DRAMAH – Sombras, 2011

Enlaces: MySpace Facebook

A un ritmo personal de reseñas de discos de tres o cuatro semanales, con todo lo que ello implica, es decir, escuchar los discos constantemente, día y noche, para mantener esa autoimpuesta cadencia, uno a veces se pierde en el trabajo que ello entraña, y en ocasiones no disfruta al 100% de los cd’s. ¿Por qué? Porque muchas veces uno se extravía en cómo suena el disco, en similitudes con otras bandas, influencias, arreglos y demás, que a veces te hace perder el espíritu con el que fue concebido el arte, en este caso música: estar receptivo a sensaciones y básicamente disfrutar.

Sombras, de DRAMAH, es una de esas sorpresas, de esos regalos que llegan de vez en cuando, y que te invitan a simplemente abrir los oídos y gozar. Sin perdernos en detalles ni tecnicismos propios, por otra parte, de lenguajes más acordes a webs de conservatorio…

Formados en 2006 por Miguel Fernández a la voz, Rubén Carrillo al bajo, Sergio García a la batería y Chema García a la guitarra y teclados, un año después graban una maqueta de cinco temas, tras la cual se produce un parón indefinido por falta de tiempo y compromiso, ya que Chema era entonces teclista de la también banda toledana NOCTURNIA. En 2010, y una vez abandona éste aquella formación, el grupo vuelve a juntarse y en 2011 graban y autoeditan Sombras, su álbum debut.

Esa conexión entre NOCTURNIA y DRAMAH no queda simplemente ahí, sino que a nivel musical comparten esa apuesta por el heavy metal melódico –de voz limpia y teclados-, con otras bandas como por ejemplo BRIGANTIA o incluso DUNEDAIN o MEGARA. De hecho, centrándonos en las labores vocales, Miguel realiza un soberbio trabajo, arropado en todo momento por unas guitarras punzantes y con su dosis de protagonismo, unos teclados que aparecen en su justa medida (sin llegar a saturar) y una base rítmica en su sitio ¿para qué más?

Ejemplos de esto pueden ser perfectamente Decepción, Sombras o Dorian Gray. Incluso Secretos, donde Miguel en las líneas vocales me recuerda a Nek (valga como mera anécdota, y quede solamente como eso), u otros cortes con algún toque goth con la fuerte carga melancólica y de dramahtismo que ello implica (pienso en Junto a Ti con Raquel Sánchez colaborando a las voces, y en Soledad y Recuerdos, las cuales me recuerdan por momentos a DENIA). Aparte, y en relación a esto y refiriéndonos de nuevo a Raquel, sitúo la magnífica versión del Scarborough Fair de Simon & Garfunkel, donde ahora me vienen a la cabeza los NIOBETH albaceteños. Se sale de la línea trazada de principio a fin por el grupo en el disco, y por eso aparece, de forma acertada, como bonus track.

No obstante, jugar a los parecidos y similitudes a veces no tiene sentido, excepto para indicar por dónde van los tiros con un grupo y un disco. Conjunción perfecta entre voz, guitarras, teclados y base rítmica perfectamente encarnada en Perdido, también DRAMAH puede recordar en ocasiones a grupos como AVALANCH o LYING, al menos en Solo Mía.

Para finalizar, a  pesar de jugar en una “división nacional” muy saturada –la del metal melódico que utiliza voces limpias y teclados- DRAMAH, en mi opinión, podría encabezarla sin ningún tipo de complejo. Buena materia prima, excelentes composiciones, adecuada producción, letras trabajadas (y que uno puede asociar a algún momento de su vida), y un mucho más que correcto artwork es lo que DRAMAH, con este Sombras, nos deja: luces, sí, luces, definitivamente brillos que solo atenúan su nombre y su temática… Excelente sorpresa para mis oídos, sí señor.

Comparte:

2 thoughts on “DRAMAH – Sombras, 2011

  1. Hola Javier! Precisamente hace unos minutos estaba escuchando de nuevo este Sombras 😀 Me gustó mucho el programa de ayer ya que, además de lo habitual en COMEROCK, pudimos oir la entrevista a DRAMAH, la cual estuvo muy entretenida y muy interesante, me encantó oirla. Saludos a ti y a Tere! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS