EARTH AND PILLARS (ITA) – Earth II, 2019

Enlaces:

Portada del Álbum Earth II de Earth and PillarsDenso, repetitivo, majestuoso. Con poco más que estos tres adjetivos se puede obtener una descripción bastante precisa del black metal atmosférico que practica EARTH AND PILLARS. Y no lo digo necesariamente en un sentido negativo: la música de esta banda italiana está firmemente enraizada en el subgénero que emergió y alcanzó su cénit hace ya unos años, especialmente gracias a la divulgación por parte de canales de YouTube como Lightfox177 o Atmospheric Black Metal Albums. Estos canales, que fueron suspendidos en verano de 2018 debido a cambios en la normativa sobre protección de datos y que a pesar de ello han renacido de sus cenizas, dieron un empujón tremendo a la vertiente más atmosférica del black, lo que se tradujo en una verdadera explosión de bandas de todo tipo y de todas las nacionalidades aportando su grano de arena a la popularidad del género.

Dentro de estas bandas, es muy común el perfil de one-man band, esto es, bandas formadas por un único miembro que se encarga de todo, en muchas ocasiones contando con el apoyo de baterías programadas. En el caso de EARTH AND PILLARS, si bien consta que la banda está formada por tres miembros de identidad desconocida, las baterías fueron programadas en los tres primeros álbumes, siendo este cuarto el primer trabajo en contar con una batería real. Conviene mencionar también el sello de calidad que les aporta el trabajar con una discográfica como Avantgarde Music, con una experiencia más que reconocida en bandas del ramo tales como los fantásticos DARKSPACE, los tribales SELVANS o los sorprendentes iberoamericanos WINDFAERER.

Con un acercamiento estético minimalista en lo que a portada, títulos y demás se refiere, las obras de EARTH AND PILLARS siempre se han presentado como un canto a la naturaleza crudo y salvaje, en el que la frialdad y el carácter épico del black se conjugan para poder transmitir este mensaje de la manera más potente posible. Como decía al principio, la repetición y la «barrera de sonido» son puntos clave del black atmosférico, y quizá el factor diferencial más relevante de esta banda, ya desde su primer trabajo (Earth I, de 2014), es el modo en el que llevan estos aspectos hasta su última consecuencia. Pillars I se presentaba en 2016 como un álbum continuista en la idea de base, si bien se notó cierta mejora en el aspecto compositivo y un sonido más pulido, con una mayor presencia de sintetizadores que enriquecían mucho la atmósfera de la música. Este mayor énfasis en los teclados desembocó en el interesante Towards the Pillars de 2018, álbum íntegramente electrónico en el que la banda sacó a relucir por completo su capacidad para crear texturas y paisajes sonoros profundos y cargados de épica.

En este álbum que nos ocupa, adecuadamente titulado Earth II, cabría esperar una cierta continuidad respecto al estilo que se presentaba en Earth I, manteniendo el hincapié en las espesas tormentas sonoras que se desencadenaban a lo largo de sus cuatro monumentales canciones. Si bien se mantiene el formato de cuatro canciones con una duración descomunal, el sonido y la producción han evolucionado en aspectos tanto positivos y negativos, y me atrevería a decir que por el camino puede que se haya perdido algo de la esencia de la banda.

Me explicaré mejor. Sin lugar a dudas, los valores de producción de EARTH AND PILLARS han ido experimentando una mejora sustancial con cada nuevo álbum, y a lo largo de este proceso de perfeccionamiento, la bola de sonido lograda principalmente gracias a un reverb extremo que llenaba todos los rincones del Earth I se ha ido sustituyendo progresivamente por unos efectos más limpios y elegantes. Este hecho es en sí algo bueno, ya que permite apreciar con mucha más claridad el papel de las distintas guitarras que suenan (aunque no tanto el de un bajo casi inexistente), pero también priva a la banda de una de las características sonoras que más contribuyeron al éxito de su primera obra. No quiero convertir esto en un alegato contra la necesaria mejora de calidad que ha experimentado el black metal desde sus inicios, y me posiciono más bien en contra de las tendencias que consideran que la música solo es «auténtica» cuando suena cruda y mal producida; no obstante, cuando una formación como EARTH AND PILLARS siempre ha apostado prácticamente todo en la producción, debería procurar no perder sus rasgos más definitorios.

A pesar de los aspectos negativos que he comentado, no hay mal que por bien no venga, y es que se podría decir que el gran punto fuerte de Earth II es el paso de la batería programada a la batería real. Como cabría esperar, este instrumento también se ha adaptado a los nuevos valores de producción, mejorando sustancialmente el sonido de la banda. Su trabajo brilla especialmente en las secciones lentas de todos los temas, enriqueciéndolas con arreglos variados y mínimamente originales que las hacen mucho más digeribles a la par que interesantes.

En definitiva, con Earth II, EARTH AND PILLARS han apostado por una línea muy continuista con sus anteriores trabajos, si bien la calidad de su sonido sigue el camino de mejora trazado a lo largo de su carrera tal y como comentaba antes, con sus luces y sus sombras. La atmósfera cargada y monolítica, las voces enterradas en la mezcla de reverb y tremolo y la majestuosidad de los paisajes sonoros que dibuja son los principales ingredientes que componen este álbum, que satisfará sin más a los amantes del género pero nos deja con un sabor agridulce, ya que dada la trayectoria de la banda podría haberse tratado de algo mucho mejor.

Comparte: