DREAMSHADE (CHE) – A pale blue dot, 2021

Enlaces:

«Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida» (Carl Sagan, Un punto azul pálido, 1994). Si bien nuestro día a día nos absorbe y consume, no dejan de ser pequeñísimas porciones de un todo que es nuestro Mundo que, desde lejos, pierde toda su relevancia. Esto, que así dicho resulta demasiado etéreo, DREAMSHADE son capaces de mostrarlo en los temas de este A pale blue dot (un pálido punto azul).

Los catorce temas suenan a reivindicación, a negación de nuestra pequeñez en el cosmos, de una forma que en momentos nos deja casi sin aliento y nos hace apretar mucho los dientes.

En este disco se ve que estamos ante una banda que tiene carretera a sus espaldas y que sabe cómo hacer un disco potentísimo de metalcore, repartido en pequeñas dosis, pero sin que ello nos prive de percibir plenamente las excelentes composiciones.

Éste es el segundo disco editado de forma independiente, desde sus inicios en 2006, por lo que se ve que a lo largo de su trayectoria se han ido tomando su tiempo para ir sacando cada uno de sus discos, pero eso se refleja en la calidad del conjunto. De hecho, resulta muy difícil, casi doloroso, tener que destacar algún tema sobre los demás. «Step back«, «Lightbringers«, «Shangai nights» o «Stone cold digital» son auténticos temazos con unos estribillos que son como bocanadas de aire puro después de aguantar la respiración bajo el agua por mucho tiempo. La prueba evidente de que el disco es muy bueno en su conjunto es que ya hay disponibles en su web cuatro singles antes de que salga el disco… buena señal.

En todos los temas la contundencia y los cambios melódicos son la tónica general, así como el toque «sideral» por medio de los sintetizadores. Es cierto que me cuesta ver el toque de death melódico tal y como ellos apuntan en su perfil (quizás «On my own» se puede dar un aire a los temas más recientes de IN FLAMES), pero poco importa eso si cada tema es capaz de transmitir tantísimo. La verdad es que los estribillos me han llegado muy hondo.

No inventarán la rueda, pero es una rueda muy bien hecha y que deja marca.

 

Comparte: