DRAKKEN – Zolt, 2010

Enlaces:

drakken04Desde el País Vasco nos llega el primer LP de DRAKKEN, llamado “Zolt” y editado este mismo año. DRAKKEN es una banda de contrastes, de diferencias y hasta diversidades. Nacidos en 2007, cuando sus componentes deciden unir sus fuerzas, en 2008 editan la demo “Rompe las Cadenas”, practicando un heavy metal muy clásico con influencias MAIDEN y JUDAS PRIEST. Pero un año después varían de forma muy apreciable su trayectoria y estilo musical, orientando sus composiciones hacia el metalcore melódico. De hecho, el grupo reconoce entre sus influencias actuales las de bandas como KILLSWITCH ENGAGE, TRIVIUM, AVENGED SEVENFOLD o IN FLAMES. Cuanto menos chocante ¿verdad?

Quien bien me conoce, pondría la mano en el fuego de que preferiría muy seguramente la demo. No sé si a nivel técnico, compositivo o musical, porque aún no la he escuchado (algo en lo que voy a poner remedio, porque este grupo me interesa mucho), pero sí a nivel de estilo. Es el metal que más me llena, y quien me conoce sabe que el metalcore no es santo de mi devoción. Pero ¡sorpresa! Un buen dia, navegando por internet, me encontré con los de Guipuzcoa, y quedé sorprendido por ese contraste tan acentuado en su primer disco, “Zolt”, con esas bases rítmicas tan contundentes y pesadas, mezcladas con una elevada carga melódica. Y, además, esa convergencia entre voces limpias y guturales. Si ya el primer contraste se produce entre demo y disco, en este propio “Zolt” el contraste sigue existiendo a otras escalas. DRAKKEN, desde luego, es un universo lleno de variedades, y así lo demuestran en su trayectoria musical y en este mismo disco.

drakken03Dentro del metalcore que practica actualmente la banda, podemos disfrutar de una base instrumental sobria y categórica, con unas líneas vocales muy de mi agrado. Modernas, sí, de las que se estilan ahora mismo dentro de nuestro rollo, contemporáneas… pero a pesar de considerarme amante sobretodo del metal más clásico, he de reconocer que “Zolt” me ha llamado mucho la atención. Todo ello acompañado de una buena producción en un disco autoproducido como este. Grabado en los estudios Phantom de Irún por Iñaki Abuin, mezclado por Álvaro Jaramago, y masterizado en los estudios Doctor Master de la mano de Estanis Elorza, “Zolt” suena sin fisura alguna.

Antes de entrar a hablar brevemente (porque el disco hay que tomarlo como conjunto) de cada corte, me apetece destacar el buen trabajo de Joxan González a la hora de diseñar la portada. Una portada donde lo que prima es… ¿lo adivinas? Sí, lo que prima es el contraste. No a nivel de colores ni de tonalidades, sino de concepto. Por un lado se refleja en el centro un corazón, símbolo de la vida y longevidad, y por otro, saliendo de sus arterias, aparecen dos calaveras, símbolos de la muerte y destrucción. Podrían definir perfectamente los dos términos que definen básicamente la propuesta musical de “Zolt”: “metalcore” (con todo lo que ello conlleva: contundencia, sobriedad…) y “melódico” (vida, optimismo…). En fin, que Yonoko (voz), Rekkar (guitarra), Edgar (guitarra), Xabi (bajo) y Terro (batería, sustituido recientemente por Ekaitz al irse el primero a Polonia un año), nos invitan a sumergirnos en su mundo: un universo lleno de discordancias.

drakken02Con tres intros, la primera al inicio, la segunda un poco más tarde y la tercera al final a modo de outro, podemos disfrutar de la contundencia de cortes nada afilados pero sí extremadamente pesados, como “A Través de las Mentiras” (muy IN FLAMES y HOLLOW en ciertas partes), “Redención” (la influencia de los escandinavos sigue presente), “Robotnik” (de las más salvajes del disco), “Pozomdutako taupadak” (con unos riffs de guitarra fantásticos), “Compases de Despedida” (brutales voz y base rítmica), “Nocturna” (más pausada con acercamientos a las propuestas vocales de grupos como SKIZOO o ROMEO), “Fuera de Control” o “Sin Lágrimas” (con un inicio que pone los pelos de punta solapándose con sentimientos ¡hasta blackers! en su comienzo y en los riffs iniciales), sin olvidarnos del bonus track “Restless”, de los mejores cortes de “Zolt”, quizás el que más me guste.

En definitiva, música contundente y sobria cantada en euskera, castellano e inglés, que forma una Torre de Babel “contrastada” en todos los sentidos. Eso es “Zolt”, y eso es DRAKKEN: tonalidades dispares que forman un cuadro lleno de matices y sentimientos cruzados, con un marcado acento bipolar que motiva su escucha. Veremos por dónde van los tiros en el futuro, aunque parece que el grupo ha encontrado su camino.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS