DON’T FEAR THE DARK, Lav Nandlall, 2018

Enlaces:

La idea de un libro de ilustraciones infantiles que contase en formato de verso la historia del metal desde sus comienzos captó mi atención de inmediato. Creí que podía ser una forma de romper la barrera de ese miedo infantil a todo lo desconocido, especialmente a aquello que solo nos atrae a algunas cuando somos pequeñas y que hace que muchas otras personas no se acerquen al metal hasta que crecen: la oscuridad que lo rodea.

Lav Nandall como autora, Kaylee McHugh como ilustradora y Jeanine Breuer como diseñadora están embarcadas en un proyecto que se desarrollará en once libros con ilustraciones y una narración en formato de rimas que, al más puro estilo Dr. Seuss, recorrerá la historia del metal y sus figuras más destacadas.

La autora explica que, además de la intención de que generaciones jóvenes conozcan el heavy metal, el propósito del libro también es el de servir de catalizador para hablar de temas que no tratamos lo suficiente con los más pequeños: sexualidad, consumo de drogas, enfermedades mentales… Es cierto que no faltan personalidades emblemáticas que puedan servir de ejemplo a la hora de hablar de estos asuntos, pero resulta un choque un tanto brusco pretender hablar de drogas cuando la aproximación al tema es un verso que se refiere a los estupefacientes como “hallucinogenic goo” o un suicidio se ilustra con dos niños jugando con pistolas de agua.

Además del impacto “eufemístico”, el contexto en el que nos encontramos es el de un diseño claro, amistoso, con dibujos estilo chibi. Cada uno de los paneles muestra a una gran figura del metal y alguna situación relevante de su historia. Pese a que el primero de los libros llega hasta MOTÖRHEAD partiendo de BLACK SABBATH, su extensión es de tan solo diez páginas. Esto es así porque el único grupo que hace aparición además de los dos nombrados es JUDAS PRIEST.

¿Qué aprenderán nuestros retoños si se interesan por este libro? Sabrán que Iommi perdió parte de sus dedos, que Ozzy se drogaba mucho (¡y que ellos no deben! No falta el discurso moralista), que dos chavales se dispararon por algo relacionado con los JUDAS y que Lemmy predicaba el lema de «sexo, drogas y rock and roll» y estaba rodeado de mujeres (las únicas que aparecen en el libro, ni rastro de COVEN o GIRLSCHOOL por ninguna parte). Sorprende sin embargo no encontrar referencia a la homosexualidad de Halford en un libro que persigue derribar prejuicios y educar en la historia del metal. 

Es cierto que los acontecimientos que narra fueron importantes y por eso han pasado a la historia. Sin embargo echo en falta más referencia a la música en sí. No considero que esas historias sean lo que forjase este estilo musical, salvo el accidente de Iommi, que influyó en el sonido de BLACK SABBATH y así se menciona en el libro. Es posible que persiguiendo el propósito educativo se haya quedado en el camino la intención de contar a los niños y niñas todo lo que mola de esa música tan bestia, ruidosa y agresiva.

Sin embargo diez páginas no creo que sean la extensión suficiente como para juzgar una obra completa, y menos una que no pretende narrar una historia rigurosa sino servir de toma de contacto con el heavy metal y sus personalidades. Es un formato interesante que puede ser atractivo para personas de distintas edades, desde una niña de tres años a la que le llamen la atención los colores hasta una joven de trece a la que le haga gracia la representación de los tíos duros del metal en formato super deformed. Y, por supuesto, coleccionistas adultos que quieran ver la historia de sus grupos favoritos en formato de rima y despotricar en internet sobre cómo esto mancilla el metal.

La historia continúa. Y esperamos que en próximos números conozcamos en detalle la NWOBHM, el glam, el thrash o el black en su formato más cuqui y que la historia que recorrieron sea lo suficientemente estrafalaria, única e interesante como para despertar en los más pequeños las ganas de pulsar el play y mover sus cabezones al ritmo que suene. Si este libro no funciona, siempre podremos contársela nosotras.

 

Comparte:

COMENTARIOS