DREAM THEATER. Bueno, aquella maqueta no estaba mal, pero los temas eran realmente complicados de estructura, había que estudiar duro para sabérselos bien y me costó un gran esfuerzo preparármelos (y cantar el Pull me under no es moco de pavo). La cuestión es que lo hice, me lo preparé y fui a la prueba.

Cuando llegué allí y empezamos a tocar los temas, resulta que desde la maqueta los habían cambiado en algunos detalles de partes y tal, con lo cual lo que me había estudiado no me servía de nada. Ellos los tocaron un par de veces y tuve que cantar encima como Dio me dio a entender, un desastre vamos, porque es realmente difícil aprenderse una canción con compases de amalgama y con estructuras poco habituales a la primera de cambio.

Y por fin le llegó el turno al Pull me under, me lo había estado preparando a conciencia en parte porque es un tema que me encanta, y en parte porque quería hacerlo bien. Sorpresa la mía cuando me dicen que no se la saben, (el batería sí, que era con quien había hablado), pero que el batería y el bajista se saben el Take the time de DREAM THEATER. Así que empezaron a tocarlo. Si alguno conoce el tema, en seguida se dará cuenta que sin habérselo estudiado y sólo con bajo y batería es muy difícil hacerlo, aparte de que, me parece un tema bastante más difícil que Pull me under.

Conclusión, hice lo que pude. Por supuesto, no me volvieron a llamar ni para decirme que no me cogían. Aquello fue hace muchos años ya, y me afectó, llevaba varias pruebas bastante malas y aquella terminó de vencerme. Dejé de cantar durante varios años y bueno, como no puedo dejar la música, estuve experimentando con otras ramas e instrumentos.

El mayor problema de las pruebas no eres tú sino la banda, depende de ella el proporcionar el clima adecuado para hacértelo pasar bien. Una prueba es una toma de contacto y debería ser algo amigable, no una oposición del Ministerio de Justicia. Sé que una gran parte de músicos que andan por ahí, se han desviado de su camino por este motivo. Hay gente muy buena que se queda en su casa, por cosas como esta.

Si valoramos la música, deberíamos de valorar a los músicos, y mucho más nosotros que pertenecemos a ese mundo.

 

  1. El estilo

 Sé perfectamente que lo que voy a decir aquí es en extremo conflictivo, pero lo diré de todos modos, y el que me lea debe entenderlo como lo que es, es decir, mi opinión. Como ya he dicho antes, en este mundo hay cabida para todos (no como en los poblados de ese lejano oeste de los western) y lo que digo no debería ser un problema, aunque en muchas ocasiones lo es.

El estilo es algo muy personal y es algo que se desarrolla en el músico como los músculos o cualquier otra parte del cuerpo. Pienso que limitar tu crecimiento es como poner calzado de inferior talla a los pies de una futura geisha. ¿Por qué limitarnos a una sola cosa?

estilos01

Imaginémonos que la música fuese comida. Por mucho que me gusten los macarrones, no voy a estar comiendo macarrones toda mi vida. Con lo que me gusta el jamón, la sepia, los pimientos, anchoas, etc…

Pienso que por motivos comerciales que están muy vinculados a la necesidad humana de sentirse identificado en un grupo determinado, se nos ha metido en la cabeza la idea competitiva en la música. Parece que si te gusta un estilo no puede gustarte otro, o si no llevas una chupa de cuero ¿cómo van a gustarte los MAIDEN? Para mí esto no tiene sentido.

¿Quiénes son mejores: IRON MAIDEN, KORN, KING CRIMSON? La pregunta no conduce a ningún sitio, ¿realmente importa? Si te gustan IRON MAIDEN escúchalo y ya está, a mí no me importa en absoluto. Me gustan cosas del pop, del indie, del metal, del progresivo, de break core… Es que acaso ¿si te gusta ROB HALFORD deja de gustarte BRUCE DICKINSON? ¿Y MICHAEL KISKE con RONNIE JAMES DIO? ¿MAX CAVALERA y ANDRÉ MATOS?

Pues bien, este tipo de pensamiento está tan metido en nosotros que nos causa muchos problemas. Al menos a mí me los ha causado, puesto que no pienso así. No sé de antemano qué tipo de música quiero hacer, porque me gustan muchas cosas. ¡Ojalá hubiese sacado discos de pop como ha sacado MICHAEL JACKSON! Estaría realmente orgulloso. Me encanta el metal, y el 90% de lo que escucho se encuadra en esa definición (desde DEEP PURPLE hasta MESHUGGAH pasando por todo entre medias), pero eso no significa que no me gusten otras cosas o que en un determinado momento dentro de una banda, me apetezca sacar una canción que se acerque más a algo popero o a algo experimental. ¿Por qué no? ¿Existen leyes internas del universo que dicen que si haces una canción de metal luego no puedes hacer algo más blando? ¿Acaso el resto del metal se derretirá?

