DRAGO (ESP) – Vórtice, 2020

Enlaces:

Parece que fue ayer cuando una de nuestras bandas con mayor importancia nacional actualmente como es VITA IMANA anunciaba cambios muy importantes en la formación. Pocos, por no decir casi nadie, se esperaban algo así. El efecto fue sonado y devastador, pero a día de hoy se ha demostrado que se han sobrepuesto a todos aquellos escépticos que dudaban de si había vida después de esa dura decisión. La banda no ha sido la única que ha tenido que demostrar que hay vida más allá de esto. Javier Cardoso, el que era su enérgico líder, no ha perdido el tiempo en lamentaciones, se ha rodeado de experimentados músicos y nos presenta su nuevo proyecto. El que mucho llora es porque no mama, y DRAGO son muchas cosas, pero no unos llorones quejicas. 

Si bien su música parte de muchos conceptos que se fraguaron en VITA IMANA, también se aleja de ellos para adentrarse en terrenos más profundos y afinaciones mucho más graves que confirman lo inevitable. ¡Esto es un asunto serio! Así que déjate succionar por Vórtice, que vas a salir escaldado (si es que sales) y vas a querer repetir como buen ser vivo que sabe que no tiene nada que perder. La música de la banda son batacazos bien pensados e igual de duros que las hostias que te da la vida. De esas que te hacen pensar de más y te hacen ser mejor para ser concretos. Un muro viviente de sonido adaptable que adquiere diferentes formas y tonalidades para planear estrategias defensivas o de ataque para asaltar al oyente. Riffs gruesos, saltarines, tintineantes y machacones, que en muchas ocasiones me recuerdan KORNSOULFLYILL NIÑO con más testosterona, ayudan a Javi y al resto de miembros a desatar furia pura, adquiriendo una brutalidad que en canciones como el tema título “Vórtice”, que roza suavemente el death metal, o la hardcoriana “Estrella del norte” hacen estremecer el espíritu. Lo curioso es que los temas, lejos de irse a lo fácil ofreciendo tralla sin cuartel, tienen estructuras que están pensadas para malear de múltiples formas, consiguiendo sonar frescos y personales aunque no sea así. No contentos consiguen crear un énfasis que se enfoca en mandar todo al diablo, como en “Prima nocte” o “Samurai”, esta muy influenciada por todas esas bandas noventeras que juntaban el rap, el metal o el hardcorde como BIOHAZARD, BODY COUNT o, yéndonos a algo mas actual, RISE OF THE NORTHSTAR.

Si hay algo que me gustaría destacar del trabajo son dos cosas, que curiosamente tienen que ver con la voz cantante. Es un auténtico placer ver cómo experimenta con ella. Su interpretación en este álbum es la más completa hasta ahora y da auténtico gusto verlo por fin más centrado en explorar facetas más melódicas e introspectivas, como se puede ver en “Lobo”, “El fantasma del espejo” y “No soy un error” que consiguen crear atmósferas que elevan y ordenan tu mente. La segunda es el apartado letras, algo a lo que no suelo prestar atención por varias razones pero que aquí se hacen notar debido al sentimiento que desprenden; se nota que se han vivido personalmente.

DRAGO ha hibernado, se ha levantado y ha dado en el centro de la diana a la primera. Han ganado la primera ronda y se han hecho notar para las finales. Si siguen jugando así van a tener muchas cosas que decir y mucha gente que va a querer escucharlos con atención.

Comparte:

COMENTARIOS