DORMANTH – Winter comes, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

La escena bilbaína de metal extremo siempre ha estado muy activa y en los noventa tuvo varias bandas que se intercambiaban miembros entre sí. Dos de ellas fueron IN THOUSAND LAKES y DORMANTH, ambas surgidas en los alrededores del sello y tienda de discos Arise cuya sede estaba en la calle Somera de Bilbao. El primero en llegar fue precisamente DORMANTH, en donde se reunían gente de los míticos NOPRESION y BEER MOSH, precisamente Óscar del Val de los primeros y Javi Martínez de los segundos. Por circunstancias de la vida DORMANTH acabó disolviéndose poco después de su debut en 1995, Valley of dreams (que por cierto acaba de reeditarse junto con otro material de la banda por la discográfica Dead Sheep, bajo el título Valley of sadness) y Javi Martínez se “recicló” en IN THOUSAND LAKES, que también duró poco.

20 años después de estos hechos ambas formaciones resurgen y en el caso que nos ocupa, DORMANTH, con bastante sorpresa. Winter comes es el nuevo lanzamiento del grupo bilbaíno en el que ya sólo está Óscar del Val como miembro original y viene precedido de un EP hace dos años Voice of the soul… Under the tears of sun en el que todavía estaban Jorge Elizalde y Santi G. Mendezona, los otros dos miembros de la formación original. Esto convierte a Winter comes en el lanzamiento de otro grupo completamente distinto en formas, aunque en base sus principios sean iguales.

El estilo de la banda fue y es un death melódico de tintes épicos y tiempos groovies que en su momento era un fiel deudor del Gothic de PARADISE LOST mezclado con cosas de Finlandia y Suecia de los noventa a partes iguales. Esa música sigue siendo la base de Winter comes pero ahora, al hacerse cargo del micro Óscar las formas han cambiado. La voz es mucho más aspirada y agresiva, recordándome a GOREFEST o BOLT THROWER y las guitarras rítmicas son más pastosas y al mismo tiempo afiladas, lo que hace irse más hacia tesituras finlandesas, e incluso se cuela algún toque black.

Esta línea es evidente desde “Red eyes“, un corte con un riff muy frío y afilado y en donde la producción resalta la oscuridad de la atmósfera. Eso sí, los solos y melodías siguen la misma línea que antaño. En este sentido el siguiente corte, “Valley of dreams“, guiño al pasado supongo, se acerca más al sonido de DORMANTH en los noventa. En cualquier caso, y ya dejando a un lado las referencias pretéritas, Winter comes es un disco que hace honor a su nombre: frío y envolvente, pero muy evocador. Cuesta encajar la voz de Óscar en este contexto, pero una vez que se adapta nuestro oído a su personalidad, entiendes que da aún más riqueza a la música de DORMANTH.

De los otros cortes resalta también y mucho “When the dreams bleed“, que utiliza unos ritmos muy DISMEMBER y que es un corte muy pegadizo y “Awakening” que se mueve por derroteros más doom y pesados y que me recuerda a AMORPHIS. En cualquier caso no hay ningún tema fuera de lugar y el nivel de todo el disco es de notable alto.

Siempre es una buena noticia saber que grupos que en el pasado dieron que hablar siguen teniendo cosas que decir. La casualidad ha hecho que DORMANTH vuelva a la vida al mismo tiempo que su costilla IN THOUSAND LAKES, pero aunque ambos combos vean el metal extremo y la melodía de formas similares, son complementarios y diferentes al mismo tiempo. Winter comes irrumpe así como un nuevo eslabón de una cadena interrumpida hace 20 años.

Comparte:

COMENTARIOS