De hecho, en la última banda en la que he estado me han echado por este motivo, o al menos, eso han alegado.

 

  1. Llegar a la gente

llegaralpublico01 Al hilo de lo anterior llegamos a este punto. Llegar a la gente, llegar a tu público. Es un tema muy conflictivo para una banda que comienza, para una banda asentada como por ejemplo AC/DC no lo es, puesto que sabe lo que quiere su público y repiten su fórmula año tras año, y ¡no les va nada mal, por cierto!

Sin embargo, para una banda que empieza si quiere llegar a la gente sólo tiene una opción: copiar una fórmula que funciona. Es decir, deglutir algo que alguien ya hace y vomitarlo en el mercado. Por ejemplo, puedes imitar a MAIDEN o a los HOMBRES G (léase PIGNOISE). Eso te asegurará una cuota si consigues alzarte entre todos aquellos que ya lo hacen.

Este tipo de enfoque me parece una tontería (me parece una visión mercantilista de la música), pero me parece una tontería mayor intentar llegar a la gente sin este enfoque por una razón muy sencilla. La gente, entre los que me incluyo, no sabemos lo que queremos hasta que no lo escuchamos. ¿Cómo iba a saber lo genial que es el “Live After Death” antes de haberlo escuchado? ¿DREAM THEATER con su “Images And Words”? Creo que es el deber del músico el llevar a la música al próximo paso y para ello, no tiene que pensar en estilos, ni tampoco tiene que pensar en innovar. Simplemente debe hacer lo que le sale de dentro, y si se encuentra agresivo, contento o melancólico, pues así saldrán las canciones, y serán mucho más auténticas que si se dedica a copiar los patrones de otros que sí hicieron lo que les pedía su corazón.

Por supuesto, hacer esto implica que a lo mejor no le gustas a mucha gente, pero es que nunca se sabe cuándo les vas a gustar o no, y si eso te preocupa, sinceramente, es mejor que escojas el primer enfoque del que ya he hablado, serás más feliz. Pero hacer esto implica que al menos te sentirás a gusto con lo que haces, y eso ya no te lo puede quitar nadie. Además, hay que tener en cuenta, que todas las cosas nuevas llevan un tiempo de asimilación y no siempre entran a la primera (a mí el “Rust In Peace” de MEGADETH no me entró a la primera, y fíjate tú qué gran disco), hay que ser pacientes y pensar más en lo que te llena la música en sí misma, que en lo que de ego te llenan los piropos ajenos.

Conclusión, si todos los grupos se encerrasen en un estilo ya creado anteriormente e intentaran hacer lo que la gente ya conoce, seguiríamos haciendo música con troncos y guturales (esto ha vuelto, fíjate, jajaja). Ojo, y como no me cansaré de repetir, hay sitio en la música para todos, sólo hay que tener las cosas claras sobre nuestro papel en este mundo.

 

***

Y bueno, con esto así más o menos he acabado con la suerte de especímenes con los que me he ido cruzando a lo largo de los años.

elmundodelasbandas01 Conclusión

Sé que es una perogrullada, pero me encanta decirlo, si el mundo de las bandas está mal, la culpa es principalmente de las propias bandas. Aquí he hablado un poco de los problemas que suelen tener las bandas a modo de convivencia, pero esto se reproduce en cualquier tipo de relación humana, ya sea en el trabajo o en la familia. Aunque al ser músicos y estar encerrados en un local de ensayo, suelen darse un tipo de particularidades que ya he explicado.

Para aquellos músicos que como yo, se encuentren en este mundillo, espero que les haya servido de utilidad para orientarse o no cometer errores que yo ya he cometido. Y para los que no son músicos, espero que les ayude a comprender ese tipo de cosas incomprensibles de las bandas de las que nos enteramos en notas de prensa.

En la próxima serie de artículos hablaré sobre el público (ese gran desconocido).

¡Nos vemos en los escenarios!

firmachus

Comparte:

2 thoughts on “El mundo de las bandas (III)

  1. ¿Acaso el resto del metal se derretirá? Me ha encantado. Deseando leer tu visión del público…hasta la próxima entrega!

  2. ¿El público ese gran desconocido?¿Acaso los músicos no sois también público? Bueno……aquellos que catalogaste como los MiBanda seguro que no son público, solo escuchan sus grabaciones :).

    Como no músico, pero si como consumidor de música, comparto 100% el punto 2 de ‘el estilo’,¿Para que cerrarse puertas? es mas creo que si en el mundo del Metal hay tanta diversidad de etiquetas/estilo es precisamente por lo que comentas en el punto 2 y en el 3. Bueno bien pensado si hay tantos estilos musicales creo que debe ser por eso mismo que dices porque los músicos hacen lo que le sale de dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS