EARTH DRIVE (PRT) – Helix Nebula, 2020

Enlaces:

Portada del álbum "Helix Nebula" de Earth Drive.Con una introducción que recuerda, sorprendentemente, al clásico «It took the night to believe» de los magos del drone SUNN O)))Helix Nebula nos recuerda que la que parece ser la divisa de los portugueses EARTH DRIVE es la conceptualidad de sus álbumes. A primera vista, poca cosa ha cambiado desde su debut en 2017 con el álbum Stellar Drone: se mantiene la temática de corte espacial, que además de las letras se puede apreciar en la atmósfera sonora que pretenden lograr; el sonido doom/stoner con una fuerte carga de efectos, especialmente el fuzz en el bajo; la voz de aire sesentero, enterrada entre los demás instrumentos; y toda una serie de elementos que en conjunto constituyen el estilo propio que define a EARTH DRIVE.

A pesar de estas similitudes, en Helix Nebula podemos encontrar algunos elementos distintivos respecto a su predecesor. Lo más destacable, en tanto que amplifica enormemente el hecho de que se trate de una obra conceptual, es que todas las canciones están interconectadas entre ellas. El resultado está lejos de poder concebirse como una sola gran pieza compuesta por diversas suites, a la manera de un álbum de prog sinfónico, pero es igualmente efectivo y resultón. No me extrañaría, de hecho, que la banda lo llevase un paso más allá en el futuro componiendo un disco con un único tema de larga duración (además, no sería la primera vez en una banda de este género).

 

El estilo de EARTH DRIVE bebe directamente de grandes referentes del doom/stoner, como podrían ser SLEEP, PALLBEARER o RED FANG. Pese a la gran prevalencia de la vertiente metal, se nota un gran amor por el sonido  stoner rock más clásico a lo FU MANCHU, que siempre aporta indudablemente un extra de variedad a la música. Podemos encontrar un buen puñado de riffs dignos de las bandas anteriormente citadas, como por ejemplo en «Spectra» o en «Dharma Throne«, que se complementan perfectamente con una plétora de efectos sonoros que expanden la dimensión sónica del álbum (recuerdo haber mencionado a SUNN O))) al principio de esta reseña). El bajo, que suele ser el motor de las composiciones en este estilo, ejerce su papel de manera impecable, reforzado gracias a una potente carga de fuzz y a una lograda producción que lo pone perfectamente en su lugar. No está tan en su lugar, sin embargo, una voz demasiado enterrada en la mezcla, lo cual es una lástima teniendo en cuenta el excelente trabajo que se nota detrás. Tanto en su primer disco como en este, pese al importante papel que el apartado vocal tiene como hilo conductor en la mayoría de canciones, este desequilibrio sigue siendo uno de los deberes pendientes para la banda.

Llegados a este punto de la crítica, parecería que Helix Nebula es una obra redonda y completa, con un interés que además se podría acrecentar tras varias reescuchas. Si bien esto es parcialmente cierto, el álbum adolece de un problema que ya estaba presente en el Stellar Drone: le falta gancho. No lo digo de manera abstracta e indefinida; en muchas de sus composiciones, el gran aspecto a mejorar por parte de EARTH DRIVE es saber construir la tensión de manera adecuada para liberarla en un clímax bien definido (o en más de uno). Las canciones tienen todos los elementos para ser, hablando en plata, temazos de stoner, dignos de reverberar en toda sala de conciertos afines a bandas de estos géneros, pero les falta un algo de desarrollo compositivo. No es tanto que no sean variadas, ya que se aprecia un gran trabajo en la composición para dotar de heterogeneidad al disco, sino que, incluso tras varias escuchas, apenas presentan momentos verdaderamente memorables que se queden retenidos en la memoria.

Esto es algo que probablemente solo desarrollen con tiempo y sudor, ya que hay aspectos que, por más bueno que seas como músico, no vas a lograr a la primera (o a la segunda). En el caso de EARTH DRIVE, con el camino que llevan y la enorme calidad que atesoran en sus dos álbumes de doom sideral, es de esperar que en un futuro cercano nos ofrezcan una obra que haga justicia a su excelente trabajo.

Comparte: