EFLUXION – XIII – 2009

Enlaces:

Desde Pamplona llegan Efluxion para presentarnos XIII, su primer trabajo de estudio en forma de maqueta. Esta interesante banda está formada por Iván Montaño a la voz, Javier de la Casa al bajo, Blas Erbiti a las guitarras (actualmente Efluxion busca guitarrista), Iñaki Larrea a la batería, Héctor García al violín, Alejandro Olóriz al cello y David Gil a cargo de los teclados. Además, para la grabación de este trabajo, María Martín colaboró realizando las voces femeninas.

efluxion01Después de las pertinentes presentaciones, comencemos a describir el mundo de Efluxion. Un mundo complicado pero a la vez muy entendible, en el que confluyen una gran variedad de líneas instrumentales, pero sin desembocar en un sonido anárquico o sobrecargado. Cellos, violínes y teclados se funden perfectamente con los instrumentos típicos del metal para dar lugar a unas composiciones distintas, con mucha atmósfera, que aportan un aire distinto y refrescan el movimiento. Bajo mi opinión, bandas como Efluxion son las que amplían el abanico de posibilidades y enriquecen al metal, recorriendo caminos distintos y experimentando nuevas formas de expresarse dentro del mundo de los sonidos duros. Su música en ningún momento deja de ser metal, pero sí sufre transformaciones desde el cello a lo Apocalyptica hasta momentos en los que el horizonte se tiñe de indio y parece que vagamos por desiertos misteriosos y oscuros, como en el sensacional segundo corte, Nupel. Otro momento a destacar es el tema que abre el disco, Cuando la vida se acaba. Plasma perfectamente el horror de los conflictos bélicos bajo el particular prisma de los pamploneses, con una fina melodía y una angustia implicita tanto en la letra como en la instrumentación. Ellos mismos se autodenominan metal melódico y progresivo, y la verdad es que aciertan de lleno en su descripción. En ninguno de los seis cortes que forman la maqueta se repite la fórmula compositiva, apuestan por la variedad y por el cambio, otorgando a las melodías a base de violínes y teclados una importancia central. Cada pista tiene algo que llama la atención, como la instrumental que da nombre al trabajo, XIII, que como bien se puede apreciar es una oda a la soledad (ellos mismos lo reafirman en el libreto con una cita del filósofo Schopenhauer) o Sin Corazón,  donde recrudecen su sonido a base de un riff cañero y un aumento del tempo en ciertas fases del tema. La última pista, Nuevo amanecer, añade al disco un aire de optimismo que la verdad, deja un gran sabor de boca para terminar.

Un mundo distinto, que seguro gustará a los amantes de la experimentación y la melodía. Efluxion se atreven a romper las fronteras del metal, y desde aquí les deseamos mucha suerte en su atractivo proyecto. ¡Ánimo a la vanguardia!

sergio@subterraneowebzine.com

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS