DYING FETUS + MUERTE POR MIL CORTES + ONOMASY – Almeria – 03/07/12

Enlaces:

Cuando se suponía que ya desde A DAY OF DARKNESS PROD no se iban a realizar más conciertos, nos caía encima esta fecha, donde nuevamente los estadounidenses DYING FETUS pisarían esta ciudad del sur español. En la ocasión anterior que pude verlos, siendo en la misma sala, comenté en no pocas ocasiones que su sonido había sido de los mejores, sino el mejor, que jamás había escuchado en este recinto, merendándose en aquella ocasión a los mismísimos SUFFOCATION y dejando a todos con el cuello y los huesos adyacentes molidos, así pues esperaba repetir experiencia y que la noche nos fuera favorable a todos. También tenía ganas de volver a ver a MUERTE POR MIL CORTES, banda que vi por primera vez en Murcia hace unos pocos años, cuando aún no habían ni editado su primer CD, quedándome altamente satisfecho con aquella actuación, encontrando a una banda que sabia jugar con los tiempos a medio camino entre el Death Metal, el Hardcore y el Groove, una tremenda mezcla que en directo se me antojó altamente adictiva.

Como tercera banda y estando HECATOMBE RECORDS también detrás de la organización de este concierto, no se me ocurriría pensar que no hubiera una formación cercana a PEDRO (dueño del sello) y  que representara a esta provincia, no me equivoqué, los recientemente aparecidos ONOMASY hicieron de maestros de ceremonias abriendo este concierto con su peculiar estilo.

No teniendo claro si acudiría o no hasta prácticamente el mismo día, compré mi entrada en taquilla, pues entendía que su precio era realmente asequible y que no daba motivo alguno a especulaciones sobre su importe, algo que pasa con frecuencia en estos lugares.

También fue gratificante el ver que por lo menos en esta ocasión la gente respondió, pudiéndose ver un aparcamiento casi lleno por completo, con mucha gente haciendo un botellón previo para calmar el sofocante calor que aun imperaba a las nueve de la noche (entre ellos yo).

ONOMASY:

Me decían desde la organización que el concierto se retrasaría un poco, tampoco es que fuera demasiado, media hora después de lo anunciado salían al escenario de la sala Jala Jala los ejidenses ONOMASY.

Bien, me decían que esta formación practicaban un Death Metal técnico, claro que siendo de El Ejido no me extrañaba nada que su estilo fuera extremo, ya que allí parece haber una cantera inagotable de ideas en este sentido, aunque yo no los definiría tal cual me los presentaban .

Su propuesta no me resultó para nada homogénea como para encasillarlos así sin más, encontrando canciones que se pueden definir en otros estilos y que hacían que no supieras que podía ser lo siguiente en sonar, encontrando partes más cercanas al Brutal Death, al Death como tal o incluso al Grindcore o al Death más melódico, algo que me lleva a pensar que instrumental y compositivamente se muestran inquietos y con ideas que explotar.

Sinceramente tampoco es que pueda decir que me gustaron o no al cien por cien, pues aunque lo expuesto anteriormente es un punto a su favor, tampoco es menos cierto que su presencia en el escenario me resultó bastante fría, ya no por su imagen, que a fin de cuentas cada uno que vista y toque su instrumento como le dé la gana, sino más bien por el inmovilismo de sus componentes, que a excepción de ALVARO, vocalista de la banda, los demás no se movieron prácticamente de donde se colocaron desde el inicio hasta el fin, pero claro, a este chaval si algo le sobra ahora mismo ya son tablas, no en vano formaba parte de los desaparecidos MORVITY como guitarrista y luego también como vocal, mostrando una voz realmente potente para estos menesteres.

Con tan solo dos conciertos en sus espaldas la banda está muy bien encaminada, además de que fue algo generalizado entre los que allí estaban a mí alrededor que habían dejado muy buen sabor de boca, lástima el sonido, que una vez más hizo de las suyas en esta sala (y van????).

MUERTE POR MIL CORTES:

Esta banda son palabras mayores en lo que a Metal Extremo español se refiere, su fuerza y contundencia en directo es para que se les reconozca y se les dé la oportunidad de estar en más fechas dentro del calendario under extremo de este país. Como ya he dicho, los había visto en directo hacia unos años y ya me habían cautivado, eso aun a pesar de que no es precisamente su estilo el que más escucho cuando estoy en mi casa, pero eso no es escusa para dejarlos de lado.

Salían al escenario y se ponían rápidamente el mono de faena, eso aun a pesar de que la sala aun no se había terminado de llenar ya que la gente apuraba sus últimas cervezas en la puerta de la misma.

Aunque el sonido nuevamente era un punto en contra hubo una gran cantidad de gente que se rindió ante los alicantinos, aunque tengo que poner como “pseudoqueja” la actitud de dos chavales en primera fila que se movían como si practicaran capoeira, y es que una cosa es hacer un pogo o un circle pit y otra tener una actitud que pueda hacer daño a terceros innecesariamente, teniendo que esperar durante un momento a que parasen para poder hacer unas fotos desde primera fila.

Anécdotas de lado, comenzaban con una de sus mejores canciones, me refiero a NO MUERTOS, en la que ya dejaban entrever por donde iba a ir encaminada su actuación, un compendio de fuerza y adrenalina, mostrando a unos músicos que esta vez sí, estaban por completo dedicados con su actitud a dejar una gran impresión en las retinas de los presentes, con una puesta en escena agresiva y sin descanso, pero sobre todo por parte de su vocalista, que no paraba de ir de un lado para otro.

Siguieron cayendo temas, tales como SIEMPRE EN GUERRA, YA ESTAN AQUÍ u OBLICUA, con el que llegaban a otro de los que más me atraen de su hasta la fecha único disco, me refiero al que le da título, EN EL NOMBRE DEL PÁNICO, canción que ya terminó por convencerme de que la noche empezaba a ser fructífera.

Hasta aquí había llegado la mitad de su repertorio, que prosiguió con cuatro canciones más, las llamadas MORBIDA, UN PASO AL VACIO, ANGEL EXTERMINADOR y la última LAGRIMAS DE SANGRE, con ella cerraban una actuación en la que llegaron incluso a pedirse más canciones por parte de la gente, pero no pudo ser, los estrictos horarios que las bandas teloneras tienen cuando es una de las llamadas grandes la que ha de continuar es muy reducido, algo que aconteció aquí también.

En mi humilde y honesta opinión creo que fueron de lo mejor que he visto en mucho tiempo en cuanto a este estilo se refiere, notándose una gran mejoría con el paso del tiempo, algo lógico si van sumando tablas poco a poco.

DYING FETUS:

Daban prácticamente las doce de la noche cuando los nativos de Maryland se colocaban en formación de combate, con el bajista SEAN BEASLEY a la izquierda y el guitarra JOHN GALLAGHER a la derecha, prestos sin duda alguna a hacernos disfrutar con la presentación de su nuevo y último álbum llamado REIGN SUPREME, disco que diseccionaron en parte, dando una gran y magistral cátedra de lo que debe de ser un concierto de este estilo, aunque no llegaran ni a la hora actuación, algo que contrastaba con lo que en algunos eventos de la red social Facebook se decía, en los que se afirmaba que darían un concierto de duración superior al normal para este tipo de bandas, algo que fue comentado por algunos de mis compañeros de esa noche, quedando como anécdota para las risas posteriores.

Una vez empezado el concierto, lo primero que advertí fue nuevamente que el sonido parecía querer molestar cual moscarda veraniega, en algunos momentos el bajo parecía desaparecer, por no hablar de que los platos sonaban con una estridencia inusual. No obstante el público más cercano no pareció hacer referencia a ello, moviéndose al unísono en las primeras filas al compás de los riffs pesados y pegadizos que iban cayendo uno tras otro.

Temas como PRAISE THE LORD (OPIUM OF THE MASSES), INVERT THE IDOLS, ONE SHOT – ONE KILL, HOMICIDIAL RETRIBUTION, KILLING ON ADRENALINE, SCHEMATICS, FORNICATION TERRORIST, FROM WOMB TO WASTE, JUSTIFIABLE HOMICIDE  fueron de las que se pudieron ir escuchando en el devenir de su actuación, cerrando con la ya más que clásica de su repertorio KILL YOUR MOTHER/RAPE YOUR DOG y consiguiendo llegar a un gran clímax final con ella.

Intensidad desde luego no es algo que falte en sus conciertos, pero como argumentaba, el sonido no les acompañó, por no volver sobre el tema de la supuesta larga duración de su concierto que luego quedó en agua de borrajas.

 

Abandona una vez la sala y pensando en irme a casa, surgió un plan mejor, allí estaba CARLOS, miembro de ALTAR OF SIN, una vez concretado el recorrido a seguir y siendo la noche aun demasiado joven ya podéis imaginar en que acabó la contienda.

P.D. Siento no colgar fotos de ONOMASY, pero olvidé que la cámara la tenia una amiga y hasta que no me la devolvió no pude ponerme manos a la obra.

 

 

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.