DOMAINS – Sinister ceremonies, 2014

Enlaces: Web Oficial BandCamp

domains01Es posible que quienes estéis metidos en lo más hondo del underground tuvierais noticias, seguramente mucho antes que yo mismo, de la aparición de esta banda valenciana. En realidad ha sucedido un poco como en los viejos tiempos: una demo publicada en 2009, Towards pleroma, consiguió llamar la atención de los aficionados y señalar a DOMAINS como un nombre a tener en cuenta, de modo que no eran pocos los que esperaban con ganas este primer trabajo en larga duración titulado Sinister ceremonies. Pocas veces hemos visto en nuestras fronteras que un debut de estas características levante tanta expectación, y este logro se hace aún más significativo en los tiempos que corren y si tenemos en cuenta el oscurantismo ortodoxo de la banda y su limitada presencia en las redes mal llamadas sociales.

Por lo visto, las reacciones no se han hecho esperar, y son muchas las voces que están señalando a DOMAINS como una de las grandes sorpresas del metal extremo español de los últimos años. Mucho se ha dicho ya de Sinister ceremonies, por lo que personalmente sentí verdadera curiosidad por comprobar si tantas alabanzas estaban en los cierto.

Podemos afirmar que la base fundamental del estilo de DOMAINS es el death metal, un death metal de corte oscuro, atmosférico y con claras connotaciones nostálgicas. Cuando hablo de nostalgia quiero decir que DOMAINS tiene mucho que ver con los viejos tiempos del death metal, pero sin llegar a ser una banda para nostálgicos de los viejos sonidos. Esto es importante destacarlo porque pienso que es, o debería ser, una de las claves del estilo en sí: ¿recordáis los tiempos de los grandes clásicos del death metal como MORBID ANGEL, OBITUARY, DEICIDE y todos los demás? Aquellos grupos eran todos geniales, y lo eran porque cada uno ofrecía algo que no tenían los otros. Cada grupo tenía un estilo característico, siendo sin embargo parte del mismo género. En realidad esto sucede con prácticamente cualquier género musical, pero en el death metal, como baluarte de lo extremo, se trataba precisamente de conformar un lenguaje nuevo. Todas esas diferencias ponían de manifiesto la riqueza de ese lenguaje, medrando en lo oscuro y amenazador.

Ahí está la vertiente nostálgica de DOMAINS. Este disco es una muestra de cómo tocar death metal de la vieja escuela como lo hacían las bandas de la vieja escuela: conformando su propio lenguaje y buscando un sentimiento genuinamente oscuro y amenazador. Las composiciones avanzan por patrones disonantes similares a los de IMMOLATION, la primera referencia visible, añadiendo algo de los pasajes más pesados y abrasivos de MORBID ANGEL y tomando prestado algo del sentido de la armonía y la modalidad del black metal que puede recordar a los primeros álbumes de IMMORTAL. Podemos por tanto identificar Sinister ceremonies como parte del estilo que algunos llaman blackened death metal: la base death se ve reforzada por riffs repetitivos e hipnóticos que acentúan el aura de maldad con insistencia. No encontraremos sin embargo demasiado de la fría crueldad de los noruegos, que en DOMAINS se ve sustituida por odio ardiente.

Sinister ceremonies cuenta además con un poderoso componente atmosférico. El uso de sintetizadores y efectos como complemento de las líneas de guitarra, de gran riqueza vertical, consigue un efecto abrasivo y claustrofóbico ciertamente eficaz. También hay que señalar el empleo de solos de guitarra que muchas veces se centran en procedimientos más lentos y melódicos, ganando no sólo en protagonismo sino también en potencial sugestivo.

Hay que decir que no nos encontramos ante un material tan directo como una primera impresión puede sugerir. Si bien resulta sencillo poner el disco en el reproductor y comenzar a mover la cabeza de inmediato, la experiencia se vuelve paulatinamente más intensa y profunda, ofreciendo continuamente nuevas cosas que descubrir. Con todo, el album no es perfecto: personalmente echo de menos algo más de variedad en las voces y claridad en la producción. También pienso que algunos temas del album no tienen tanto gancho como otros, siendo algunos de mis favoritos “Raped by darkness” y la homónima “Domains”. Todo esto no evita que el resultado final sea altamente satisfactorio. Quiero destacar también el diseño del disco y la genial portada de Ignacio Bernacer que, además de poner de manifiesto el cuidado que se ha puesto en cada aspecto del disco, de nuevo remite a los viejos tiempos con su mezcla de escapismo y simbología.

Si algo podemos aprender de todo esto es que la esencia del underground funciona cuando nos dejamos de tonterías y atendemos únicamente a la calidad de la música. Creed todas las buenas palabras que hayáis leído sobre DOMAINS, porque son merecidas. Sinister ceremonies es una obra de verdadera pasión, y puede que nos encontremos ante el comienzo de algo muy grande. No os lo perdáis.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS