DULLBOOZER – Embrace the darkness, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

dullboozer embrace darknessSi tuviese que dar un ejemplo de saber dar un paso adelante en todos los sentidos, ahora mismo sería el grupo catalán DULLBOOZER, dicho sea de paso un nombre muy trabajado para este grupo. No tenía referencias previas de ellos, más que saber que son insultántemente jóvenes, pero cuando me surgió la oportunidad de escuchar este nuevo trabajo, Embrace the darkness, no lo dudé mucho. La sorpresa me vino cuando me puse a escuchar su trabajo previo y único hasta la fecha, I am the wolf. La evolución del grupo ha sido brutal y hacia sus mejores facultades. Han dirigido sus miradas al mejor sonido que ofrecían en su plástico previo y a los elementos que les hacían destacar más. El resultado es altamente recomendable.

Voy a poner un poco de orden en todas estas ideas. DULLBOOZER se formó a partir de varias intentonas con otros nombres y que acabaron por definir el estilo del grupo. Originalmente sus raíces estaban más encajadas en el thrash, pero el poderío vocal de Morc en su registro más death tenía que ser aprovechado y el resultado es Embrace the darkness. Frente a su mencionado debut la mejora de sonido es apabullante. Ahora se escucha todo en su sitio, se ha incrementado la densidad de los riffs, el grueso de la música y la potencia de la voz, y eso contribuye al aura más oscura que tiene ahora el grupo, muy acorde con el título del disco. Sólo resta por mejorar para mi gusto el sonido algo sintético de la batería. Por lo demás perfecto.

Pero no sólo hablamos de un lavado de cara, DULLBOOZER se ha centrado en lo que mejores destellos dejaba en I am the wolf: la profundidad del death. Predominio de medios tiempos, de riffs épicos que hacen que venga a la mente en ocasiones AMON AMARTH y un sonido, sin embargo, actual, que les emparenta con la segunda ola del death melódico, tanto del otro lado del charco (acercándose más al deathcore) como de éste. DARKEST HOUR, los primeros SUICIDE SILENCE, ALLEGAEON, THE BLACK DAHLIA MURDER, HEAVEN SHALL BURN, CARNIFEX, NEAREA, son grupos que vendrán a la mente, pero con mayor densidad y volumen en las guitarras y el hecho de que Morc sólo canta con voz aspirada y gutural, no agresiva, voz que por momentos me recuerda a la de Rou de sus compatriotas STAINED BLOOD, pero nuevamente sin momentos agresivos.

El resultado es muy excitante, porque aunque ahora el estilo de DULLBOOZER es más constante, también está más focalizado y trabajado y por tanto es más completo. “Baphomet”, que es el tema con que se abre el trabajo, por ejemplo, prefiere comenzar con pesadez, antes que con exuberancia y eso deja mucho espacio para que Morc se despache a gusto. La épica escandinava también está muy bien conseguida tanto en riffs, como en melodías y los ritmos tiran más de groove y doble bombo antes que de la velocidad del thrash. Velocidad que también existe, en temas como “Last delussion”, esa bestialidad que es “Butchered” (aquí se les cuelan influencias de CANNIBAL CORPSE, con un riff, sin embargo, muy thrash) o “Ragnarok”. No obstante, no son constantes, DULLBOOZER prefiere tirar de maquinaria pesada y eso redunda en esa sensación pétrea e infranqueable de sus guitarras, Serra y Axel.

Puliendo un poco más el sonido y profundizando en el dinamismo de los temas, DULLBOOZER tiene mucho potencial que ofrecer. De todas formas con Embrace the darkness ya han avanzado muchos puntos y han pasado a uno o dos niveles por encima de donde partían. Y eso es de agradecer y mucho. De niños a adultos en un momento.

Comparte:

COMENTARIOS